junio 08, 2015

Mis tetas no son de tus ojos, y otros mensajes sobre el cuerpo.


El cuerpo se cae. Es un hecho. Los párpados, la tripa, el culo y las tetas. Cada una de las partes de la anatomía tiende inexorablemente a cumplir con la ley de la gravedad. Y aun así siempre habrá alguien al que le parezca bello. Y lo más importante es que uno mismo lo crea. La campaña Bello es el cuerpo que se manifiesta, lanzada por una cooperativa argentina de profesionales de la comunicación, invita a enviar fotos de cuerpos desnudos sin miedo a mostrar las imperfecciones y que conformen el lienzo de cientos de mensajes en defensa de la igualdad y contra la discriminación.

El álbum de imágenes que han recopilado hasta ahora de todas partes del mundo lo conforman hombres y mujeres. Una espalda femenina clama: “Naciste para ser real, no perfecta”. Un torso masculino avisa: “Mis tetas no son tus ojos”. Y un antebrazo indefinido reclama: “El amor no puede significar dolor. Mujer, valórate”. Para lanzar esta campaña, las integrantes de esta organización se preguntaron: “¿Qué pasa cuando el cuerpo desnudo no es objeto de consumo ni representa los estándares de belleza establecida?”. Algunos mensajes son más directos, como un muslo anuncia, sin más: "Yo soy feliz así". Y también está ese dedo índice que exclama: "¡Yo decido!"

Esta acción poética surgió de la idea de que el cuerpo es un territorio de expresión y de disputa, por eso la iniciativa pone el foco en los cuerpos que exceden el estereotipo. El germen lo constituyó una exposición celebrada en Buenos Aires en febrero de 2015 en la que la cooperativa participó con una serie de fotografías con cuerpos de todas las generaciones, trayectorias y problemáticas.

Desde ese momento decidieron abrir la propuesta a la red y en tan solo dos semanas recibieron 400 imágenes de 18 países. Su página de Facebook reúne hoy la mayoría de ellas y su web acumula todas. “Nosotras percibimos esa respuesta como una forma de evidenciar la violencia que se inflige tanto en varones como en mujeres a través de los roles de género”.

Amanda Alma, Julia Zárate, Cynthia Castoriano, Carolina da Fonseca, Laura Carol, Victoria Beytia y Lucía García Itzigsohn, especialistas en comunicación audiovisual y participantes activas del movimiento por la igualdad de Argentina, crearon la cooperativa Manifiesta. Ellas utilizan como herramienta su profesión para difundir "a través de diferentes formatos y piezas audiovisuales, las estrategias para superar las desigualdades sociales que atravesamos las mujeres desde una propuesta estética moderna, dinámica y positiva". Esta campaña es un ejemplo y el resultado va desde lo gamberro hasta los mensajes desgarradores.

Sus miembros responden por mail que entre todas las fotos que han recibido abundan los mensajes sobre el aborto. La mayoría de las imágenes provienen de América Latina, donde la interrupción voluntaria del embarazo sólo es legal en Uruguay y Cuba. También proliferan los llamamientos a liberarse de los estándares de belleza y los deseos de autonomía absoluta del placer femenino. Cualquier mensaje de igualdad vale para que el cuerpo grite lo que siente.

Por Patricia Peiró
Fuente: El País