marzo 05, 2014

62 millones de europeas han sufrido violencia machista y tres de cada cuatro siguen sin denunciar


Los resultados de una macroencuesta con 42.000 mujeres (1.500 por cada país de la UE) revelados por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la UE (FRA, en sus siglas en inglés) son rotundos: una de cada tres mujeres europeas ha experimentado violencia física y/o sexual. Son 62 millones de mujeres. Y algo más de una de cada cinco (22 por ciento) respondió que había sufrido esa violencia física y/o sexual por parte de una pareja o expareja.


Es la primera vez que se toman datos de toda la UE, en un trabajo que ha durado tres años –dos para desarrollar la encuesta y uno para el trabajo de campo, es decir, la realización de las entrevistas-. Se trata de un estudio encargado por España en 2010 y cuyos resultados, presentados ayer en el Parlamento Europeo, demuestran, el “inaceptable” abuso que sufren las europeas tanto en espacios públicos como privados, según la FRA.

La encuesta, realizada a 42.000 mujeres de los 28 países de la Unión, pregunta sobre experiencias de violencia física, sexual y psicológica, además del acecho o acoso sexual. Entre otras cosas, concluye que un 5 por ciento de las encuestadas dijo haber sido violada. Un 43 por ciento relató algún tipo de violencia psicológica por parte de su pareja actual o una anterior (humillaciones en público, prohibición de salir de casa, amenazas físicas…). Un 55 por ciento dijeron haber experimentado algún tipo de acoso sexual. Un tercio de las víctimas señalaron que el autor era un jefe, un compañero o un cliente.

Estos datos son la expresión estadística de un problema común que el propio estudio denuncia como "un vasto abuso de los derechos humanos que la Unión Europea no puede permitirse ignorar". La percepción de que la violencia de género es un problema muy o bastante extendido es compartida por el 78 por ciento de las europeas.

Las entrevistas, a mujeres de 18 a 74 años escogidas según un muestreo aleatorio, se hicieron cara a cara, también por mujeres, en las casas de las encuestadas, o en lugares elegidos por ellas donde se sentían cómodas. Una mujer por unidad familiar.

Solo un 14 por ciento de las agresiones graves se denuncian

El estudio señala que apenas el 14 por ciento de las víctimas de violencia de género ha denunciado a la policía la agresión más grave sufrida. Además, un tercio de las europeas entre 18 y 74 años (unos 62 millones) ha sufrido algún tipo de abuso físico, una de cada diez ha sido agredida sexualmente y una de cada veinte ha sido violada alguna vez en su vida.

El estudio de la FRA revela que en los 12 meses previos a la realización de la encuesta, entre abril y septiembre de 2012, 13 millones de mujeres de la UE de entre 18 y 74 años de edad han sido víctimas de violencia física, desde empujes o puñetazos a quemaduras y estrangulamientos.

Diferencias entre países

Aunque la violencia y los abusos, ya sean físicos o psicológicos, en pareja o en el trabajo, son un problema en toda la UE, el informe señala grandes diferencias entre unos países y otros.


El porcentaje de mujeres que aseguran haber sido víctimas desde la edad de 15 años de violencia física o sexual por una pareja actual o pasada es del 52 por ciento en Dinamarca, del 47 por ciento en Finlandia y del 46 por ciento en Suecia. Le sigue Holanda (45 por ciento), Francia y Reino Unido (44 por ciento) como los países donde más mujeres reconocieron haber sido víctima de violencia. España (22 por ciento) se sitúa junto a Polonia (19 por ciento), Austria (20 por ciento), Croacia (21 por ciento) y Chipre (22 por ciento) en el grupo de los socios UE con menor incidencia.

Aunque la FRA recuerda que esas diferencias puede deberse a factores como el tabú que para muchas mujeres supone admitir que han sido agredidas o la consideración de que la violencia de género es un asunto familiar que no debe airearse.

Distintos ámbitos y formas

La FRA no sólo pone el foco en la violencia de género que se produce en el ámbito de la pareja o la familia, sino que insiste en que el fenómeno se da "todos los días en todas partes". Así, un 45 por ciento de las europeas afirma haber sido objeto de las formas más duras de acoso sexual, como abrazos y toqueteos, bromas ofensivas o recepción de material pornográfico y más de un tercio de las víctimas aseguraron haber sufrido esas agresiones en el ambiente laboral, bien por parte de jefes, compañeros o clientes.

Cuanto mayor es la responsabilidad profesional y el grado de formación académica, mayor es también el riesgo de ser objeto de ese tipo de ofensas sexuales, asegura la FRA que destaca que un 42 por ciento de mujeres embarazadas agredidas por una pareja anterior siguieron siendo maltratadas durante el período en el que esperaba un bebe.

Además, el informe analiza el impacto que este escenario de violencia tiene en las vidas de las mujeres, no sólo por las agresiones, sino por el miedo a sufrirlas, lo que lleva a muchas europeas a evitar determinadas situaciones o lugares. De hecho, la FRA señala que un marcado temor a ser asaltada es una señal de alarma al que deben estar atentos los profesionales de la salud como forma de identificar a una posible víctima.

Recomendaciones de la FRA:

Los Estados miembros de la UE deben considerar la violencia dentro de la pareja como un asunto público, y no privado. Por tanto, la ley en todos los socios comunitarios debe tratar la violación dentro del matrimonio como otro caso de violación, y debe responder a la violencia doméstica como un asunto de gran preocupación pública.

Los países de la UE tienen que revisar el alcance actual de la respuesta al acoso sexual, reconociendo que pueden producirse en distintos ámbitos y pueden utilizarse diferentes medios, como Internet o los teléfonos móviles. Se debe de alentar a la Policía a que investigue el acoso cibernético.

La policía, los y las profesionales de la salud, empleadores y especialistas en atención a las víctimas deben contar con la formación y los recursos adecuados para llegar hasta las afectadas. La policía y otros servicios de atención deben estar capacitados para reconocer y entender el impacto del abuso psicológico en las víctimas, con el fin de que se garantice actuar contra toda forma de violencia contra las mujeres.

Las plataformas de Internet y las redes sociales deben ayudar activamente a las víctimas de "ciberacoso" a informar sobre el abuso y se debe alentar que limiten comportamientos inapropiados.

Se requiere que los servicios de apoyo especializados para atender a las víctimas detecten y traten también algunos sentimientos negativos, que puede incluir una sensación de vergüenza y culpa.

Las campañas sobre la respuesta a la violencia contra las mujeres deben dirigirse tanto a los hombres como a las mujeres. Los hombres deben participar positivamente en las iniciativas.

La agencia europea insta a todos los países europeos a ratificar la "Convención europea para la prevención y lucha contra la violencia contra la mujer y la violencia doméstica", un instrumento que pretende equiparar las legislaciones en esta materia de todo el continente.

Fuente: Amecopress, foto de la macroencuesta de FRA

---

Pies de foto: 1) Mujeres que habían sido víctimas de violencia física y/o violencia sexual desde los 15 años de edad, en los 12 meses antes de la entrevista; 2) Mujeres que sufren violencia física y/o sexual por parte de su pareja desde los 15 años de edad