julio 02, 2015

‘Sin mordazas y sin hostias’. El Movimiento Feminista frente a la Ley Mordaza y la Reforma del Código Penal

El Movimiento Feminista de Madrid realizó la semana pasada una acción de protesta para mostrar su posicionamiento contra la Ley Mordaza y la Reforma del Código Penal, que entraron en vigor el 1 de julio. Ese mismo día en el que se hacía efectiva la prohibición, activistas de FEMEN se subieron desnudas a la fuente de Cibeles para mostrar su rechazo a una ley que restringe derechos y atenta contra los pilares de la democracia.



“Queremos denunciar la total impunidad con que la Iglesia y sus jerarquías nos insultan, faltan al respeto y pretenden dictar leyes sobre nuestras vidas y cuerpos, mientras a nosotras se nos persigue y criminaliza por defendernos”, asegura el movimiento Feminista de Madrid.


Las activistas explican que llevan décadas luchando en las calles junto con otros movimientos sociales: ocupando los espacios públicos y privados, visibilizando las reivindicaciones del feminismo, enfrentándose al control y a la represión de las instituciones y de la jerarquía eclesiástica, luchando contra las violencias machistas y las políticas de austeridad.


A partir del 1 de julio, con la entrada en vigor de la Ley Mordaza, “será más difícil salir a la calle a defender nuestros derechos sexuales y reproductivos, concentrarnos contra la violencia heteropatriarcal o utilizar nuestros cuerpos como armas de reivindicación”. Según las feministas, “con la reforma del Código Penal (Ley 1/15) desaparecen las faltas y se incluyen nuevos delitos que apuntan directamente hacia activistas, migrantes y personas sin recursos. Mientras, aquellos que son realmente un peligro para la sociedad, quienes realizan actos corruptos o manejan grandes sumas de dinero, seguirán gozando de los privilegios de siempre, ya que no se endurecen los castigos contra este tipo de delitos”.

Esta reforma “limitará también nuestra capacidad de afirmar nuestras ideas y de generar debate y opinión pública”, ya que se introducen nuevos delitos relacionados con el uso, acceso o publicación en las redes sociales que ponen en peligro las libertades de información y expresión. Además, se incrementan las penas sobre protestas vinculadas a símbolos, espacios y autoridades religiosas. La reforma del Código Penal “incluye también una modificación “en materia de terrorismo” (Ley 2/15) a través de conceptos tan arbitrarios y ambiguos como la “alteración de la paz social”, de manera que cualquier acción catalogada como alteración del orden público (como las que realizamos en el movimiento feminista) se podrá considerar delito de terrorismo”, aseguran.

El comunicado sigue especificando que con la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana (Ley 4/15) las multas vinculadas a acciones de desobediencia (desahucios, acciones feministas, respuestas ecologistas, etc.) aumentan y pueden llegar hasta los 600.000 euros, lo que consideran una “muerte civil”.

Desobediencia

El movimiento feminista de Madrid eligió el día del Óbolo de San Pedro -la recaudación anual para el Vaticano que el año pasado llegó a los 70 millones de euros en todo el mundo-, para visibilizar cómo las nuevas leyes nos dejan en una situación aún más precaria. “Mientras la estirpe eclesiástica pide dinero para aumentar sus ya adineradas arcas, las mujeres y el colectivo LGTBIQ aprovechamos la ocasión para pedir, de manera simbólica, donativos para pagar las multas que nos van a poner por defendernos de sus agresiones. Mientras el Estado, supuestamente aconfesional, blinda el poder de la Iglesia Católica, restringe, persigue y criminaliza la libertad de expresión, de reunión, de manifestación y de autodefensa de toda la ciudadanía”.

El texto acaba recordando que juntos, Iglesia y Estado “nos obligan a poner la otra mejilla frente a sus vejaciones”. Y frente a ello, las feministas siguen diciendo “¡Las mujeres decidimos, la sociedad respeta, el Estado garantiza y la iglesia no se mete!”

La “ley Mordaza” prohíbe entre otras cosas, "el escalamiento de edificios o monumentos sin autorización cuando exista un riesgo cierto de que se ocasionen daños a las personas o a los bienes". Se estipula como falta leve -de 100 a 600 euros-. Justo lo que han hecho cuatro activistas de FEMEN en el centro de Madrid: trepar a la Cibeles con el torso desnudo y portando banderas rosas en las que se podía leer "desobediencia". La policía ha llegado hasta el lugar y les ha pedido la documentación. Tras comprobarla, les ha dejado marchar. En el facebook de la organización se puede leer, junto a una breve reseña de la acción, frases como “¡No tenemos miedo! ¡Protestar no es ilegal! ¡Democracia sin mordazas!

La ONU urge a España a retirar la ’ley mordaza’ y la reforma del código penal

Un grupo de relatores de Naciones Unidas han pedido a España que no aplique los proyectos de Ley de Seguridad Ciudadana y de reforma del Código Penal porque "amenazan con violar derechos y libertades fundamentales de los individuos" y "socavan los derechos de manifestación y expresión" en el país.

La advertencia ha sido lanzada por cinco relatores miembros de los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de personas expertas independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, que reúne a los mecanismos de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo de Derechos Humanos para el seguimiento de casos en países concretos o temáticas puntuales a nivel global.

"Confiamos en que España adopte todas las medidas necesarias para garantizar, en la legislación nacional, el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas de conformidad con los estándares internacionales", señalan en relación a la reforma del Código Penal y a la Ley de Seguridad Ciudadana tanto en lo relativo a delitos de terrorismo como a desórdenes públicos.

Según explican, "los derechos de manifestar pacíficamente y expresar colectivamente una opinión son fundamentales para la existencia de una sociedad libre y democrática". "Nos preocupa que las propuestas de reforma puedan ser una respuesta del Gobierno y del poder legislativo a las numerosas manifestaciones que en los últimos años se han llevado a cabo en España".

Sobre la Ley de Seguridad Ciudadana, advirtieron que la reforma que introduce en la Ley de Extranjería "podría permitir devoluciones en caliente a su país de origen de personas en peligro de ser sometidas a tortura y otras formas de malos tratos, en contradicción con las disposiciones del derecho internacional de los derechos humanos". Entre otros muchos defectos, indican que la conocida como ley mordaza propone castigar con prisión o multa quienes difundan públicamente mensajes o consignas que inciten a la comisión de delitos de alteración del orden público o que sirvan para reforzar la decisión de llevarlos a cabo, lo que "conlleva serios problemas y, tal como están definidos los delitos, podría criminalizar quienes convoquen a manifestaciones pacíficas".

El informe cuenta con el respaldo del Relator Especial de la ONU sobre los derechos humanos de los migrantes, François Crépeau, según informa el Alto Comisionado.

Fuentes: AmecoPress