febrero 22, 2014

La caricatura como manifiesto político “¡Agarrémoslos!”, exclama la caricaturista francesa Catherine Beaunez

Las mujeres no tienen sentido del humor. A las mujeres no les interesa la política. Las mujeres no quieren ser políticas. Durante ocho años, estos falsos axiomas conformaron una inquietante banda sonora en la vida de la caricaturista francesa Catherine Beaunez.

Catherine Beaunez
¿La política? Quizás en otra vida.

Los roles de género afianzados son la principal razón por la cual las mujeres no tienen suficiente representación en la política, según Beaunez. ¿Qué mujer tiene tiempo para la política cuando se espera que trabaje, haga las compras, limpie, cocine y críe a los hijos, todo al mismo tiempo? Ver más grande

Catherine Beaunez
Estoy harta de pensar en los demás. ¡Ahora me voy a meter en política!

Beaunez critica la tradicional política dominada por los hombres y su indiferencia hacia la gente. Sugiere que su heroína ya está haciendo política al pensar en los demás. Al seguir a los hombres y entrar en la política, empezaría a pensar en sí misma y, por primera vez, comenzaría a obtener beneficios de su arduo trabajo.Ver más grande >


Catherine Beaunez
¡No se permiten mujeres en mi cocina!

En esta caricatura, la cocina es la arena política dominada por los hombres. Es la única cocina en la que los hombres quieren cocinar y de la cual las mujeres quedan excluidas, comenta Beaunez. Las etiquetas de los frascos son acrónimos de los partidos políticos franceses. Ver más grande >

Catherine Beaunez
¡Agarrémoslos! 

La heroína desnuda de Beaunez está envuelta en una banda con las tres franjas de la bandera francesa. Sus senos revelan que es una mujer, pero la parte de inferior de su anatomía es muy masculina. En este contexto, On les aura! significa tanto "venceremos a los hombres" como "tenemos lo necesario" para hacerlo. Esta caricatura es el llamado de Beaunez a las mujeres francesas para que se enfrenten al sexismo y la desigualdad de género. Ver más grande >

Cada vez que iba a una editorial y presentaba sus bocetos de caricaturas políticas, oía la misma letanía de rechazos seguida de un ensordecedor portazo. Aunque su currículum es impresionante--dibujó para publicaciones francesas muy importantes, incluyendo Le Monde, Le Nouvel Observateur, Charlie-Hebdo, L'Huma y Le Point-- Beaunez no podía convencer a ninguna editorial de que tomara su humor en serio. Sus caricaturas políticas feministas simplemente no eran lo suficientemente graciosas.

Burlarse de los hombres no es muy gracioso"Hace treinta años, algunas mujeres se atrevieron a burlarse de los hombres y el machismo en los periódicos franceses. Muchos directores artísticos y jefes de redacción eran hombres y, se entiende, estaban interesados en proteger su territorio y su permanencia en el poder", dice Beaunez.

Ni siquiera Beaunez se atrevió a burlarse de los hombres hasta principios de los noventa. Sus anteriores libros de caricaturas fueron bien recibidos porque exploraban su mundo privado y las peculiaridades de la sexualidad femenina. De hecho, los hombres eran sus aficionados más ardientes. Pero cuando intentó publicar On les aura!--un libro de caricaturas políticas que osaban criticar a los hombres y al sexismo-- nfrentó una vehemente oposición.

On les aura! es audaz, atrevido y descaradamente crítico de la desigualdad que sufren las mujeres en la sociedad francesa. Al parecer el trabajo de una bromista imaginativa, contiene un poderoso comentario social: pone a la sociedad francesa bajo la lupa, señala con el dedo y no deja piedra sin voltear.

Una caricatura vale más que mil palabrasLas caricaturas pueden parecer un juego de niños para el ojo inexperto. Todo lo contrario: las caricaturas son al mismo una reflexión y una crítica de la sociedad que representan y, a veces, caricaturizan. "Las caricaturas tienen el poder de condensar y explicar toda una cultura. Una caricatura va directo al corazón del asunto y uno responde a su mensaje rápida e instintivamente", dice Beaunez.

On les aura! es un poderoso título intencionalmente elegido por el inconfundible mensaje que transmite al público francófono. Es un complejo juego de palabras que comporta varios significados. Originariamente, era un grito de batalla que se hizo famoso durante la Primera Guerra y que se traduce aproximadamente como "¡Agarrémoslos!". Durante la guerra, este grito lo usaban los soldados aliados, franceses, italianos, ingleses y rusos, que se convocaban a ignorar sus diferencias nacionales y a unir fuerzas contra un enemigo común.

Aun más importante, on les aura puede traducirse como "los tendremos", sugiriendo las partes íntimas masculinas, tradicionalmente aceptadas como símbolo de la fuerza y el coraje masculinos y, en última instancia, como símbolo del poder de los hombres. La preferencia de Beaunez por esta segunda traducción es transparente en su caricatura minimalista.

On les aura! es el manifiesto político de Beaunez en cientos de elocuentes caricaturas. Es su llamado a las mujeres francesas para que se junten, unan fuerzas, reclamen su poder y exijan liderar. ¿Quién habría pensado que las caricaturas podían hacer eso?

Fuente: IMOW