agosto 27, 2015

Garantizar que las mujeres desempeñen un papel activo en la respuesta de emergencia y la reducción del riesgo de desastre.

Photo: UNICEF/Shehzad Noorani

Las crisis repercuten de manera diferente en las mujeres, las niñas, los niños y los hombres. Aunque a menudo queden marginadas, las mujeres deben ser incluidas en los procesos de adopción de decisiones sobre el tipo de asistencia y protección que necesitan durante una crisis. ONU Mujeres trabaja para garantizar la igualdad entre mujeres y hombres como contrapartes y beneficiarias/os de la acción humanitaria.

Trabajamos de forma anticipada con actores humanitarios para velar por que los planes de respuesta de emergencia incorporen apropiadamente la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres; por que las mujeres y las niñas sean consultadas por igual para comprender y abordar sus necesidades y vulnerabilidades; por que la perspectiva de género sea incorporada a la evaluación de las crisis humanitarias y las herramientas de seguimiento y elaboración de informes; y por que las y los especialistas en género formen parte de los equipos humanitarios de respuesta a las crisis.
Photo: UN Women/Samir Jung Thapa

En Nepal, ONU Mujeres facilitó una reunión con los grupos nacionales de mujeres y la sociedad civil apenas días después del sismo. Allí se habló de las dificultades de las mujeres y las niñas para acceder a los servicios humanitarios como consecuencia de la discriminación y la desigualdad de género imperantes. Se elaboró una “Carta Común de las Demandas de las Mujeres” sobre la respuesta humanitaria y la planificación estratégica de la recuperación temprana. ONU Mujeres y sus socios también distribuyeron kits de dignidad y establecieron centros multiuso para las mujeres, con el fin de prevenir y responder a la violencia de género, especialmente entre la población desplazada.

Photo: UN Women Jordan/Abdullah Ayoub

ONU Mujeres ha tenido un rol activo en la respuesta a los conflictos en zonas críticas como el Iraq, Siria y Sudán del Sur. La iniciativa“Oasis” financiada por ONU Mujeres en el campamento Za’atari para personas refugiadas en Jordania, ha alojado a miles de mujeres y niñas sirias refugiadas, proporcionando protección constante, intervenciones en casos de violencia de género, apoyo psicológico, actividades educativas y recreativas, capacitación en técnicas comerciales y programas de dinero a cambio de trabajo.

En Sudán del Sur, ONU Mujeres estableció “centros amigables para mujeres y niñas” en Juba. Estos ofrecen espacios seguros para que ellas se reúnan periódicamente a trabajar en red, compartir, debatir problemas y procurar asistencia. También ofrecen talleres de alfabetización, aptitudes vocacionales, derechos humanos, prevención de la violencia de género, consolidación de la paz y reconciliación.

Photo: UN Women/Emma Vincent

En los países de África Occidental afectados por la crisis del virus del Ébola, ONU Mujeres apoyó los esfuerzos de sensibilización e incidencia para aumentar los conocimientos sobre las dimensiones de género del brote de la epidemia y su importancia para ayudar a reducir su propagación y mitigar los efectos. Se desplegaron especialistas en género y acción humanitaria para apoyar la respuesta en curso y ONU Mujeres trabajó con el Equipo de País de las Naciones Unidas en Sierra Leona para inaugurar, durante el momento más crítico de la crisis en octubre de 2014, una estrategia que incorpora la perspectiva de género a las iniciativas para contener el virus del Ébola.

Reducción del riesgo de desastre

Cuando en el planeta aumenta la frecuencia de los desastres, estamos bregando por una reducción del riesgo con mayor perspectiva de género que analice los riesgos y disminuya sus causas, considerando a la vez los roles y normas de género en una cultura y sociedad determinadas. ONU Mujeres promueve procesos de formulación de políticas, seguimiento y evaluación sensibles al género, así como la incorporación de una perspectiva de género en la estimación de la vulnerabilidad, el riesgo y las capacidades. En diversos países, trabajamos codo a codo con los Gobiernos y la sociedad civil para fortalecer el papel de las mujeres en los escenarios de desastre.

Photo: UN Women

En Viet Nam por ejemplo, como resultado de una capacitación para mujeres en gestión de escenarios de desastres, sumada a las acciones de cabildeo en todo el país, en Septiembre de 2013 se emitió un decreto gubernamental que dispone un espacio oficial para el sindicato de mujeres en los consejos de adopción de decisiones del Comité para el Control de Inundaciones y Tormentas. Merced a la capacitación de ONU Mujeres, antes de que comenzaran las inundaciones en la comuna de An Dung, ya se contaba con planes para evacuar a las personas que habitaban en las zonas bajas, por lo que no hubo que lamentar la pérdida de vidas.

Luego de las inundaciones de Fiji en 2012, con el apoyo y la asistencia técnica de ONU Mujeres, el Ministerio de la Mujer desarrolló un procedimiento modelo de operaciones para casos de violencia de género con consideraciones específicas para los escenarios humanitarios y directrices para que los centros de evacuación garanticen la protección de las mujeres y las niñas.

Photo: Ministry of Internal Affairs/’Ofa Masila

Después del ciclón en Tonga en 2014, ONU Mujeres prestó apoyo a las iniciativas de las autoridades nacionales para el desglose de datos sobre la población afectada según sexo y edad y ayudó a garantizar que el plan de acción humanitaria y la evaluación de las medidas de protección fueran sensibles al género. Puesto que el riesgo de violencia contra mujeres y niñas aumenta en el periodo posterior a un desastre, ONU Mujeres también presta apoyo para la capacitación del personal de atención en primera línea y las personas encargadas de la reducción del riesgo de desastres en Fiji, a fin de prevenir, reconocer y responder a la violencia en contextos de emergencia en la zona del Pacífico.

Financiamiento para la acción humanitaria con sensibilidad de género



La inversión en programas humanitarios con igualdad de género es escasa y se ha reducido. La pro-porción de financiamiento destinado a asistencia humanitaria y asignado a programas enfocados pri-mordialmente en la igualdad de género, o que contribuyen a ella de manera considerable, cayó del 22 por ciento en 2013 al 12 por ciento en 2014[1]

Sin embargo, se espera que esta situación cambie, ya que los Estados Miembros se comprometieron recientemente a incrementar el financiamiento para la igualdad de género en diversas áreas, incluida la acción humanitaria.

Coordinación dentro del sistema de las Naciones Unidas

ONU Mujeres desempeña su papel humanitario proporcionando al sistema mundial de asistencia hu-manitaria coordinación y liderazgo, experiencia técnica, capacitación y respuestas y acciones de inci-dencia fundadas en datos empíricos.

ONU Mujeres también se está preparando para participar en la primera Cumbre Humanitaria Mundial que tendrá lugar en Estambul en mayo de 2016. El objetivo de la cumbre es encontrar modos de fortalecer las iniciativas mundiales para salvar vidas y reducir las dificultades en escenarios de crisis humanitaria. Para ello es necesario hacer fuerte hincapié en la igualdad de género y los derechos de las mujeres, con el fin de garantizar que las nuevas soluciones humanitarias beneficien a mujeres y hombres por igual.