enero 06, 2016

Informe Global de la Brecha de Género 2015

La brecha entre hombres y mujeres en salud, educación, oportunidades económicas y representación política se ha cerrado un 4 % en los últimos 10 años, según elInforme Global de la Brecha de Género 2015 del Foro Económico Mundial publicado hoy. En términos económicos, la brecha se ha cerrado tan solo un 3 %, y los avances hacia la igualdad salarial y paridad en el mercado de trabajo se han estancado notablemente desde 2009/2010.

La lentitud de los avances a la hora de cerrar la brecha de las oportunidades económicas entre mujeres y hombres significa que las mujeres no han logrado ganar la cantidad que ganaban los hombres en 2006 (año en que se publicó por primera vez el informe) hasta ahora. Si se extrapola esta trayectoria, es de suponer que el mundo tardará otros 118 años (hasta 2133) en cerrar la brecha económica por completo.

Respecto a los logros educativos, otro de los cuatro pilares del informe, los datos son contradictorios. En total, la brecha de género se sitúa ahora en un 95 %, a un 5 % de la igualdad. Esto supone una mejora del 92 % con respecto al 2006. A nivel mundial, 25 países han cerrado la brecha por completo, y los mayores avances se han producido en el ámbito de la formación universitaria, en el que las mujeres ya representan la mayoría de estudiantes en casi 100 países.

Sin embargo, estos avances no han sido universales, ya que un 22 % de todos los países tenidos en cuenta en los últimos diez años está experimentando una apertura de la brecha entre hombres y mujeres en lo que respecta a la educación. También hay una notable falta de correlación entre el acceso de las mujeres a la educación y su capacidad de ganarse la vida ocupando puestos cualificados o de liderazgo. Pese a que las mujeres representan la mayoría de los estudiantes universitarios matriculados en 97 países, solo son mayoría en puestos cualificados en 68, y en puestos de liderazgo, en muchos menos (solo cuatro).

La salud y la supervivencia, el tercer pilar, es el más cercano a la paridad, con un 96 %. 40 países han cerrado esta brecha por completo, y cinco de ellos lo han logrado en los últimos doce meses. A pesar de este alentador aumento, en total la brecha de género en salud y supervivencia se ha abierto ligeramente en comparación con 2006.

La brecha en empoderamiento político, el cuarto pilar medido por el Índice, es la más amplia. A nivel mundial, solo el 23 % de esta brecha de género se ha cerrado, pese a que esta área también ha experimentado los mayores avances, mejorando un 9 % frente al 14 % en 2006. Tan solo dos países han alcanzado la paridad parlamentaria y cuatro han alcanzado la paridad en cargos ministeriales.

Si bien ningún país ha cerrado la brecha de género total, los países nórdicos siguen siendo las sociedades más igualitarias del mundo. Desde el año pasado, los primeros cuatro países son Islandia (1), Noruega (2), Finlandia (3) y Suecia (4): Noruega ha adelantado a Finlandia. Dinamarca (14) y Bélgica (19) se han descolgado de los 10 primeros puestos, mientras que Irlanda (5) ha subido tres posiciones. Ruanda (6), que entró en el Índice por vez primera el pasado año, subió un puesto. Filipinas (7) subió dos puestos, consolidando su posición entre los diez primeros. Nicaragua (12) sigue Por lo demás, Estados Unidos (28) pierde ocho puestos desde 2014 debido a una brecha salarial menor y a cambios en puestos a nivel ministerial. Otras grandes economías entre los veinte primeros son Alemania (11), Francia (15) y Reino Unido (18).

En el grupo de los BRICS, el país que ocupa el puesto más alto sigue siendo Sudáfrica (17) gracias a sus altas puntuaciones en participación política. El siguiente es Rusia (75) seguido por Brasil (85), que perdió 14 puestos este año debido a un aumento de la brecha salarial y a una disminución del número de mujeres que ocupan puestos ministeriales. China (91) perdió cuatro puestos e India (108) subió 6.

Análisis regional

Ciertos países de Europa y Asia Central ocupan 14 de los 20 primeros puestos del Índice, dos más que el pasado año. De las principales economías de la región, Alemania y Francia suben un puesto, mientras que la subida de ocho puestos de Reino Unido, que regresa a la misma posición que ocupaba en 2013, puede explicarse por una mejora en las áreas de economía, salud y política. Bélgica y Dinamarca son los que más han caído, mientras que Estonia y Eslovenia han experimentado los mayores aumentos. Los países con peores resultados de la región son Malta (104), Armenia (105) y Turquía (130), que perdió cinco puestos pese a una ligera mejora de sus puntuaciones ya que otros países progresaron con más rapidez.

