febrero 17, 2015

Hungría frena los derechos de la mujer

A principios de enero, la Comisión Europea aprobó la venta sin receta de la píldora anticonceptiva de emergencia ellaOne (ulipristal). Como resultado, 120 millones de mujeres en la Unión Europea ahora deberían tener acceso a ellaOne sin necesidad de un gasto adicional en una consulta o receta médica.

Desafortunadamente, no es un hecho que cada país implementará la decisión de la Comisión Europea y garantizará que se respeten los derechos de la mujer a la salud, la vida y la privacidad. Hungría, por ejemplo, ha decidido que las mujeres de su país quedarán fuera de esta medida.

Por su parte, el gobierno en Budapest anunció, el 16 de enero, que continuará exigiendo recetas para la píldora anticonceptiva de emergencia.

Esto es problemático porque es recomendable que la píldora anticonceptiva de emergencia se tome de inmediato para que sea efectiva. ellaOne detiene el embarazo no deseado al impedir o retrasar la ovulación, y su eficacia es mayor si se toma dentro de las primeras 24 horas después de la relación sexual sin protección. A pesar del uso generalizado de anticonceptivos, el 45 por ciento de los embarazos en Europa no son planeados, por ello, reducir las barreras que impiden el acceso a un método anticonceptivo seguro y eficaz es muy importante.

La negativa de Hungría de permitir la venta libre de ellaOne pese a la decisión de la Comisión Europea significa que las mujeres deben consultar a un médico para acceder a la píldora anticonceptiva de emergencia, incluso en casos de asalto sexual, lo que pueden retrasar o incluso impedir que busquen ayuda. La postura del gobierno húngaro es el último suceso de una tendencia preocupante: desde 2010, el partido gobernante Fidesz ha mostrado un desprecio general por los derechos humanos, incluidos los derechos reproductivos.

En 2013, el órgano de expertos de la ONU sobre los derechos de las mujeres (conocido como el Comité de la CEDAW) instó específicamente a Hungría, a que elimine el requisito de una receta médica para obtener la píldora anticonceptiva de emergencia. Al optar por mantener las restricciones de acceso a ellaOne, Hungría no está legitimando el respeto de los derechos de la mujer a la salud, la vida y la privacidad.

Hungría debe acatar la decisión de la Comisión Europea y permitir la venta de la píldora anticonceptiva de emergencia sin receta médica, no únicamente seguir las recomendaciones europeas y de la CEDAW, sino cumplir con sus obligaciones internacionales en materia de derechos humanos.

Las mujeres de toda la UE se beneficiarán de la medida aprobada por la Comisión que certifica la venta libre de la píldora anticonceptiva de emergencia. Las mujeres de Hungría merecen también ese derecho

Fuente: Human Rights Watch.