junio 05, 2016

Candidata con suerte

Nacer mujer y más aun siendo la primogénita fue durante mucho tiempo, y en ciertas localidades aún lo sigue siendo, un mal augurio para la pareja. Si una pareja sólo tenía mujeres, una mirada subvalorativa se cernía sobre el hombre “chancletero”, que esperaba al varón, al sucesor, al heredero de su apellido y, por qué no, de los bienes, estando casi siempre las mujeres supeditadas a lo que pudiera corresponderle gracias a un buen matrimonio, a una parte de la herencia o a depender de por vida de su padre, sus hermanos, sus tíos o de algún hombre que la sostuviera económica y socialmente. Hubo hombres incluso que, responsabilizando a las mujeres “por no darles el varón”, las abandonaron.

Los tiempos han cambiado para bien y hay cada vez más mujeres conscientes de sus derechos y, por supuesto, con más acceso a derechos, los que han sido ganados gracias a las luchas de las propias mujeres, que, pese a la represión y el miedo, se han movilizado para poder arrancarle al Estado nuevas leyes que les permitan gozar de ellos. Vale mencionar, sin embargo, que pese a esos avances, aún persisten importantes brechas entre hombres y mujeres, entre mujeres urbanas y rurales, entre indígenas y no indígenas.

Pero, de vez en cuando se produce lo que en clave de género es casi una anomalía tomando en cuenta el machismo dominante y las brechas que hemos señalado y tenemos a mujeres que, puede decirse, nacen de pie, lo que equivale a nacer con suerte, con las de ganar en la vida, no tienen que hacer mucho esfuerzo porque su destino no puede ser otro que triunfar. Este parece ser el caso de la candidata presidencial Keiko Fujimori, quien a los 19 años ya fue la primera dama del país, a pedido de su padre, quien en ese entonces ocupaba la presidencia y se había separado de su esposa, la cual hizo graves acusaciones a la familia de su esposo y denunció también que fue sujeta de torturas. Tuvo también la candidata la oportunidad de realizar, al igual que sus hermanos, estudios de pregrado en una universidad estadounidense, no una universidad pública en el Perú, o una universidad privada que las hay muy buenas. No, prefirieron que se eduque fuera del país, que sus redes, si las hizo, fueran con estudiantes de otros lados, que ella no conociera lo que vive, cuáles son las dudas y las luchas del estudiantado peruano, especialmente de las universidades públicas. Ello significó una costosa inversión que, según la prensa, se elevó a US$ 1 millón 225 mil por los estudios de los cuatro hermanos y hermanas Fujimori en los Estados Unidos.[1] Qué imaginario tendría la familia Fujimori para preferir universidades extranjeras desde el pregrado es un asunto que atañe a la vida privada de la familia, pero lo que sí es asunto público es de dónde se consiguió esa cantidad de dinero, que por cierto muy pocos peruanos y peruanas pueden tener. Lo que reafirma la suerte y, como se dice popularmente, la buena espalda que tiene la candidata es lo que menciona el congresista Mauricio Mulder en una columna en la República, en la que cuenta que:

“Asimismo, Keiko nos contó también que ella y su hermana Sachi entraron por primera vez al tragamonedas del Hotel Sheraton con 20 dólares, y que ganaron entre 8 y 10 mil dólares. Dijo que este dinero lo usó en su educación. Sobre esto, la congresista Higuchi ha dicho que parte de los gastos de estudios de sus hijos fueron cubiertos por la fortuna del abuelo, pero esto nunca ha sido confrontado a una pericia.”[2]

Para dar cuenta de la gran suerte que tiene, y de que el dinero se multiplica como los peces, también ha contado que esa ganancia también le sirvió para comprarse un terreno en Puerto Fiel, terreno que se encontraba en observación de la Séptima Fiscalía Anticorrupción, que estaba investigando el origen de los fondos para sus estudios. Ella señaló que ese terreno, que estaba vendiendo en 30 mil dólares, lo había comprado “con los 8 mil 75 dólares que ganó su hermana Sachi Marcela en un juego de póker”.[3] No queda claro entonces si fue en un tragamonedas o en un juego de póker pues existen las dos versiones. Lo que sí queda claro es la suerte de la candidata se extiende también a su hermana.

