septiembre 12, 2013

Saldo impune de la dictadura de Augusto Pinochet Al menos 3 mil chilenas sufrieron violación sexual

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) las mujeres padecieron severas violaciones a sus Derechos Humanos (DH), que no han sido tomadas en cuenta durante el proceso de reconciliación nacional en el país sudamericano.

Además de ser sometidas a torturas, las mujeres fueron agredidas y violentadas sexualmente como forma de sometimiento, algunas de ellas incluso fueron obligadas a abortar.

De acuerdo con el informe de la Comisión Nacional sobre Prisión Política y Tortura (organismo creado para esclarecer la identidad de quienes sufrieron privación de la libertad y tortura durante la dictadura), más de tres mil mujeres reconocieron que fueron víctimas de violencia sexual a manos de agentes del Estado durante la dictadura.

Aunque el informe advierte que las cifras pueden ser mayores, pues los datos se obtuvieron mediante entrevistas y testimonios, y que muchas de las mujeres se niegan a admitir estas agresiones.

Cuarenta años después del Golpe de Estado mediante el cual Pinochet derrocó al presidente Salvador Allende, sólo en cinco casos del total de violaciones sexuales se han iniciado procesos judiciales.

El documento también da cuenta de 229 mujeres embarazadas que fueron detenidas por agentes del Estado y que debido a las torturas 20 de ellas sufrieron un aborto.

Algunas de las víctimas de violación quedaron embarazadas, pero fueron sometidas a abortos forzados estando en prisión. También en estos campos de concentración y prisiones las mujeres sufrieron agresiones verbales y psicológicas, y algunas de ellas estuvieron varios años en la cárcel e incomunicadas de sus familias.

Organizaciones civiles chilenas y participantes del proceso de reconciliación han denunciado la necesidad de que estos delitos sean visibilizados y adecuadamente sancionados, pues de no hacerlo se corre el peligro de que la violencia sexual se naturalice y los hechos se repitan.

En la conmemoración del 40 aniversario del Golpe de Estado, la Corporación Humana emitió un pronunciamiento para denunciar que los responsables de cometer estos delitos como formas de tortura siguen impunes.

Remarcó la necesidad de reconocer estos delitos como crímenes de lesa humanidad y exigió que las mujeres que fueron forzadas a abortar accedan a la justicia. La organización advirtió la “doble moral” del gobierno actual, ya que mientras no permite el debate sobre el aborto, los agentes del Estado que lo aplicaron como forma de tortura están impunes.

La Corporación Humana y otras organizaciones defensoras de DH llamaron al Estado chileno a que investigue las violaciones sexuales cometidas durante la dictadura pinochetista, como delitos de lesa humanidad, tal y como lo mandata la Corte Penal Internacional a través del Estatuto de Roma.

El 11 de septiembre de 1973, mediante una acción militar, el comandante Augusto Pinochet derrocó al presidente socialista Salvador Allende y al gobierno de la Unidad Popular.

Con el Golpe de Estado inició una dictadura que duró 17 años y en la que se estima perdieron la vida más de 3 mil 200 personas y otras 38 mil fueron torturadas.


Por: Anaiz Zamora Márquez
Fuente: Cimac Noticias