noviembre 19, 2015

México: Violencia Sexual

En México cada 9 minutos se violenta sexualmente a una persona, 70 mil al año sólo en el Distrito Federal según la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas, A.C. (ADIVAC).

De acuerdo al último reporte del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) el delito de violación sexual va en aumento, sobre todo en entidades como el Estado de México y Chihuahua.

El Estado de México concentró 350 violaciones sexuales denunciadas en el primer trimestre de 2015, de las 1,025 en todo el país, convirtiéndolo en una de las entidades con mayor número de denuncias por este delito.

El reporte indica que el delito de violación sexual ha ido en aumento por ejemplo, mientras en enero ocurrieron 904 casos de abuso sexual, para febrero registró una disminución y hubo 883 casos.

Sin embargo, en marzo la incidencia de ese delito repuntó hasta los 1,025 casos. Las cifras oficiales señalan que el Estado de México es una de las entidades donde más se cometen violaciones sexuales. En los municipios mexiquenses ocurrieron en promedio cada mes 130 casos; el estado de Chihuahua también reflejó un aumento considerable de esos delitos. Mientras en enero se cometieron 53 casos, entre febrero y octubre se reportaron entre 65 y 87 casos denunciados cada mes.

En contraste, Colima tuvo este año tasa cero en esos delitos. Sólo en enero se hicieron cuatro denuncias. En el Distrito Federal las denuncias varían entre 37 casos en enero a 70 denuncias en octubre, en la Procuraduría de Justicia capitalina. En Guanajuato ocurre una situación similar.

De acuerdo a cifras presentadas por ADIVAC que está cumpliendo 25 años de actividad y suma experiencia, el abuso sexual es uno de los delitos más graves cometidos contra la integridad y los derechos de las personas, especialmente mujeres.

Advierte ADIVAC que cuando las víctimas son menores de edad, la gravedad de esta agresión aumenta y las consecuencias son devastadoras. Se ha probado que cuando el abuso que comienza en la infancia, continúa durante años. Hay casos que una víctima sigue afectada hasta su vida adulta.

La experiencia de atención y seguimiento de estos casos de abuso, señala ADIVAC, puede afirmar que la violencia sexual se expresa como: violación, abuso sexual, incesto, hostigamiento sexual, pornografía infantil, sometimiento y ejercicio del poder, intromisión en la intimidad y ofensas lascivas.

Se trata de un fenómeno que sucede cotidianamente y hoy sabemos que ha estado presente por generaciones.

¡Cifras para estar alerta!

Informes de la Cámara de Diputados señalan que en un solo año hubo 15 mil denuncias de violación sexual en todo el país. Pero es muy grave en la infancia, y es ahí donde se encuentra la cifra oculta. Señala ADIVAC que también las mujeres adultas no denuncian por lo engorroso de los trámites, siendo el hostigamiento el delito de menor denuncia en las procuradurías, probablemente, señala la fuente, por el “ofensivo” mínimo de sanción.

El abuso sexual infantil es 65 veces más común que el cáncer pediátrico, 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 6 niños es abusado sexualmente durante la infancia o adolescencia. Al menos el 20% de las personas han sufrido o sufrirán abuso sexual durante su infancia.

El último número oficial (2013) refleja que el total de denuncias realizadas por este delito fue de 5 mil 736, sin embargo se estima que éste representa tan sólo el 10% del total de abusos sexuales que suceden y de éstos en solamente el 1.5% de los casos se consigna al agresor.

Otra cifra alarmante, es que en 6 de cada 10 casos de abuso sexual a menores el agresor es familiar directo; el incesto ocurre en todos los tipos de familia. Por otra parte, 1 de cada 5 víctimas de abuso sexual infantil es contactado a través de Internet número que, de no supervisarlos de forma adecuada, se prevé irá creciendo rápidamente debido a la gran accesibilidad versus escasez de información sobre medidas de autocuidado que poseen los niños.

¿Cómo se ha abordado esta problemática en México?

Comenzó a abordarse gracias a la insistencia de múltiples grupos de mujeres preocupadas por el gran número de niñas, niños adolescentes y mujeres agredidas sexualmente; por algunas diputadas, diputados, instituciones públicas, académicos y personas a nivel individual.

Por ejemplo, en 1988 se llevó a cabo un Foro de Consulta Ciudadana

; a partir de entonces se replanteó el Código Penal del Distrito Federal en su apartado sobre Delitos Sexuales. Se instauraron cuatro Agencias Especializadas para atender delitos sexuales y, en 1990, se creó dentro de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal el Centro de Terapia de Apoyo y la Dirección de Atención a Víctimas y Servicios a la Comunidad.
Desde la sociedad civil surge en 1976 CAMVAC (Centro de Apoyo para Mujeres Violadas, AC), en seguida se funda COVAC (Colectivo En contra de la Violencia Hacia las Mujeres, AC, 1984) –que en sus inicios atiende la violencia sexual— y posteriormente es fundada ADIVAC (Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas, AC, 1990) que retoma entre sus objetivos la atención multidisciplinaria de la problemática de la violencia sexual y de género.

Asimismo, desde el ámbito académico se instaura en la FES-Iztacala de la UNAM el PIAF (Programa Interdisciplinario de atención a la violencia sexual y estudios de género, 1988) y en Ciudad Universitaria – Facultad de Psicología, empieza en funcionamiento el ya extinto PAIVSAS ( Programa de Atención Interdisciplinaria a sobrevivientes de un abuso sexual).

El seguimiento del abuso y violación sexual ha significado al menos 25 años de estudio; modificación de leyes y creación de instancias, hasta que en 2007 se promulgó una ley integral, la de Acceso de las Mujeres a una Vida sin Violencia, que aborda todas las violencias de género analizadas.

No obstante, señala en su 25 aniversario ADIVAC, el fenómeno en lugar de disminuir ha crecido y su extremo es el asesinato de mujeres, conocido como feminicidio.


Por Sara Lovera
Fuente: AmecoPress/SemMéxico