junio 10, 2015

Sin feminismo no hay democracia

Las 42 asociaciones de toda España que forman parte del PACTO FEMINISTA POR LAS MUJERES, presentan el martes día 5 de mayo, a las 12, en la Sala Úbeda del Ateneo de Madrid el Programa Electoral Feminista que han elaborado con el fin de que los partidos políticos que se presentan a las próximas elecciones municipales y autonómicas lo hagan suyo.

Las reivindicaciones y exigencias que se plasman en el programa corresponden a las más necesarias reformas que, tanto los Ayuntamientos como las Comunidades, deben realizar para avanzar algunos pasos en la igualdad entre hombres y mujeres en nuestra sociedad.

Desde la erradicación de la violencia contra la mujer hasta la abolición de la prostitución, la construcción de una red suficiente de jardines de infancia y de centros geriátricos, el aumento de servicios sanitarios y de escuelas públicas, el logro de la igualdad salarial, los puestos de decisión para las mujeres y una oferta plural de vivienda, a la enseñanza del feminismo en todos los grados de la enseñanza, el programa feminista debe ser asumido por todas las tendencias políticas que pretendan ser democráticas.

Ni las mujeres, ni la sociedad en su totalidad, debe admitir que sea calificado de democrático un sistema que mantiene las enormes desigualdades que sufren las clases trabajadoras respecto a los propietarios de los medios de producción, siendo las mujeres las más perjudicadas incluso respecto a los hombres de su misma clase social.

Por ello es imprescindible que en estas nuevas citas electorales los partidos políticos tomen conciencia definitivamente de que la mitad de la población son mujeres –que ya pueden votar- y niñas, y que en caso de ser elegidos han de utilizar su poder en remediar los graves males que las aquejan. No es posible alardear de demócratas cuando en su hacer político que ya dura casi cuatro décadas apenas se han preocupado de remediar tales males. Si no hubiese sido por la arriscada lucha del Movimiento Feminista los partidos, ni aún los de izquierda, hubieran aprobado las leyes y medidas que hoy afirman la igualdad legal entre el hombre y la mujer. Lo que se demuestra con el enorme retraso que sufre la implantación real de tales normas jurídicas después de décadas de haber finalizado la dictadura.

Y sobre todo, ese desdén por la participación de las mujeres en la política se demuestra con las imágenes de los principales dirigentes de todas las candidaturas de izquierda, donde apenas aparecen mujeres.

Esperamos que este llamamiento y el programa feminista que presentamos sean suficientes para que nuestras reclamaciones sean atendidas. En caso contrario será una falacia que nuestro sistema político se considere democrático.

Fuente: Público