En Asia y el Pacífico, Filipinas (7) sigue siendo el país que ocupa el puesto más alto de la región, seguido de Nueva Zelanda (10) y Australia (36). Estos países son casos aparte, ya que ningún otro país de la región forma parte de los cincuenta primeros. Les siguen Laos (52), Singapur (54) y Mongolia (56). La puntación total y la posición de China (91) cayeron ligeramente debido a una bajada de la ratio de sexo en el nacimiento. Indonesia (92), Japón (101) e India (108) han mejorado con respecto al año pasado sus puntuaciones totales a pesar de bajar sus puntuaciones económicas. La República de Corea (115) subió dos puestos este año debido a una mejora en el área económica. Los países con peores resultados de la región son Fiyi (121), Irán (141) y Pakistán (144).

Nicaragua (12), que anteriormente era el único país de Latinoamérica y el Caribeentre los diez primeros, pierde 6 puestos este año debido a bajadas en la igualdad salarial y al porcentaje de mujeres en puestos parlamentarios y ministeriales. Hay 11 países de la región entre los 50 primeros, uno más que el pasado año. Entre las mayores economías, México (71) sube nueve puestos debido a mejoras en el área de política mientras que Brasil cae al puesto 85 como resultado de un aumento de la brecha salarial y un menor número de mujeres en puestos ministeriales. Los países con peores resultados de la región son Belice (103), Guatemala (106) y Paraguay (107).

En Oriente Medio y el norte de África, Israel (53) y Kuwait (117) son los países mejor posicionados de la región. El siguiente es Emiratos Árabes Unidos, en 119.ª posición. Tanto Kuwait como EAU pierden cuatro puestos este año a pesar de un ligero aumento de sus puntuaciones globales gracias a un cambio relativamente más rápido en países como India, la República de Corea y Zambia. La región de Oriente Medio y el norte de África también es donde se encuentra el país peor situado en el Índice, Yemen, que lleva ocupando el puesto número 145 desde 2006, pero que ha mejorado considerablemente sus anteriores puntuaciones.

El África subsahariana cuenta con tres países entre los 20 primeros del Índice. El mejor posicionado, Ruanda (6), subió un puesto debido a mejoras en las áreas de economía y política. Le sigue Namibia (16), que sube 24 puestos este año y se encuentra entre los cinco países que ha logrado mayores avances a nivel global en comparación con el pasado año. Sudáfrica (17) subió una posición gracias a mejoras en la igualdad salarial. Le siguen Burundi (23) y Mozambique (27). Nigeria (125), la mayor economía de la región, cayó siete puestos debido a pérdidas en todas las áreas excepto educación. Por último, los países con peores resultados de la región son Costa de Marfil (133), Mali (137) y Chad (142).

Diez años de análisis

Diez años de datos del Informe Global de la Brecha de Género, publicado por primera vez en 2006, revelan el patrón de cambio en todo el mundo con respecto a los resultados obtenidos por los 109 países baremados en ediciones anteriores y en relación con los demás. La región que muestra la mayor mejora absoluta es Latinoamérica, seguida de Asia y el Pacífico, el África subsahariana, Europa y Asia Central, Oriente Medio y el norte de África y Norteamérica. No obstante, si los comparamos con sus propios puntos de partida hace casi una década, el orden de cambio relativo es ligeramente diferente, con Oriente Medio y el norte de África en tercera posición, el África subsahariana en cuarta y Europa y Asia Central en quinto lugar.

La dirección del cambio en los países desde 2006 hasta hoy ha sido positiva en su mayor parte, pero no de forma universal. De los 109 países que han sido continuamente baremados en el informe en los últimos diez años, 103 han reducido sus brechas de género, pero otros seis han visto cómo se deterioran las perspectivas de las mujeres. Estos seis países se reparten entre distintas regiones: en Asia se trata de Sri Lanka; en África, Mali; en Europa, Croacia y la República Eslovaca y en Oriente Medio, Jordania y la República Islámica de Irán. En el continente americano, ningún país ha aumentado su brecha de género.

Mientras que los países nórdicos siguen sirviendo de modelo en términos de su capacidad de alcanzar la igualdad de género, algunas de las mayores mejoras absolutas y relativas de los últimos diez años proceden de países que ocupan puestos más bajos en las listas.

Nicaragua y Bolivia, por ejemplo, son los que han obtenido mejores resultados a la hora de reducir la brecha de género total en la última década, seguidos de Nepal, Eslovenia y Francia. Los países con mayores mejoras con respecto a sus puntos de partida hace diez años son Arabia Saudí por su participación y oportunidades económicas, Burkina Faso por sus logros educativos, Georgia por salud y supervivencia, y EAU por empoderamiento político. En términos absolutos, los países que más han mejorado son Bahréin por participación económica; Burkina Faso por logros educativos; Georgia por salud y supervivencia y Bolivia por empoderamiento político. Los países con mayores pérdidas en relación a sus resultados anteriores son Jordania por participación económica; Malasia por logros educativos; India por salud y supervivencia e Hungría por empoderamiento político. Los países que menos han mejorado en términos absolutos son Tanzania por participación económica; Malasia por logros educativos; India por salud y supervivencia, y Sri Lanka por empoderamiento político.

