agosto 22, 2013

TIC: herramienta de resistencia para el movimiento de mujeres

El uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), así como de las diversas redes sociales, ha servido como herramienta de resistencia para el movimiento feminista en América Latina (AL) ante la violencia del Estado, y para dar a conocer problemáticas propias del género que muchas veces no son cubiertas por los grandes medios, dijo la catedrática costarricense Roxana Reyes.

Reyes Rivera indicó, durante el simposio de Comunicación y Género del Primer Congreso Centroamericano de Comunicación, que pese a que el uso de las TIC ha aumentado en la región, aún existe cierta brecha entre mujeres y hombres en el uso de internet, pues en varios países todavía se discrimina al género femenino en el uso de las tecnologías informáticas.

Sin embargo, la académica señaló que los hombres son quienes más uso hacen del internet, pero las mujeres son las que mejor utilidad dan a estas tecnologías.

Prueba de ello fue el movimiento de mujeres de Honduras que mediante redes sociales, como YouTube, informó sobre los acontecimientos que se suscitaron luego del golpe de Estado en junio de 2009, que los grandes medios no cubrieron.

Roxana Reyes indicó que pese a que en los países latinoamericanos la producción cultural en los últimos años ha sido amplia, aún existen distintas brechas, como las de género, edad, educación, economía, y el acceso a las tecnologías de la comunicación.

Durante el simposio de género, Martha Juárez, de La Boletina, abordó la historia y el papel que ha jugado ese medio de comunicación independiente en Nicaragua, a favor de las mujeres desde 1981.

Juárez señaló que esta publicación nació por la necesidad de dar a conocer en ese país centroamericano los derechos de las mujeres, para construir el pensamiento feminista a partir de criterios e ideas que, hasta la fecha, se consideran tabú.

La Boletina tiene en la actualidad un tiraje mayor a 90 mil ejemplares y se distribuye en casi todo el país, tanto en la zona rural como central, gracias al apoyo de diversas organizaciones sociales. La publicación no tiene costo alguno, pues a criterio de Juárez, sería más caro ir a todos los lugares a cobrar que producirla.

La revista cuenta con una edición en línea y es ampliamente divulgada en diversas radiodifusoras a lo largo de Nicaragua; cuenta además con una sección en la que las mujeres dan a conocer sus experiencias, de manera anónima, sobre maltrato o abusos sufridos por su condición de género a fin de apoyar a otras mujeres que pasan por las mismas condiciones.


Por: Héctor Coloj
Fuente: Cimac Noticias