octubre 27, 2015

"A diez años de 'Los Demonios del Edén' sigo viva y hago periodismo": Lydia Cacho



Comentaristas coincidieron en que el libro es un parteaguas no sólo a nivel jurídico al crear leyes sobre trata de personas, sino también por su valor periodístico y social. 

A pesar de las 27 amenazas de muerte y un atentado a su camioneta blindada, la periodista Lydia Cacho celebró que sigue viva y activa en el periodismo a diez años de haber publicado su libro Los Demonios del Edén, cuya conmemoración de la primera edición se realizó el 24 de septiembre de 2015 en el Museo de la Ciudad de México.

A través de una grabación, Edgardo Buscaglia, investigador de la Universidad de Columbia, destacó que el libro de Lydia Cacho sentó un nuevo paradigma para la vida de las víctimas a través de la creación de asociaciones en favor de los derechos humanos de niñas y mujeres, que se movilizaron para evidenciar redes criminales conformadas por empresarios y funcionarios.

Además, el también presidente del Instituto de Acción Ciudadana para la Justicia y Democracia comentó que logró que organismos internacionales presionaran al gobierno mexicano para que investigara, donde nacieron causas penales que a su vez impulsaron leyes contra la trata de personas. Los Demonios del Edén se convierte en una ruta para prevenir la impunidad y la prevención de delitos de lesa humanidad, finalizó.

Coincidió con él la periodista Carmen Aristegui, quien recordó que los ministros elaboraron un libro que retrataba lo que sucede en países como México cuando es "un Estado fallido en la impartición de justicia", además de poner al servicio de las instituciones para la protección "y venganza" de gobernadores.

Añadió que el caso de Lydia Cacho puso en la mesa la posibilidad de llevar a juicio político a un gobernador, y aunque no se realizó, hizo que la sociedad elevara su nivel de exigencia en delitos de este tipo. A pesar de haber cumplido una década, el libro se mantiene en la luz gracias a la labor de colegas periodistas, opinó.

El poeta y activista Javier Sicilia abundó sobre la vigencia de la publicación, ya que en las calles siguen impunes políticos implicados en redes de trata de personas, quienes "usan a la gente y al país como si fueran una mercancía, que sigue visible por la valiente labor de Lydia Cacho".

Por ello, el activista llamó a refundar al Estado para evitar crímenes como los contenidos en el libro y exigir cuentas a las autoridades, "que han querido silenciar a Lydia Cacho o censurar, como a Carmen Aristegui". Sicilia agradeció a Lydia Cacho "por mantener la dignidad de las niñas".

La autora del libro, la periodista y feminista Lydia Cacho, compartió su experiencia a partir de la creación de Los Demonios del Edén, que comenzó con amenazas de Succar Kuri, sumadas a las de un abogado que la había amenazado previamente por su labor periodística sobre violencia de mujeres; años después se volvería la defensa de Kuri.

También recordó y agradeció el movimiento de sus colegas y de activistas para visibilizar su detención en Cancún y su traslado a Puebla, por órdenes del entonces gobernador de esa entidad, Mario Marín. "Gracias a todos ellos y ellas pude contar mi historia", expresó.

Reveló que durante esta primera década de la primera edición de su libro ha recibido 27 amenazas de muerte y un atentado a su camioneta blindada, además de ser testigo de las múltiples amenazas, persecuciones y asesinatos a otras y otros periodistas.

Sobre las repercusiones de su trabajo en la impartición de justicia, reconoció que la Suprema Corte sentó un precedente que muestra que la ley sí sirve para proteger a las niñas, niños y adolescentes.

Compartió que una de las niñas rescatadas estudia psicología con el afán de ayudar a personas víctimas de trata de personas.

"Estoy en nombre de todas las víctimas que durante siete años siguieron el proceso jurídico hasta ver a su victimario preso. La justicia sí existe y están vivas gracias a que alguien las escuchó. Quiero celebrar que estamos aquí, que sigo viva y que hago periodismo. Diez años después y ver la sonrisa de las niñas me dicen que ha valido la pena", concluyó.

Por Emma Blancas
Fuente: Mujeres Net