marzo 17, 2015

Impiden la participación de la sociedad civil en los procesos de Beijing+20

Las ONG feministas, de derechos humanos y de desarrollo españolas presentes en la 59 CSW de Naciones Unidas, se quejan de no haber sido tenidas en cuenta. Se han dirigido al Gobierno de España en Nueva York para mostrar su desacuerdo por la ausencia de participación de la sociedad civil en los procesos de Beijing+20 y la agenda post-2015, decisivos para el futuro de los derechos humanos de las mujeres en España, en Europa y en el mundo.


La Plataforma Beijing+20 Sociedad Civil, formada por más de 100 ONG feministas, de derechos humanos y de desarrollo españolas, planteó ayer a la Secretaria de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, Susana Camarero, sus preocupaciones sobre los retrocesos en los derechos de las mujeres, durante un encuentro mantenido en la sede de la Misión Diplomática de España ante Naciones Unidas, en el marco de la celebración de la 59 sesión plenaria de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (59 CSW).

Durante el encuentro, diferentes integrantes de la Plataforma mostraron su “preocupación” por temas tales como el incumplimiento de la garantía de participación de las organizaciones en los debates de Beijing+20, la ausencia de implementación del “histórico” Dictamen del Comité CEDAW, condenando al Estado español por el caso de Ángela Carreño, la falta de transparencia en torno a Beijing+20 y la agenda post-2015, o el opaco proceso de candidaturas y selección de personas expertas en lucha contra la violencia de género españolas independientes para formar parte del GREVIO, futuro comité del Consejo de Europa encargado del seguimiento de la Convención de Estambul.

Además, la “Plataforma Beijing+20 Sociedad Civil Española” quiere denunciar, junto al movimiento feminista internacional, presente estos días en Nueva York, que “los gobiernos del mundo han silenciado la voz de las mujeres y han marginalizado al movimiento feminista en la elaboración de la Declaración Política de esta conferencia”.

Por un lado, las negociaciones del documento tuvieron lugar previo al inicio de la Conferencia, imposibilitando a la sociedad civil ejercer labor de incidencia in situ. Por otro, las recomendaciones del foro de organizaciones feministas fueron descartadas en su práctica totalidad, lo que fue denunciado a través de una acción simbólica durante el 9 de marzo.

El reto consiste ahora en garantizar que la nueva agenda post-2015, que será adoptada en septiembre de este año, incluya las demandas de las organizaciones feministas, reconozca expresamente los derechos humanos de las mujeres, y que la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer, incluya en su mandato garantizar que el objetivo 5 de los ODS tenga toda la relevancia que merece. Razón por la cual, las organizaciones de la Plataforma Beijing+ 20 exigieron al gobierno de España, que se abran cauces de participación y consulta de las organizaciones feministas para preparar la “Cumbre de Naciones Unidas sobre Desarrollo” en septiembre de este año, y que España y la UE “asuman su responsabilidad en la promoción de la igualdad real entre hombres y mujeres”.


Fuente: Ameco