marzo 20, 2015

Informe contradice a la ONU sobre abusos de las fuerzas de paz

Un informe interno de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) filtrado por una organización no gubernamental revela serias contradicciones en los reportes que hace el foro mundial sobre la explotación y los abusos sexuales cometidos por sus fuerzas de paz.

“La explotación y los abusos sexuales son considerados el riesgo más significativo para las misiones de paz de la ONU, por encima de otros riesgos fundamentales, incluida la protección de los civiles”, comienza por señalar el informe, realizado por expertos y fechado el 3 de noviembre de 2013.
Las víctimas de agresión sexual no se sienten seguras para dar la cara, sobre todo si "temen que el sistema no funcione, que nunca se haga justicia y que queden en una situación peor que si no hubieran hecho la denuncia”: Paula Donovan.

A la organización estadounidense AIDS-Free World (Mundo Sin Sida), que publicó el informe el lunes 16, le preocupa que el documento “contiene material valioso que difiere profundamente del propio informe anual del secretario general” de la ONU, Ban Ki-moon, sobre el asunto, presentado el 13 de febrero.

El informe filtrado se concentra en las misiones de la ONU en Haití, Liberia, República Democrática del Congo y Sudán del Sur.

Algunos de los puntos destacados por AIDS-Free World son problemas con la forma en que la ONU recoge información acerca de la explotación y los abusos sexuales (EAS) por parte de sus fuerzas de paz, demoras en las medidas adoptadas que conducen a la impunidad del personal, y lo que el informe de los expertos describió como “una cultura de extrema cautela con respecto a los derechos de los acusados, y poca acordada a los derechos de la víctima”.

“Sabemos que la ONU nunca ha difundido el informe del Equipo de Expertos. Por lo tanto, sospechamos que pocos o ninguno de los gobiernos son conscientes de que expertos independientes, encargados por el secretario general, hicieron críticas incisivas sobre la manera en que se manejan los abusos sexuales de las misiones de paz”, señaló AIDS-Free World en una carta abierta dirigida a los “embajadores de todos los estados miembros” del foro mundial.

“Lanzamos el informe de hoy porque creemos que contiene un material valioso que difiere profundamente del propio informe anual del secretario general” sobre el tema y que “debe ser visto por todos los estados miembros”, añadió la organización.

Mecanismos de información inadecuados

IPS habló con Paula Donovan, codirectora de AIDS-Free World. El equipo de expertos que compiló el informe de 2013 tenía la experiencia necesaria para abordar el complejo problema de los abusos por parte de las fuerzas de paz de la ONU y realizó preguntas apremiantes, afirmó.

Donovan explicó que, por el contrario, el reciente informe de Ban utilizó mecanismos de información inadecuados e incompletos que no dan cuenta de la complejidad que implica abordar una cultura institucional de impunidad frente a los abusos.

“Cada año, el secretario general debe presentar un informe a la Asamblea General sobre cómo le va. ¿Estas medidas especiales de protección contra la explotación sexual y el abuso sexual están funcionando? ¿Estamos acercándonos a reducir el número de casos a cero?”, se preguntó.

Sin embargo, el equipo de expertos informó que existen varios motivos del subregistro de la EAS y que “personal de la ONU en todas las misiones que visitamos podría apuntar a numerosos casos sospechosos o muy visibles… que no se cuentan ni son investigados”.

“La ONU no sabe cuál es la gravedad del problema de la EAS porque las cifras oficiales ocultan lo que parece ser una cantidad significativa de subregistro”, según el informe.

Donovan dijo que el interés de Ban de reportar una disminución en el número de denuncias es problemático. Algo “que la gente que entiende de estas cuestiones sabe es que cuando los números bajan, no necesariamente indican una reducción de los incidentes. Puede ser una falta de confianza en el proceso de denuncias”, explicó.

Los expertos en violencia sexual aconsejan que, “cuando se aplica un programa que comienza en serio a prevenir y sancionar la EAS, un indicador de que el programa está funcionando es que la gente se siente lo suficientemente segura para dar la cara”, añadió.

Las fuerzas de paz de la ONU trabajan “para proteger a las personas más vulnerables del planeta”, recordó Donovan.

Por lo tanto, y por muchas razones, las víctimas de agresión sexual no se sienten seguras para dar la cara, sobre todo si “temen que el sistema no funcione, que nunca se haga justicia y que queden en una situación peor que si no hubieran hecho la denuncia”, destacó.

“Si… puedes demostrarle a la gente que la denuncia es una decisión más segura que el guardar silencio, esa es una indicación de que el programa está funcionando”, subrayó Donovan.

Actualmente, la ONU reporta en base a “presunciones” y no a casos confirmados, lo que significa que sus informes no reflejan la realidad, aseguró.

Las cifras reportadas por Ban son incompletas e inexactas, ya que no incluyen datos del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, que tiene su propio mecanismo de reportes independientes.

Esperanzas de un examen de alto nivel

Hay esperanzas de que el Panel Independiente de Alto Nivel sobre Operaciones de Paz ayude a encontrar soluciones prácticas a los problemas de impunidad y transparencia dentro de las misiones de la ONU, incluidos aquellos planteados por este informe.

Donovan dijo que espera que la revisión pueda abordar estos temas complejos, aunque señaló que el panel no fue del todo independiente, ya que uno de sus miembros simultáneamente fue subsecretario general de la ONU a cargo de la ayuda de campo en los primeros meses de trabajo del organismo.

AIDS-Free World envió una copia del informe del equipo de expertos al presidente del panel, José Ramos Horta. Si él “decide asumir esto de forma independiente e insistir en que la ONU lo asuma, existe la posibilidad de éxito”, comentó Donovan.

Ramos Horta fue presidente de Timor Oriental (2007-2012) y previamente el portavoz de la resistencia timorense en el exilio durante la ocupación de Indonesia (1975-1999).

“Bajo la dirección de… Ramos Horta, es posible que este no sea solo un panel más”, observó Donovan.

El 6 de este mes Ramos Horta compartió un enlace de internet a un artículo sobre los abusos sexuales de las fuerzas de paz de la ONU con los más de 30.000 seguidores que tiene su cuenta en la red social Facebook.

Donovan aseguró a IPS que cuando AIDS-Free World se enteró de la existencia de una investigación de expertos, su organización le escribió a la ONU pidiéndole una copia del informe.

“Nos dijeron que no era un documento público”, informó.

Editado por Kitty Stapp / Traducido por Álvaro Queiruga
Imagen Crédito: ONU/Albert González Farran.
Fuente: IPS