abril 11, 2016

Francia aprueba una ley sobre prostitución que penaliza únicamente al cliente

Tras dos años de debate parlamentario, Francia aprobó finalmente ayer, 6 de abril, una ley integral sobre prostitución basada en los derechos humanos. Entre las medidas recogidas destaca la penalización de los compradores de servicios sexuales y la despenalización de las personas que ejercen la prostitución.


Con el objetivo de avanzar para acabar con la prostitución, Francia se sitúa como el quinto país europeo que penaliza al consumidor de servicios sexuales; esta medida ha sido previamente implantada en Suecia, Noruega, Islandia y Reino Unido.

Aquellos que compren sexo podrán ser penalizados con una multa de 1.500 euros, que podrá ascender a 3.500, en caso de que existan delitos previos. Además se implantaran cursos de sensibilización para que los consumidores conozcan lo que esconde esta práctica. Con estas medidas el ejecutivo francés pretende que descienda considerablemente la demanda.

En el intento de garantizar que la prostitución no sea una alternativa, el Gobierno francés aportará ayudas económicas destinadas a apoyar y reinsertar a todas aquellas mujeres que quieran dejar de ejercer la prostitución; además de facilitar el permiso de residencia, durante al menos seis meses, a las mujeres víctimas de trata con fines sexuales.

La Coalición para la Abolición de la Prostitución (CAP Internacional) y sus catorce organizaciones miembros, entre las que se encuentra la Comisión para la Investigación de Malos Tratos a Mujeres, han expresado su firme apoyo y satisfacción ante la nueva ley defendiendo que se trata de un paso histórico en la lucha contra la prostitución y la trata de personas.

La Ley integral sobre prostitución:

  • Reconoce la prostitución como una forma de violencia y un obstáculo para la igualdad de género;
  • Deroga todas las formas de penalización a las personas prostituidas;
  • Ofrece nuevas medidas de protección y un mejor acceso a una compensación económica para las víctimas de la prostitución, del proxenetismo y de la trata;
  • Establece una política nacional de salida y un mecanismo de coordinación local para mejorar la protección de las víctimas y su acceso al apoyo social y a las opciones de salida;
  • Permite la concesión de un permiso de residencia temporal a las extranjeras víctimas de trata de seres humanos;
  • Refuerza la lucha contra el proxenetismo y la trata en Internet;
  • Prohíbe la compra de actos sexuales;
  • Crea una política de educación que se desarrollará en las escuelas sobre la no mercantilización de cuerpos humanos.

Foto: Archivo AmecoPress tomada de CAP Internacional
Fuente: AmecoPress