mayo 13, 2014

Nicaragua sale mal librada en examen de Derechos Humanos de las mujeres

Representantes de 77 países miembros del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) participaron en Ginebra, Suiza, en el Segundo Examen Periódico Universal (EPU) sobre el Estado de Nicaragua, con el que reconocieron algunos avances pero también insistieron en los incumplimientos de las autoridades.

Mauro Ampié, director del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, dijo en Managua que el Estado ha incumplido con al menos 68 de las 109 recomendaciones en materia humanitaria emanadas de la primera revisión del EPU al país centroamericano en 2010.

En esta nueva evaluación la mayoría de los países participantes expresó su preocupación por el incumplimiento del Estado nicaragüense para restablecer la figura del aborto terapéutico en el Código Penal nicaragüense y permitirlo en casos de violación sexual, incesto o problemas de salud de las mujeres.

También el Consejo de Derechos Humanos de la ONU lamentó la reforma a la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres (conocida como Ley 779), que permitió la mediación (conciliación) en casos de violencia intrafamiliar, lo que fue calificado por varios países como un retroceso en los Derechos Humanos (DH) de las nicaragüenses.

La ministra de Gobernación, Ana Isabel Morales, en representación del gobierno de Nicaragua, dijo que hay “avances” en los derechos femeninos, aunque se comprometió a revisar las recomendaciones, tal y como señaló la delegación oficial durante el primer EPU hace cuatro años.

Finlandia calificó de retrógrada la reforma a la Ley 779, y en este mismo sentido se pronunciaron España, Chile y Brasil, países que recomendaron al Estado nicaragüense priorizar las acciones contra la violencia hacia las mujeres.

Las representaciones de Australia y Uruguay pidieron a Nicaragua el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, debido a la relación entre la violencia sexual y los derechos reproductivos de las mujeres.

Virginia Meneses, coordinadora del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (Cladem-Nicaragua), dijo en Managua que la comunidad internacional le ha dado la razón a las mujeres en materia de DH, y confió en que esta vez el Estado cumpla las recomendaciones sobre la restitución del aborto terapéutico y la reforma a la Ley 779.

“Era algo que esperábamos las mujeres, porque lo hemos denunciado y lo seguiremos denunciando contra un Estado que incumple la protección de nuestros derechos”, recalcó Meneses.

En dos años de vigencia de la Ley 779 no se conoce hasta ahora cuál es el presupuesto del Estado para su aplicación, y las mujeres organizadas siguen excluidas de la Comisión Interinstitucional de Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres.

Mientras, la violencia continúa y el feminicidio va en aumento, denunció Elia Palacios, del Movimiento de Mujeres Axacalt y de la Red de Mujeres Contra la Violencia.

La violencia sexual también se ha incrementado. De unos cinco mil peritajes sobre violencia sexual registrados por el Instituto de Medicina Legal en 2013, la mitad corresponde a niñas y adolescentes, precisó Magaly Quintana, integrante de la organización civil Católicas por el Derecho a Decidir.

Mientras se realizaba el EPU en Ginebra, en la capital nicaragüense el Movimiento Amplio de Mujeres entregó una carta a la Corte Suprema de Justicia con al menos 12 demandas en torno a los DH de las mujeres.

Por Nelson Rodríguez
Fuente: Cimac