octubre 12, 2015

Miles marcharon en el 30 Encuentro Nacional de Mujeres


Miles de mujeres marcharon por las calles marplatenses para decir basta de violencia contra las mujeres, contra las redes de trata y prostitución y para exigir el derecho al aborto.



El Encuentro superó las trabas impuestas por una Comisión Organizadora rutinaria. Desde el acto de apertura realizado en un estacionamiento, se vislumbró su incapacidad para canalizar la energía de las jóvenes, estudiantes y trabajadoras que llegaron a Mar del Plata.

Pero la fuerza desatada el 3J con la movilización histórica #NiUnaMenos se hizo sentir en los talleres repletos, en el amplio repudio y la bronca contra los femicidios ocurridos mientras transcurría el Encuentro, y en los debates por el derecho al aborto.
En marcha por nuestros derechos

La tradicional movilización comenzó a congregar a miles de mujeres desde las 18 horas en Independencia y Luro. Mientras se reunían las columnas y se preparaban para marchar, se escuchaban los primeros cantos contra los femicidios, por el derecho al aborto y contra el gobierno nacional que niega ese derecho elemental en acuerdo con la oposición derechista y la Iglesia católica. 


La marcha encabezada por las organizadoras aglutinó a la totalidad del Encuentro, con la notoria ausencia de las mujeres del kirchnerismo que no asomaron en la movilización. El Frente de Izquierda marchó junto a miles de mujeres encabezadas por la bandera “Con Scioli, Macri y Massa no hay Ni Una Menos. Aborto Legal Ya”. Estuvieron presentes las principales candidatas, del PTS la compañera de fórmula de Nicolás del Caño, Myriam Bregman, Andrea D’Atri, que encabeza la lista al Parlasur; Soledad Sosa (diputada de Mendoza) del PO y Angélica Laguna (diputada provincial de Neuquén) de Izquierda Socialista, entre otras.

También participaron de la movilización la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto, organizaciones sindicales y de izquierda. Con un recorrido que alejó las columnas masivas de mujeres del centro de la ciudad, llegando a recorrer la avenida Peralta Ramos junto al mar, la movilización culminó luego de pasar frente a la Catedral donde las participantes denunciaron a la Iglesia por su participación en la última dictadura militar y recordar el pacto que mantiene con el gobierno nacional, en su negativa a reconocer a las mujeres el derecho al aborto legal y gratuito.

Párrafo aparte merece el faltazo del Frente para la Victoria, que había desembarcado con gran presencia y participó en varios talleres defendiendo con cara de piedra las conquistas de la “década ganada”. Pero estuvieron ausentes de la movilización, evidentemente las organizaciones de mujeres kirchneristas prefirieron evitar encontrarse cara a cara con las que exigen que se implementen medidas urgentes para frenar la violencia, para que se haga realidad el grito de #NiUnaMenos, y con las que reclaman el derecho al aborto legal negado por el kirchnerismo y que se ha cobrado la vida de más de 3 mil mujeres durante sus 12 años de gobierno.

Este nuevo Encuentro Nacional de Mujeres mostró que a pesar del rutinarismo de la Comisión Organizada, acostumbrada a los consensos, las mujeres llegaron masivamente al encuentro. Entre las que quieren organizarse para pelear por sus derechos, la izquierda se consolida como un referente político, como lo demostró la enorme columna de Pan y Rosas y el Frente de Izquierda. Con ellas marcharon las familiares de los jóvenes asesinados por la Policía que buscan justicia, las trabajadoras que defienden sus puestos de trabajo, las que pelean por el derecho al aborto legal, para terminar con los femicidios. Con el kirchnerismo, después de esta “década ganada” solo marcha… el kirchnerismo. Más allá de la retórica gastada de “más democracia, más derechos”, el Frente Para la Victoria confirma una vez más que en su agenda no están los derechos de las mujeres.
Quiénes marcharon con Pan y Rosas

Pan y Rosas marchó con una de las delegaciones más grandes de este Encuentro Nacional de Mujeres, con más de 2 mil estudiantes, trabajadoras, familiares de víctimas del gatillo fácil, como las familias de Franco Casco y Jonhatan Herrera, y militantes de DDHH.

Formaron parte de la delegación las obreras de Madygraf bajo gestión obrera, y de WorldColor también ocupada por sus trabajadoras y trabajadores; las obreras de la alimentación de Kraft, las trabajadoras telefónicas, de la salud, las maestras de los SUTEBA recuperados, de Ademys y UTE de la Ciudad de Buenos Aires. 


Este Encuentro Nacional de Mujeres fue la oportunidad también para traspasar las fronteras y unir las luchas de las trabajadoras, con la presencia de las obreras del pescado de la fábrica Fripur. Las trabajadoras que resistieron el cierre de la fábrica abandonada por los que acompañaron a la recientemente creada Pan y Rosas Uruguay, que se suma a las organizaciones hermanas en Argentina, México, Brasil y el Estado español.

“Pan y Rosas, compañera, vino a plantar su bandera contra quienes nos oprimen y apoyan este sistema”, se escuchó desde la Catedral hasta el punto de desconcentración. Allí realizaron un acto de cierre con las trabajadoras de Madygraf, WorldColor y Fripur, también saludó a las participantes la diputada nacional y candidata a vicepresidenta por el Frente de Izquierda, Myriam Bregman. Andrea D’Atri, fundadora de Pan y Rosas y candidata al Parlasur, convocó a todas las mujeres presentes a sumarse a la lucha en las calles para terminar con la violencia contra las mujeres y la conquista de nuestros derechos, como parte de la pelea por una sociedad sin explotación ni opresión.


Por Celeste Murillo
Fuente: La izquierda diario