febrero 11, 2016

Urgen nombramientos en instancias a favor de las guatemaltecas

Representantes de la Coordinadora 8 de Marzo aseguraron que el gobierno del presidente guatemalteco, Jimmy Morales, carece de una agenda estructurada para responder a las principales problemáticas de las mujeres, y denunciaron la falta de diálogo por parte del Ejecutivo y la poca participación femenina en puestos de decisión.

Marta Godínez, integrante del Sector de Mujeres, aseveró que desde la campaña electoral el mandatario mostró poco interés por reunirse con las organizaciones de mujeres, situación que no ha cambiado hasta la fecha; consideró que es una muestra de la visión de Morales sobre el tema, tomando en cuenta que durante su campaña planteó que el rol de las guatemaltecas debe ser en el hogar.

El presidente debe tener apertura y diálogo con todos los actores sociales; solicitamos que pueda responder y explicar la política de atención a los derechos y las demandas que las mujeres han planteado históricamente, declaró Godínez.

La activista destacó que es fundamental que Morales agilice el nombramiento de las autoridades encargadas de la Secretaría Presidencial de Mujer (Seprem), la Defensoría de la Mujer Indígena (Demi), y de la Coordinadora Nacional para la Prevención de la Violencia Intrafamiliar y contra las Mujeres (Conaprevi).

Godínez advirtió que la situación de las guatemaltecas continúa siendo preocupante, debido al aumento de la pobreza y pobreza extrema, la inseguridad que a diario cobra la vida de dos mujeres y la violación en los derechos laborales.

En este sentido, manifestó su preocupación por la posible aprobación de la iniciativa de Ley 5002, que extendería por 10 años los privilegios fiscales a compañías manufactureras y call center. Godínez denunció que los congresistas han sido presionados por la embajada de Taiwán y empresarios para que aprueben la norma.

Floridalma Contreras, integrante del Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas, Similares y a Cuenta Propia, aseguró que esta iniciativa sería perjudicial para el Estado, pues el fisco dejaría de recibir millones de quetzales anuales; denunció que la Asociación de Industria y del Vestuario ha instado a sus afiliados para que no paguen impuestos.

Contreras señaló que es probable que las empresas maquiladoras continúen cerrando sus operaciones y cambiando de nombre comercial, como lo han hecho durante años, para negarse a cumplir con sus obligaciones fiscales y perjudicar a su personal, como sucedió recientemente en una empresa en Villa Nueva, medida que afectó a cerca de 900 personas.


Fuente: Cimac/Cerigua