junio 27, 2016

Afrontaron violencia sexual y pésimas condiciones de vida. Mujeres sirias celebran la expulsión del EI de sus aldeas


Foto cortesía Jinha

Después de dos años y medio bajo el dominio del Estado Islámico (EI), el pasado sábado mujeres en Ebû Museffah, un pueblo al norte de Siria en la provincia de Alepo, se regocijaron por la liberación de su aldea a manos de la coalición antiterrorista y las milicias sirias.

“El EI decapitó a mi hijo hace 10 meses y todavía me duele. Sin embargo, mi rabia es mayor que mi dolor”, dijo Hamide Abdullah, una mujer del pueblo que expresó sentirse no sólo liberada sino vengada también.

En 2014, el EI tomó el control de Manbij y los pueblos a su alrededor para aprovechar su ubicación estratégica cerca de la frontera turco-siria, por la que podían distribuir armas y sostener sus recursos.

Pero, de acuerdo con la agencia de noticias rusa Sputnik, a principios de junio las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) y la llamada coalición internacional antiterrorista –encabezada por Estados Unidos y sus aliados, entre ellos Arabia Saudita, Australia, Canadá, Francia y Reino Unido– inició una operación que logró cercar la ciudad de Manbij, y expulsar a los grupos terroristas de seis aldeas en la región.

Para mujeres como Abdullah, la ofensiva significó el fin de un periodo oscuro y desahuciado. “Nuestra vida era muy difícil debido a las atrocidades del EI”, expresó Abdullah. “Ahora nuestra situación parece mucho mejor”.

Durante años bajo el dominio del EI, la gente de esta área había sufrido escasez de suministros básicos y el deterioro de sus condiciones de vida.

“Nos hicieron la vida imposible,” dijo Semiha Muhammed, otra mujer del pueblo sirio liberado. “Bajo el control del EI no teníamos electricidad y el pan estaba muy caro. Hasta desaparecieron las aceitunas que recogíamos para ganarnos la vida y pagar impuestos”, abundó.

La población reporta que los precios del pan subieron hasta el equivalente de 360 liras turcas por paquete (unos 2 mil 300 pesos mexicanos).

No obstante, peor aún fueron las atrocidades del EI contra las niñas y las mujeres. Medios locales reportaron que los miembros del grupo fundamentalista han violado a docenas de mujeres en la región.

“Llegaron al pueblo con siete u ocho vehículos en la noche y se llevaron a nuestras hijas por la fuerza”, relató Muhammed. “Lo más horrible es que ellos les dieron a nuestras hijas a otro miembro del EI todas las semanas. Nuestros niños todavía se asustan cuando ven a alguien vestido de negro y luciendo barba”.

La operación “Liberación de Manbij” fue lanzada el pasado 1 de junio y fue dirigida por el comandante Faysal Ebû Leyla, quien falleció poco después de ser herido en batalla. A pesar de los violentos contrataques terroristas, las fuerzas sirias aún mantienen el control de la región.

*Traducción de Cristina Acuña Roeder.
Fuente: Cimac