Los avances no han sido uniformes en las cuatro áreas de economía, política, salud y educación. En cuanto a logros educativos y salud y supervivencia, pese a que muchos países ya han alcanzado la paridad, siguen existiendo reveses en algunas partes del mundo. De hecho, el 22 % de los países baremados presentan brechas educativas superiores a hace diez años, y el 39 % de los países presenta brechas mayores en salud y supervivencia que hace diez años. Las mayores brechas de género siguen siendo las de las áreas económica y política, pero ha habido menos giros, con solo el 16 % de los países perdiendo puestos en empoderamiento político y solo el 13 % en participación y oportunidades económicas.

En la categoría de participación económica, más del 80 % de los países ha registrado avances absolutos en la participación en el mercado de trabajo, y Nepal es el país que ha experimentado un mayor aumento. Otros países que han mostrado un especial crecimiento en este indicador son Botsuana, Nigeria, España, Nicaragua, Sudáfrica y Lesoto. Las mayores ganancias absolutas en cuanto a mujeres en puestos senior(legisladoras, funcionarias de alta categoría y puestos directivos) proceden de Colombia, Ghana y Francia, mientras que en puestos muy cualificados en general (trabajadoras profesionales y técnicas), son Lesoto, Albania y Guatemala los países que han experimentado los mayores avances en términos absolutos.

Entre los mejores en el área política están Bolivia, Eslovenia, Nicaragua, Islandia y Francia, seguidos de cerca por Italia y Suiza. Todos ellos han cerrado sus brechas de género políticas entre un 20 y un 35 %.

Argumentos para la Igualdad de Género

«El incremento de la automatización asociado a la Cuarta Revolución Industrial afectará no solo a la economía, sino también a la humanidad. En este contexto, debemos crear un mundo en el que los ideales y las aportaciones de las mujeres tengan tanto valor como los de los hombres. La igualdad de género en nuestro pensamiento y nuestras acciones tendrá una crucial importancia en asegurar que el futuro esté al servicio de la humanidad, no amenazado por ella», afirma Klaus Schwab, fundador y director ejecutivo del Foro Económico Mundial.

«Más mujeres que hombres están matriculadas en la universidad en casi 100 países, pero las mujeres ocupan la mayoría de cargos directivos en apenas un puñado de estos países. Empresas y gobiernos necesitan implantar nuevas políticas para evitar esta continua pérdida de talento y aprovecharlo para mejorar el crecimiento y la competitividad», afirma Saadia Zahidi, jefa del Programa para la Paridad de Género en el Foro Económico Mundial.

El informe cubre los últimos estudios sobre los beneficios de la igualdad de género en una serie de sectores, el uso actual de herramientas políticas y prácticas empresariales e implicaciones futuras para líderes empresariales y responsables del diseño de políticas, e incluye nuevas conclusiones en el contexto de los cambios en los mercados de trabajo.

Metodología

El Índice Global de la Brecha de Género clasifica el desempeño de 145 países respecto a la brecha entre mujeres y hombres en términos de salud, educación, economía e indicadores políticos. Su objetivo es comprender si los países están distribuyendo sus recursos y oportunidades de manera equitativa entre mujeres y hombres, sin importar sus niveles de ingresos generales. El informe mide el tamaño de la brecha de género en cuatro áreas:
  • Participación y oportunidades económicas: salarios, participación y liderazgo
  • Educación: acceso a niveles básicos y superiores de educación
  • Empoderamiento político: representación en estructuras de toma de decisiones
  • Salud y supervivencia: esperanza de vida y proporción hombre-mujer

Los resultados del Índice pueden interpretarse como el porcentaje de la brecha que se ha cerrado entre mujeres y hombres, y permiten a los países comparar sus resultados actuales frente a los obtenidos en el pasado. Además, las clasificaciones permiten que se puedan hacer comparaciones entre países. 13 de las 14 variables que se utilizan para crear el Índice proceden de indicadores de datos públicos de organizaciones internacionales como la Organización Internacional del Trabajo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y la Organización Mundial de la Salud, y la otra variable procede de una encuesta de percepción llevado a cabo por el Foro Económico Mundial.

Programa para la Paridad de Género

Además de identificar las brechas de género por medio de la serie del Informe Global de la Brecha de Género y otros estudios temáticos, el Programa para la Paridad de Género del Foro Económico Mundial fomenta buenas prácticas que pueden implementarse para cerrar las brechas de género en el área económica, colabora con asociaciones público-privadas en determinados países, coopera con ciertos sectores para analizar y abordar factores contextuales y relativos a cada sector que contribuyen a unas brechas persistentes, y trabaja con comunidades de líderes y expertos con intereses múltiples para cerrar las brechas de género.

Los socios del Programa para la Paridad de Género son: A. T. Kearney, Bank of America, Bloomberg, Burda Media, Centene Corporation, The Coca-Cola Company, EY, Heidrick & Struggles, Johnson Controls, JLL, Manpower Group, Old Mutual, Omnicom Group, Ooredoo, PwC, Renault-Nissan Alliance, SABMiller, Takeda Pharmaceutical y Tupperware Brands Corporation.

Fuente:, Foro Económico Mundial