octubre 01, 2015

Mujeres y niñas necesitan de la acción de los gobiernos


Shelby Quast. Crédito: Cortesía
Los jefes de Estado y de gobierno aprobaron el domingo 27, en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Nueva York, los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que marcarán el camino de la agenda internacional de desarrollo para los próximos 15 años.

Las principales prioridades de la nueva agenda de desarrollo, refrendada por la cumbre de tres días, son erradicar la pobreza y luchar contra la injusticia y la desigualdad.

Uno de los objetivos, el 5, se concentra específicamente en “lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”, lo que incluye poner fin a la violencia que sufre la población femenina.

Esta promoción de la equidad de género debe ser el eje de todas las metas.

En el quinto objetivo también quedan incluidas prácticas dañinas como la mutilación genital femenina. Pero se necesita un indicador para impulsar esta meta.

Esa extrema violación de derechos humanos es un fenómeno que no solo existe en África, sino también en Gran Bretaña y otros lugares de Europa, en Estados Unidos y otros sitios del continente americano, en Asia, Medio Oriente y otras partes del mundo.

En los últimos 20 años, Igualdad Ya contribuyó a crear un movimiento global para lograr la igualdad de género. Hubo algunos avances con algunos gobiernos que enmendaron muchas leyes contra las mujeres y las niñas. Más de la mitad de las normas sexistas que destacamos cinco años después de la Conferencia de Beijing ya se enmendaron o derogaron.

Se lograron avances en el acceso de las niñas a la educación, así como la mortalidad materna se redujo a la mitad en las últimas dos décadas, las mujeres tienen más probabilidades de ocupar cargos de dirección y casi todas las nuevas constituciones redactadas después de 1995 contemplan la igualdad entre hombres y mujeres.

Sin embargo, los logros no han sido consistentes, y muchos países no cumplieron los compromisos contraídos hace dos décadas. En Rusia, existen 465 empleos vedados por ley para las mujeres.

Además, la violación marital es legal en decenas de países. Y en Malta, si un secuestrador “se casa con su víctima, evita el proceso judicial”.

Nuestra campaña para enmendar todas las leyes discriminatorias del mundo es una forma de impulsar a los gobiernos a tomar medidas que se correspondan con sus compromisos, pues no hay razón para que las mujeres y las niñas sigan esperando.

Todavía falta mucho para lograr la participación de las mujeres en los procesos de decisión y, en sentido amplio, la violencia contra niñas y mujeres no se redujo de forma significativa; una de cada tres mujeres en el mundo sufrió violencia sexual, 30 millones de niñas están riesgo de sufrir mutilación genital en la próxima década, elabuso sexual de menores bajo la forma de “matrimonio” afecta a 15 millones de niñas al año.

En algunos países, hemos visto retrocesos. Kenia aprobó la nueva Ley de Matrimonio en 2014 y legaliza la poligamia, aun sin el consentimiento de la primera esposa del hombre.

Todavía hay una brecha enorme entre lo que los gobiernos se comprometieron a hacer y lo que hacen en la práctica. En muchos casos, aun en los casos en que existen leyes contra la violencia y la discriminación, estas no se implementan.

El último fin de semana de septiembre, los gobiernos (una vez más) se comprometieron a lograr los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible, pero luego no destinan suficiente tiempo, esfuerzo ni otros recursos para garantizar un cambio tangible en sus propios países.

Las sociedades no pueden desarrollarse desde el punto de vista social, económico, político o cultural sin asegurar la igualdad entre los ciudadanos. No podemos tener seguridad y paz sostenibles sin salvaguardar los derechos de una mitad de la sociedad. Tampoco podemos poner fin a la pobreza sin atender los desequilibrios de género, cuando la mayoría de los pobres del mundo son mujeres.

Las necesidades de las niñas y las mujeres son centrales para el desarrollo sostenible. Cada niña debe tener la misma oportunidad de acceder a la justicia, la educación, la salud y a vivir segura y en paz. Las mujeres deben ser valoradas de la misma forma que los hombres.

El movimiento global en defensa de la igualdad de género crece todo el tiempo. Las reuniones del último fin de semana de septiembre en Nueva York permiten que esta vez los gobernantes de todo el mundo realmente escuchen y traduzcan las palabras en mejoras para todas las personas. No podemos estar en la misma situación actual dentro de 15 años.

Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no representan necesariamente las de IPS – Inter Press Service, ni pueden atribuírsele.


Traducido por Verónica Firme
Fuente: IPS