febrero 27, 2014

Feminismos desde Abya Yala. Ideas y proposiciones de las mujeres de 607 pueblos en nuestra América

Prólogo a la edición venezolana

Mientras estaba escribiendo este libro todavía no conocía a las mujeres purépechas de Cherán ni el movimiento que habían encabezado en abril de 2011 para defender a su agua
, su bosque y sus hombres de la delincuencia organizada y de las autoridades del estado que la solapaban. No sabía qué significaba ser mujer de un pueblo tan ligado a su territorio que fue capaz de transformar la historia política de México, gracias a una interpretación propia de la autonomía municipal.

Por el contrario, me había percatado desde los inicios de la investigación bibliográfica que precedió el viaje para ir al encuentro de mis interlocutoras de la importancia y la fuerza que tienen las reflexiones y acciones de las mujeres maya y xinka de Guatemala. Más aún, a media voz, había expresado en ocasiones la sensación que tengo de que la intelectualidad más importante y disruptiva de América es hoy la que crece en los pueblos originarios guatemaltecos. Sin embargo, mientras escribía no podía imaginar la fuerza política que tendría la denuncia de la violencia sufrida en su cuerpo y en sus sentimientos y comunidad por parte de las mujeres del pueblo Ixil en el juicio por genocidio contra el ex dictador de Guatemala, Efraín Ríos Montt. Con la cabeza cubierta, ante una jueza que respetó su palabra, acompañadas y contenidas por las mujeres de otros pueblos mayas y por feministas blancas y mestizas y abogadas solidarias con su condición de mujeres violentadas, las mujeres ixiles hicieron evidente que no hay pueblo que no esté formado por mujeres y hombres y que toda colectividad, aún la abstracta ciudadanía del estado liberal, no existe sin sus atributos sexuales. Cuando hablaron de violencia contra sus cuerpos, las denunciantes ixiles relataron las formas de la represión y el genocidio, cuando dijeron violación definieron la forma de la tortura, cuando dijeron mi hija dijeron una persona amada que era miembro de mi comunidad, cuando dijeron sobrina dijeron una compañera, cuando dijeron muerta dijeron víctima de un crimen de estado. Así la palabra de las mujeres ixiles les dio a los pueblos maya de Guatemala la fuerza del reclamo frente a un estado racista y ratificó una alternativa política para América Latina, la que se está perfilando desde las prácticas y las teorías de la convivencia de los pueblos de Abya Yala, uno de los nombres ancestrales del continente.

Terminé de escribir esta recopilación de diálogos de ideas, es decir, de intercambios de posiciones sobre los feminismos y las políticas de las mujeres con compañeras de diversos pueblos originarios, apenas en junio de 2012. Dos meses después, a principios de septiembre, gracias a la labor realizada en Bogotá por las y los compañeros de Ediciones desde abajo, salió a la luz pública Feminismos desde Abya Yala. Sólo en esos dos meses habían sucedido tantas cosas que de haber sido éste un reportaje lo habrían convertido en algo viejo. En todos los territorios americanos, en el momento en que estaba escribiendo, mujeres en colectivo o mujeres y hombres estaban actuando y reflexionando.


El texto de la presente obra corresponde a la edición venezolana. La obra fue distinguida con Mención Honorífica del Premio Libertador al Pensamiento Crítico, Venezuela, 2013

Editorial Corte y Confección, Ciudad de México, Primera edición digital, enero de 2014. Obra disponible en: http://francescagargallo.wordpress.com/

Fuente: Alai