Un indicador adicional de la suerte de la señora Fujimori es el privilegio que tuvo cuando fue congresista, al contar con 500 días por licencia de maternidad y dos meses para culminar su maestría. Al ser increpada por esto por su contendor Pedro Pablo Kuczynski en el último debate presidencial, ella alegó: 

“Yo pedí licencia de maternidad dos veces porque tengo dos hijas, Kiara y Kaori. Pedí dos meses de licencia sin goce de haber para poder culminar mi maestría y entonces usted me critica porque he utilizado mi derecho como madre, mi derecho como mujer para poder atender a mis hijas. Es muy lamentable.”[4]

Frente a tan cerrada defensa de su derecho a la maternidad, más allá del plazo de licencia que la legislación establece para el común de las mujeres que trabajan fuera de casa y de manera estable, que es de 90 días, una no puede dejar de pensar en los miles de mujeres esterilizadas que nunca más podrán tener la opción de tener un hijo, porque su cuerpo fue expropiado por el régimen fujimorista, que tuvo como política de Estado para combatir la pobreza la esterilización forzada. Obligadas, ultrajadas, violentadas, fueron sus cuerpos la ejemplificación de la violencia expresiva de la que nos habla Rita Segato: 

“Es por su calidad de violencia expresiva más que instrumental – violencia cuya finalidad es la expresión del control absoluto de una voluntad sobre otra – que la agresión más próxima a la violación es la tortura, física o moral. Expresar que se tiene en las manos la voluntad del otro es el telos o finalidad de la violencia expresiva. Dominio, soberanía y control son su universo de significación.”[5]

Esta violencia no ha sido lamentable para la candidata, quien incluso ha negado que esto haya sido política de Estado (considerándolo solo errores), como lo reclaman las víctimas, negando de esta forma la palabra y el dolor de miles de mujeres que exigen justicia y denuncian lo que les sucedió en tiempos del gobierno de su padre, cuando ella era primera dama. Nuevos testimonios publicados en estos días dan cuenta de la dimensión del daño que ocasionaron las esterilizaciones a las mujeres indígenas en el ande y en la Amazonía. Nilda Rojas Martínez, una indígena shipiba de 54 años, narra lo que pasó y le sigue pasando, pues para las mujeres que sufrieron esta forma de violencia en sus cuerpos y en sus vidas, el tiempo se ha detenido de alguna forma: 

“Me hicieron una cesárea, pero mi hijo murió. Ese mismo día, sin preguntarme, me ligaron, me enfermaron, me malograron para siempre.”[6]

Ese es el sentimiento de las mujeres esterilizadas forzosamente, el de un daño perpetuo, de un dolor detenido en el momento en que fueron cruelmente violentadas, sometidas, tiempo que quizá vuelva a fluir para ellas cuando logren un poco de justicia.

Ojalá cada día tengamos más mujeres que tengan la misma suerte, que puedan gozar su maternidad, que no sean violadas y obligadas a tener hijos producto de violación, que puedan decidir sobre sus cuerpos y sus vidas, que no se vean amenazadas por el narcotráfico y la trata de mujeres, que puedan estudiar y ser profesionales. Ojalá el nuevo gobierno nos traiga, no solo un poquito de la suerte de la candidata Keiko Fujimori, sino posibilidades reales de ejercer nuestros derechos.

Por Rosa Montalvo Reinoso


[1] María Elena Hidalgo, “Estudios de Keiko Fujimori y hermanos en EEUU costaron US$ 1 millón 225 mil”, La República, 21 de julio del 2010. http://larepublica.pe/21-07-2010/estudios-de-keiko-fujimori-y-hermanos-en-eeuu-costaron-us-1-millon-225-mil 
[2] Citado en Víctor Caballero, “Estas son algunas compras lujosas de Keiko Fujimori, de las que no teníamos ni idea”, Útero.pe, 25 de mayo del 2016. http://utero.pe/2016/05/25/estas-son-algunas-compras-lujosas-de-keiko-fujimori-de-las-que-no-teniamos-ni-idea/ 
[3] “Keiko Fujimori vende terreno supuestamente comprado con plata que su hermana ganó en el casino”, El Comercio, 30 de mayo del 2010. http://elcomercio.pe/politica/gobierno/keiko-fujimori-vende-terreno-supuestamente-comprado-plata-que-gano-casino-su-hermana-sachi-noticia-487393 
[4] “Keiko explicó su ausencia de 500 días cuando era congresista durante debate”, América Noticias, 30 de mayo del 2016. http://www.americatv.com.pe/noticias/actualidad/keiko-explico-su-ausencia-500-dias-cuando-era-congresista-durante-debate-presidencial-n233105 
[5] Rita Laura Segato, La escritura en el cuerpo de las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez: Territorio, soberanía y crímenes de segundo estado, Tinta Limón, Buenos Aires, 2013, p.21. http://tintalimon.com.ar/libro/LA-ESCRITURA-EN-EL-CUERPO-DE-LAS-MUJERES-ASESINADAS-EN-CIUDAD-JUREZ 
[6] La República: Nativas shipibas, las otras víctimas de Fujimori. Junio 2016 .http://larepublica.pe/impresa/politica/773113-nativas-shipibas-las-otras-victimas-de-fujimori