abril 22, 2016

La gimnasta que puso a India por primera vez en las Olimpiadas

Dipa Karmakar el pasado 17 de abril en la prueba clasificatoria por equipo en el preolímpico de gimnasia artística en Río de Janeiro (Brasil). / Gustavo Oliveira (EFE).

Dipa Karmakar, de 22 años, ha pasado a la historia de la gimnasia de India como la primera mujer que se clasifica para las Olimpiadas. El país asiático no había presentado ningún competidor en esta disciplina en los Juegos Olímpicos desde hace 52 años, en 1964. Aquel año compitieron seis hombres que, entonces, no tuvieron que pasar por un proceso de clasificación.

En las rondas clasificatorias de Río 2016, Karmakar quedó en quinto lugar y ganó una medalla de oro en el salto de caballo. La joven india sorprendió con elProdunova, un salto doble hacia el frente con tanta dificultad que sólo otros tres o cuatro gimnastas en el mundo pueden hacerlo. Algunos lo llaman “el Everest de la gimnasia”. A ella no le salió completamente limpio ya que su cuerpo tocó el suelo por unos instantes antes de que lograra ponerse de pie. Sin embargo, fue todo un acierto que le dio los puntos más altos. “Mi entrenador, Bisweshar Nandi, estaba nervioso cuando empecé a practicarlo. Pensaba que podría romperme el cuello o matarme, pero yo quería intentarlo y superar mis límites”, aseguró a los medios.

Su entrenador aceptó que no ha sido fácil. “Antes del evento yo estaba muy nervioso. Esta era su última oportunidad de estar en los olímpicos. Pero Dipa no estaba tan nerviosa. Aunque tenía nervios por el resultado, a la vez confiaba en su desempeño”, aseguró al diario The Hindu.

En India la gimnasta de Agartala, Tripura, al Noreste de India, ha causado orgullo y sensación. La noticia ha saltado a los periódicos y redes sociales. El primer ministro, Narendra Modi, aseguró que la deportista ha dado ejemplo y fortaleza al país. Aunque la gimnasia no es tradicionalmente un deporte con muchos recursos en India: hace apenas tres años, en 2013, se formó un comité dentro de la autoridad deportiva para apoyar a los gimnastas con lugares de entrenamiento. Tras sus triunfos, Karmakar ha recibido apoyo económico del gobierno.


De orígenes humildes, la joven contó a la BBC que se presentó a su primera competición con zapatillas y traje prestados y que le quedaban grandes. Fue su padre, entrenador de halterofilia, quien la introdujo a la disciplina. Al principio tenía miedo a las caídas, pero, con el paso del tiempo, empezó a amar la gimnasia y a querer ganarse un lugar por sí misma. Su primer gran triunfo y reconocimiento internacional lo obtuvo en los Juegos de la Commonwealth en Glasgow en 2014, donde ganó bronce. Con aquella victoria, también se convirtió en la primera mujer india en ganar una medalla en gimnasia en esa competencia internacional.

El otro gimnasta que ha puesto de relieve la gimnasia de India en el pasado reciente es Ashish Kumar. Obtuvo plata y bronce en los Juegos de la Commonwealth en Delhi en 2010. Kumar explica a EL PAÍS que el triunfo de Karmakar es una gran motivación y que ha puesto a la gimnasia de India en una nueva era. “También es importante porque demuestra a la sociedad que las mujeres pueden destacar en cualquier campo que se propongan. Es bueno también para los niños y niñas que vean al ejercicio como un muy buen hábito en su formación”.

Ahora toda la atención de Karmakar está concentrada en los Juegos Olímpicos. "Fue una gran sensación la de estar en un podio. Voy a intentar dar lo mejor en Río", aseguró tras su clasificación.


Por Ana Gabriela Roja
Fuente: El País