noviembre 18, 2014

Las mexicanas, las más acosadas en el transporte público




Vagones especiales para mujeres, taxis pintados en color rosa, el bolso asido con las dos manos, aprender a cuidarse de un roce o de un murmullo e incluso mirar de reojo si alguien no la está siguiendo. En las ciudades más pobladas de América Latina, ser mujer y moverse en transporte público es una aventura de alto riesgo. Un estudio elaborado por la fundación Thomson Reuters y YouGov ha medido la seguridad de las viajeras en las 16 capitales más pobladas del mundo (un espectro que cubre desde Nueva Delhi, Moscú o Pekín hasta París, Londres o Tokio). Cuatro ciudades son latinoamericanas, y tres de ellas son las más peligrosas: Bogotá, Ciudad de México y Lima.

La metodología consistió en una encuesta realizada a 6.500 mujeres y activistas de los derechos femeninos, académicos de estudios de género, arquitectos de planificación urbana y abogados. La peor calificada en todos los aspectos es Bogotá. Pero a diferencia de la capital mexicana, la más grande de América Latina con 21 millones de habitantes, la colombiana, de ocho millones, no cuenta con una red de metro. Las mujeres que se mueven en transporte público en la capital de México son las más acosadas física y verbalmente, según el estudio, que midió la seguridad entre las viajeras de las 16 ciudades más pobladas basándose en seis aspectos principales.

ADVERTISEMENT


¿Cómo se segura se siente viajando sola de noche en la ciudad en que vive? De peor a mejor

¿Se siente usted segura viajando sola de noche? Las bogotanas responden que no, en primer lugar, por encima de Nueva Delhi y de la Ciudad de México. ¿Confía en que alguien acudirá a ayudarle en caso de presentarse una situación de acoso? Las surcoreanas de Seúl son las que menos confianza tienen. ¿En las autoridades? Las moscovitas. ¿Cómo calificaría en general la seguridad de su ciudad? Ahí las cuatro ciudades latinoamericanas ocupan los peores puestos por este orden: Bogotá, Lima, Ciudad de México y Buenos Aires.

image from http://s3.amazonaws.com/hires.aviary.com/k/mr6i2hifk4wxt1dp/14111318/44c48499-0864-4a85-ab48-478f069b1381.png
¿Ha sufrido tocamientos u otro tipo de acoso físico cuando usaba transporte público? De peor a mejor

El transporte público en México ocupa el primer sitio en cuanto a acoso verbal y físico contra las mujeres. Los testimonios recabados incluyen intentos de roces, fotografías por debajo de sus faldas, insinuaciones y comentarios lascivos. Para demostrar que la incomodidad ha rebasado los límites basta con dar un paseo en el metro del DF y mirar un letrero: vagones exclusivos para mujeres.
Para intentar atajar el problema en México, el Gobierno del Distrito Federal dispuso el Programa Viajemos Seguras en 2008, que invita a las viajeras que sufran acosos a que denuncien los ataques y la separación de hombres y mujeres en por lo menos 58% de las estaciones de metro, metrobús (autobuses que transitan por carriles especiales) y metro ligero. (En Londres, por ejemplo, el porcentaje es de un 19%). Incluso llegó a los taxis: comenzaron a circular coches de color rosa, de servicio exclusivo para mujeres. La medida fue implementada por el alcalde anterior de la capital, Marcelo Ebrard, y el Gobierno actual, encabezado por Miguel Ángel Mancera, ha decidido por un cambio más radical: pintar 140.000 unidades de color rosa para "cambiar la identidad" del transporte utilizado en una ciudad que tiene, de por sí, uno de los tráficos más pesados del mundo.

Por: Verónica Calderón 
Fuente: El País