abril 30, 2015

China finalmente libera a las cinco activistas feministas detenidas


Imagen del grupo de Facebook Free Chinese Feminists.

Las familias de cinco activistas de los derechos de las mujeres, arrestadas tras haber planeado protestar contra el acoso sexual en el transporte público, fueron notificadas de su puesta en libertad bajo fianza en espera de juicio.

Según uno de los abogados, Liang Xiaojun, las cinco, como sospechosas de un delito, estarán bajo vigilancia durante un año y sus derechos, como viajar al extranjero, se restringirán. La policía puede volver a detenerlas en cualquier momento o volver a interrogarlas.

Zheng Churan, Wang Man, Li Tingting, Wei Tingting y Wu Rongrong fueron detenidas en marzo en vísperas del Día Internacional de la mujer.

La policía intentó presentar cargos por “provocar peleas y desórdenes públicos”, cuya condena máxima es de cinco años de prisión. Grupos feministas internacionales llevaban un mes haciendo campaña por su liberación.

La situación actual indica un conflicto entre las autoridades policiales y los fiscales. La profesora Wang Zheng de la Universidad de Michigan, miembro activo de la campaña, comentó (vía el grupo de Facebook Free Chinese Feminists):


En el contexto chino, esta es la primera vez que se libera a la vez a todo un grupo de activistas sociales arrestados. Esta decisión sugiere: primero, que el apoyo de una gran movilización sin precedente de feminismo global y de otras organizaciones no gubernamentales es efectivo. Las peticiones masivas de los ciudadanos no solo impelieron a los respectivos políticos estatales a reaccionar, sino que también le demostraron claramente al gobierno chino que esta petición no está instigada por un enemigo político de la nación, sino por una fuerza política global: feministas transnacionales y otras organizaciones populares que abogan por la justicia social y la igualdad. Ni el gobierno chino ni ningún otro estado nacional puede reprimir a esta fuerza política global. Y ningún estado nacional debe tratar a esta fuerza política global como a un enemigo. Eso sería demasiado estúpido.


En segundo lugar, el gobierno chino no es una entidad monolítica y la decisión es un compromiso entre las distintas facciones políticas o poderes del Estado. Podemos imaginarnos la ferocidad de las disputas que debió de palparse entre bastidores sobre cómo manejar este delicado asunto. El compromiso final muestra con claridad que hubo funcionarios en el sistema que ejercieron una gran presión para lograr una solución positiva.

La profesora hizo hincapié en que:


Mientras se defina como delito el activismo de organizaciones no gubernamentales para la defensa e implementación de leyes relativas a la igualdad de género u otras cuestiones, no existirán áreas seguras para las feministas ni para los activistas de otros ámbitos de justicia social. Por tanto, no podemos detener nuestros esfuerzos aquí, con la liberación de las cinco activistas.

A medida que la Cumbre Mundial de la Mujer se acerca, la profesora Wang Zheng insta a las Naciones Unidas a tomar medidas para liberar a las cinco mujeres de la persecución política.

Como advierte la red activista Free Chinese Feminists, la batalla no ha terminado aún. Las etiquetas de los medios sociales para la campaña son: ‪#‎FreeTheFive‬ ‪#‎FreeChineseFeminists‬ ‪#‎FreeBeijing20Five‬

Traducido porAlexandra López Garres
Fuente: Globalvoicesonline