junio 29, 2016

Poca presencia latinoamericana en el Comité CEDAW

El 21 de junio fue la elección de 11 nuevas integrantes del Comité. Había tres candidaturas latinoamericanas (Argentina, Brasil y Venezuela) y una candidatura caribeña (Bahamas). Dos terminan mandato en 2016: Brasil y Jamaica. Eso quería decir que para mantener nuestra actual presencia era necesario que fueran electas dos de la región.

Foto: SemMéxico

El Caribe logró alcanzar la votación en la segunda vuelta y se convirtió en la 11a. integrante del Comité, pero ninguna de las candidatas latinoamericanas pudo alcanzar la votación necesaria.

Eso tiene una explicación. Ninguno de los tres países que presentaron candidaturas logró conseguir los votos requeridos porque no alcanzaron a hacer alianzas suficientes. No tiene nada que ver con la capacidad ni el compromiso de las candidatas. Dos de ellas, Jacqueline Pitanguy (Brasil) y Mabel Bianco (Argentina) tenían una sobresaliente trayectoria en el movimiento de mujeres latinoamericano. No es una votación sencilla.

La CEDAW tiene una Asamblea de 189 Estados Parte, representados por sus Misiones ante la ONU. Todos fueron a votar el 21. Hace años que este Comité concita la atención de todos sus Estados Parte en el momento de la votación. Cada Estado puede votar hasta por 11 candidaturas, pero generalmente solo votan por los países con quien tienen acuerdos previos (intercambio de votos) o cuando la candidatura ha tenido suficiente difusión.

Esta tarea reposa en las Misiones ante la ONU, sobre todo las que están en Nueva York, lugar donde se lleva a cabo la votación. Hasta aquí vemos la punta del iceberg. Hace falta analizar las razones por las que nuestros países no le prestan suficiente atención a los Órganos de Tratados. A veces hay otras urgencias políticas o diversa prioridad. Los movimientos sociales, en nuestro caso, los movimientos feministas y de mujeres, necesitan mantener iniciativas al respecto en forma permanente. La elección de las candidaturas es un proceso político que debiera ser cada vez más participativo. Cada dos años hay elecciones y en cada una debería haber candidaturas de la región.

No ganaremos todas, pero por lo menos, tendremos más posibilidades de mantener nuestra presencia, y de ser posible, acrecentarla. Los países elegidos el 21 de junio fueron: Lituania, Francia, Líbano, Ghana, Nigeria, Mauritania, Nepal, Noruega, Filipinas, China y Bahamas. Los 5 primeros fueron reelectos, con excelentes candidatas. Seguimos Cuba y Perú hasta diciembre del 2018, e incorporamos ahora a Bahamas. Más allá de las individualidades, debiéramos ser cinco de América Latina y el Caribe para hacer sentir nuestra voz y redistribuir mejor el trabajo dentro del Comité. Muy buen trabajo desempeño Line Barreiro, quien además hizo una nota inicial sobre este tema. Fue una maravillosa representante del movimiento.


Fuente: AmecoPress/SemMéxico