marzo 14, 2014

El capitalismo feroz y sanguinario devora nuestras sociedades. La «democracia» de Europa gobernada por corporaciones se ha convertido en un vampiro.

En Bruselas coleccionan índices de pobreza y en los países donde asolan los bancos se registra desempleo, suicidios, privación de bienes, falta de salud, educación, vivienda y marginación de la clase trabajadora.

El poder del capital y la dominación del más fuerte contra el más débil conducen a millones de personas a la depresión, la muerte.

Grupos sociales como las mujeres, los niños, los inmigrantes, las minorías y las personas con discapacidad son lanzados a la hoguera

Corporaciones del comercio de esclavos, trafican mujeres y niños, aprovechándose de su pobreza y necesidad con el único objetivo de obtener ganancias.

En el sector de la limpieza, en el cuidado de niños y ancianos discapacitados ya sea en casa o a través de empresas, el 82% de los empleados son mujeres, niños y mujeres inmigrantes. Se mueven millones de Euros, corporaciones públicas y privadas exprimen el sudor de los trabajadores.

El trabajo la mayoría de las veces es temporal, con horarios rotativos, está infravalorado, mal pagado, sin derechos, sin respeto y sin límite de edad. Un régimen compuesto por el abuso, la explotación y la violencia.

Los trabajadores «invisibles» están fuera de la legislación laboral y del sindicalismo.

Las trabajadoras están expuestas a sustancias peligrosas, sufren de trastornos músculo esqueléticos, trabajo solitario, son chantajeadas e intimidadas por sus empleadores que las consideran como «simples sirvientes» sin especialización ni experiencia.

Los trabajos de limpieza son de género femenino, 
La mujer en lasmismas tareas de la familia patriarcal, 
la mujer en la flexibilidad laboral, para cubrir «obligaciones» familiares,
la mujer carece de especialización específica, no tiene una enseñanza especial, no tiene experiencia profesional, 
la mujer mano de obra de reserva, 
mujeres y niños, son la gallina de los huevos de oro en el moderno Medioevo laboral, 
mujeres sin seguridad social, con derechos de reprductivos inexistentes, sin asistencia médica, sin licencia...

Una estructura que no se renueva. 

Si dejamos que nos expropien la vida, somos cómplices.

Derribemos esta estructura para construir una sociedad liberada de toda explotación.

La auto-organización y la acción común de las mujeres es una necesidad visible inmediata.

Unidas, solidarias, luchadoras, los/las derrocaremos

Movimiento de mujeres no Alineadas de Grecia
16/02/2014

Keada*

Este nombre hace referencia a la antigua Keada, una cueva con un gran precipicio cerca de la antigua ciudad de Esparta, en la carretera que une la ciudad de Esparta y Kalamata. Hoy en día muchas personas utilizan esta palabra para designar el sitio donde los antiguos espartanos, con el objetivo de garantizar su raza, arrojaban niños con discapacidad o deficiencias.