noviembre 11, 2015

7N: Feminismo haciendo historia

Sin apoyo de la mayoría de los medios de comunicación. Sin reclamos mediáticos. La primera Marcha Estatal contra las violencias machistas celebrada este sábado 7 de noviembre superó todas las expectativas, también de las convocantes: cerca del medio millón de personas inundaron Madrid de feminismo. Morado y diverso. Reivindicativo y alegre. También político.


Muchas mujeres jóvenes. Mujeres inmigrantes, latinoamericanas, musulmanas, europeas. Gitanas. Alcaldesas, concejalas, diputadas. Integrantes de asociaciones y mareas llegadas de todo el Estado español. Hombres de todas las edades acompañaban. Múltiples viejas sábanas pintadas y plotters gigantes hacían de pancartas. Antiguas consignas entrelazadas con nuevos cánticos: “Si el amor te aprieta, no es tu talla”, “No es un caso aislado, es el patriarcado”, “El machismo mata” “Nosotras nos queremos vivas”. Madrid fue una fiesta.

Recorrido

Calentamos motores con la performance de Woman in Black. Frente al Ministerio de Sanidad decenas de mujeres vestidas de negro se dieron la mano. Tumbadas sobre el pavimento, simulando ser los cadáveres de las mujeres asesinadas a manos de sus parejas o ex parejas, fueron silueteadas con tiza por varias organizadoras de la iniciativa. Mientras, se leyeron los nombres y lugares de procedencia de las víctimas de la violencia de género en este 2015, un gesto que emocionó a muchas participantes.


La Marcha, que fue desde Atocha, pasando por Cibeles hasta Plaza de España, estuvo guiada por una cabecera formada por mujeres supervivientes de la violencia machista y representantes del movimiento feminista. Ángela González, cuyo exmarido asesinó a la hija de ambos en un régimen de visitas, a pesar de las múltiples denuncias y reclamos de la madre, leyó el manifiesto.


Primera parada en Cibeles. El colectivo Generando Arte invita a colocar flores de color violeta en los laterales de la fuente. Segunda parada en la esquina de Gran Vía con la calle Montera. El Bloque Feminista Estudiantil despliega una tela negra en el suelo y la llena de perchas (símbolo del aborto) y de pintura roja en señal de protesta por la última modificación legislativa relativa a la interrupción del embarazo, que impide abortar a las menores sin consentimiento de sus padres, madres o personas tutoras.


Nos va la vida en ello

Alba, una de las jóvenes que participó en la Marcha el sábado, explicaba para AmecoPress con claridad: “Nos matan por el simple hecho de ser mujeres. Y los medios de comunicación y las instituciones son cómplices. Padecemos violencias machistas en plural, ya que el asesinato es la cúspide de la violencia patriarcal. Nos va la vida en ello”.

Precisamente hacer visibles esas violencias, en plural, era uno de los objetivos de la manifestación.


La marcha concluyó en plaza de España, con la lectura de un segundo manifiesto en todas las lenguas oficiales. Para escucharlo, todos y todas las asistentes se sentaron en el suelo. La plaza rebosaba de personas que salieron a la calle para exigir que la violencia de género sea considerada una cuestión de Estado. Para reclamar que se reviertan los recortes en Igualdad y la revisión de la Ley Integral contra la Violencia de Género para ampliar, entre otras cuestiones, la consideración de víctimas de violencia machista fuera del marco de la relación de pareja. La Solfónica fue la encargada de clausurar el acto.


Histórica, impresionante marea violeta, diversa y feminista. Tras meses de trabajo y de ninguneo de gran parte de los medios de comunicación, el sábado, 7N, todos los informativos tuvieron que hacerse eco de la multitudinaria marcha estatal contra las violencias machistas.


El 7N apenas empieza. Las organizadoras advirtieron que vigilarán y reclamarán que se cumplan las mociones y proposiciones que los partidos políticos han aprobado en ayuntamientos y diputaciones, para exigir políticas de igualdad efectivas que acaben con la violencia de género.

Violencias

El Manifiesto denuncia que la violencia machista "es la más grave violación de los derechos humanos de las mujeres” y recuerda que "el terrorismo machista" ha asesinado a más de 1.300 mujeres desde 1995. Según el Gobierno 45 mujeres –lamentablemente desde el sábado hay que sumar cuatro- han perdido la vida en 2015 por violencia machista. Pero solo contabiliza aquellos asesinatos que se producen en el ámbito de la pareja o ex pareja. Con un enfoque más amplio Feminicidio.net contabiliza 88. "Y esto es solo la punta del iceberg".


El 50% de las españolas ha sufrido acoso sexual en algún momento de su vida. El 49% de las mujeres ha evitado en el último año determinados sitios por miedo. Violan a una mujer cada 8 horas. Las mujeres cobran menos por realizar el mismo trabajo que los hombres. Los medios de comunicación siguen diciendo que las mujeres mueren en lugar de decir que son asesinadas por machistas. Las mujeres están invisibilizadas y olvidadas por la historia y las deportistas siguen sin salir en las noticias. El 90% de los cuidados recaen sobre las mujeres. Y las instituciones no dan respuesta ante esta y otras tantas situaciones de desigualdad. Entre 2007 y 2015 el Gobierno destinó casi el doble a promoción del ejército que a prevención en la violencia de género.


Un evento histórico tuvo lugar el sábado en Madrid. 380 organizaciones territoriales y 70 estatales convocando por todos lados. Organizaciones de diverso tipo, sindicatos y partidos políticos adhiriendo y participando. Más de 100 Ayuntamientos aprobando mociones. Cientos de miles de personas plantando cara a las violencias machistas. El eco de esta movilización sin precedentes llegará lejos, aunque nos indigna que, a tan solo 48 horas de esta macro manifestación ciudadana, hayan sido asesinadas cuatro mujeres más. Seguiremos luchando y exigiendo que la lucha contra la violencia machista sea una prioridad.

Fuente: AmecoPress