noviembre 12, 2015

Largo viaje por el feminismo europeo

“Estudien, estudien ustedes Historia, damas y caballeros españoles, antes de acusar de extranjerismo a un feminista”, escribía en 1917 la escritora y política feminista María Lejárraga cuya personalidad literaria fue suplantada por su esposo Gregorio Martínez Sierra. Karen Offen, que cita este lúcido texto, ha puesto en práctica el consejo de la escritora española y ha estudiado en este libro la historia política de los feminismos europeos a lo largo de dos siglos y medio, a partir de una doble convicción: que la trayectoria del desafío feminista en Europa es parte esencial del desarrollo de la esfera pública y que la historia del feminismo es parte integrante de la historia política interna de Europa.

Desmiente así a Simone Beauvoir en la introducción de El segundo sexo: “Las mujeres no tienen pasado propio ni historia propia ni religión propia, y no tienen una solidaridad de trabajo e interés como la del proletariado”. Para demostrar que sí tienen historia propia, Offen hace una exploración por los desafíos de las mujeres a la hegemonía masculina a través de un estudio comparativo del desarrollo de los feminismos en las sociedades europeas y de una relectura feminista de la historia de Europa. El libro presta especial atención a los contextos históricos y sigue cronológicamente los debates y movilizaciones del feminismo de cada época, evitando así proyectar los problemas actuales.

A partir de aquí lo que descubre es la diversidad de tradiciones culturales e ideológicas que influyen en los orígenes y la evolución del feminismo y dan lugar a una pluralidad de tendencias feministas. En el estudio del siglo XVIII Karen Offen no sigue el enfoque convencional de la Ilustración, centrado en los filósofos masculinos, sino que recoge materiales críticos del estatuto subalterno de las mujeres, recupera una multiplicidad de voces defensoras de las reivindicaciones feministas y analiza las controversias entre feministas y antifeministas durante la Revolución Francesa.

Las feministas fueron abriendo caminos para expresar sus propuestas en medio de las reacciones políticas contrarrevolucionarias que marcaron el siglo XIX. Y lo hicieron a través de una serie de desarrollos que están en el centro de la historia de las mujeres: creciente alfabetización y educación; masiva incorporación al trabajo fuera del hogar; intensa rivalidad entre las feministas y los socialistas y surgimiento de una conciencia de clase, que dio lugar a un feminismo socialista; crecimiento de los movimientos feministas organizados tanto a nivel nacional como internacional.

En el siglo XX, tras la Segunda Guerra Mundial, se interrumpió el ímpetu del feminismo, este se vio asediado y las feministas europeas tuvieron que afrontar numerosas dificultades. Pero la autora cree que el feminismo también salió triunfante del asedio y logró importantes avances durante la primera mitad del siglo XX: reconocimiento del sufragio femenino en la mayoría de los Estados europeos; elección de mujeres para cargos públicos y promoción a tareas ejecutivas de gobierno; consolidación del acceso de las mujeres a la educación superior, etc.

El largo viaje de Offen por tierras feministas europeas termina con una pregunta: ¿reinventar la rueda o construir un trampolín histórico?, a la que responde: “Tenemos cosas mucho más importantes que hacer que estar reinventando la rueda una y otra vez... Es más eficaz construir a partir de lo que ya está edificado”.

Feminismos europeos, 1700-1950. Una historia política. Karen Offen. Traducción de Pedro Piedras Monroy. Akal. Madrid, 2015. 556 páginas. 36 eurosTwittear


Fuente: El País