abril 03, 2015

México. Hij@s de guerrilleras: un pasado de lucha que mira hacia el futuro


CIMACFoto: César Martínez López

La brutalidad con la que el Estado mexicano combatió a los movimientos armados socialistas que se gestaron durante los años 60 y 70 no sólo laceró la vida de aquellas mujeres que se unieron a la guerrilla, también dejó una cicatriz en la vida de sus hijas e hijos.

Algunas de las idealistas que se unieron a los grupos subversivos, pese a saber que arriesgaban su vida, ejercían su maternidad pues vivían convencidas de que con su lucha le darían a su descendencia un mundo mejor.

Sin importar si de ellas dependían otras personas, las fuerzas militares y judiciales las detuvieron, torturaron, desaparecieron e incluso asesinaron.

Estas agresiones también fueron cometidas contra su prole, tal y como se relata en el libro de reciente publicación “Guerrilleras”.

UN MUNDO DONDE VALIERA LA PENA VIVIR

Minerva Armendáriz Ponce, integrante del Movimiento de Acción Revolucionaria (MAR), aprendió de su hermano, Carlos David, a soñar despierta: creció con los cuentos que él le contaba en donde estaban sus deseos “de construir un mundo donde valiera la pena vivir: sin guerras, sin ricos y pobres, sin fronteras (…), en donde el mundo y sus riquezas naturales pertenecieran a todos por igual”, se lee en un testimonio del libro.

Carlos David perdió la vida en la Sierra de Chihuahua mientras peleaba porque los cuentos se volvieran realidad; en ese momento Minerva aprendió que para lograr un mundo mejor había que arriesgar la vida.

Tras esa pérdida, Minerva se apoderó de los libros de su hermano; cuando los terminó de leer decidió seguir sus pasos y unirse a la guerrilla para “demostrar a los asesinos que no habían logrado su objetivo de matar a los luchadores, porque los ideales no se matan”.

En octubre de 1973 Minerva fue detenida y llevada a una cárcel clandestina en la Ciudad de México. Ella no sabía que estaba embarazada.

Durante su cautiverio fue sometida a torturas constantes; pasó muchos días con los ojos vendados y con las manos atadas a la espalda. La peor de las agresiones fue escuchar los gritos de sus compañeros sin poder hacer nada por ayudarlos.

Su hijo –Carlos David, al igual que su hermano asesinado– nació en junio de 1974. Cinco años después de su nacimiento, él y su madre volvieron a Chihuahua y comenzaron una vida más tranquila, alejados del miedo de ser agredidos.

“Al entrar a la adolescencia, el dolor que había invernado en su memoria desde antes de nacer hizo acto de presencia para no abandonarlo jamás”, cuenta su madre, Minerva.

A los 23 años de edad, Carlos David presenció una nueva brutalidad del Estado: mientras viajaba con su padre por la Sierra de Chihuahua fue interceptado por un grupo de personas que le pidieron auxiliar a un taxista a quien la policía quería despojar de su vehículo injustamente.

“Por oponerse a la acción de la justicia”, Carlos David y su padre fueron golpeados y esposados. Al día siguiente, el joven decidió quitarse la vida al comprender que no encajaba en este mundo en donde “nada detiene a los salvajes”.

Minerva ha escrito tres libros contando la historia de las y los compañeros guerrilleros, pero también la de los hijos de la guerrilla, jóvenes de una generación distinta que vieron aplastados sus sueños por un Estado represor.

“Nosotras no olvidamos, y recordamos, no sólo para recrearnos en nuestro dolor, sino para tener siempre presente la fuente que nos inspira a rebelarnos”, escribe la ex guerrillera.

SIN PERDER LA ESPERANZA

Hortensia García Zavala, ex integrante de los Comandos Armados del Pueblo, enfrentó una historia similar a la de Minerva.

Entre el 6 y 9 de junio de 1978 fue detenida junto con su esposo por la Brigada Blanca en la colonia Maravillas en ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México. Su familia temió que los militares se hubieran llevado también a su hijo Ramón, de apenas siete meses de nacido.

Afortunadamente Hortensia lo había encargado poco antes de ser detenida. La gran brecha que separa la historia de esta guerrillera de la de Minerva es que ella no tuvo la oportunidad de contar su experiencia de viva voz.

Su hermana Reyna García Zavala luchó por 25 años para encontrarla con vida, pero fue hasta 2008 que al revisar los archivos de la extinta Dirección Federal de Seguridad (la policía política en los años 70) se encontraron las fotografías del asesinato de Hortensia y su esposo.

“Mataron mi esperanza de encontrarla viva, pero no mataron mi determinación de seguir luchando porque estos crímenes se aclaren y los responsables sean castigados, y estos hechos no se repitan nunca más”, escribió Reyna García.

Por: Anaiz Zamora Márquez
Fuente: Cimac