noviembre 18, 2014

Mujeres Tailandesas evalúan injusticias


Tailandia es vista como un país con alto desarrollo económico, sin embargo en la sociedad persiste la desigualdad y la brecha de ingresos se ha ampliado aún más. A partir de 2009 los datos indican que, el 20 por ciento de las personas más ricas del país ganan 11,9 veces más que el 20 por ciento de los más pobres. En 2012 se reporta que los ricos poseen 325,7 veces más tierra que los pobres. La revisión de la implementación de la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing ha puesto de relieve que la persistente discriminación de género ha incrementado la injusticia hacia las mujeres en la sociedad y que el gobierno no está haciéndose cargo de esta situación.

El informe, coordinado por Foundation for Women y Social Agenda Working Group (Social Watch Tailandia), es un resumen del informe de los grupos de mujeres de la sociedad civil tailandesa sobre la revisión de Beijing +20. El proceso de revisión ha proporcionado una oportunidad para que grupos de la sociedad civil de diferentes sectores, incluidos los grupos que trabajan en temas relacionados con las esferas públicas y privadas y con diversos grupos de mujeres, hayan trabajado juntos. El informe da cuenta de que se han hecho algunos progresos en lo que respecta a cuestiones de género, por ejemplo, en las leyes y políticas relativas a la violencia contra las mujeres. Los factores que contribuyen a estos avances incluyen el cabildeo para el cambio a largo plazo, las campañas y la participación de las organizaciones no gubernamentales de mujeres y grupos de mujeres de base. Sin embargo, todavía hay algunas lagunas que refieren a algunos grupos de mujeres en particular que aun enfrentan enormes obstáculos para obtener protección contra la violencia a través de las leyes, de medidas y de servicios. En particular quienes enfrentan múltiples formas de discriminación son las minorías étnicas, las mujeres indígenas, las mujeres con discapacidad y las mujeres musulmanas.

Con respecto a otras áreas de la Plataforma de Acción de Beijing, se encuentra que las mujeres se han beneficiado de los progresos realizados a través de políticas de gobierno, leyes y medidas que no discriminan a las mujeres. Pero todavía hay lagunas y obstáculos en las áreas de la pobreza, medio ambiente, educación y formación, los medios de comunicación, el poder y la toma de decisiones y las niñas. La “maquinaria” nacional sobre la Mujer no está en una posición en la que pueda incorporar efectivamente temas de género y promover los derechos de las mujeres en estas áreas. En las cuestiones de la mujer y la salud y los derechos humanos de las mujeres, han encontrado que el Consejo de Estado, que es un mecanismo nacional responsable del desarrollo de las leyes y la formación, es un obstáculo. El proyecto de ley del gobierno sobre la Salud Reproductiva iniciado en 2006 fue desaprobado por el Consejo de Estado. El artículo clave del proyecto de ley del gobierno sobre la definición de la Igualdad de Género fue modificado por el Consejo de Estado; como resultado, el proyecto no se ajusta a la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW).

Por lo tanto destacan el papel crucial que tiene mecanismo nacional para el avance de la mujer, ya que es un área clave que garantiza la rendición de cuentas y el compromiso de todos los Estados a la plataforma de Beijing. Asimismo instan al gobierno tailandés a que reforme el mecanismo nacional para el avance de la mujer y que, con urgencia, tome medidas que conduzcan a la consecución y aplicación plena de la plataforma de Beijing.

  • Descargar el informe (en inglés) aquí.

Fuente: Social Agenda Working Group (Social Watch, Thailand)