septiembre 27, 2016

Ecuador comienza debate del proyecto de ley de parto humanizado

descarga-6
*La iniciativa incluye derechos de la madre y del bebé

La violencia obstétrica es un tema bastante “reciente” en el panorama de la lucha por los derechos de las mujeres en Ecuador, donde este 20 de septiembre se realizó el primer debate de la Ley de Parto Humanizado, que busca garantizar los derechos durante todo el proceso biológico: desde la planificación de la maternidad hasta el postparto.

Precisamente en 2014 se incluyó por primera vez este indicador en el informe a la CEDAW (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer, por sus siglas en inglés), elaborado por las integrantes de la Coalición de Mujeres del país andino.
Esa organización es una de las principales impulsoras, junto con la asociación El Parto es Nuestro (EPEN), del proyecto para establecer una ley de parto humanizado que incluye no sólo los derechos de las mujeres, sino de los recién nacidos.

“Es más que un tema solo de mujeres, abarca al ciento por ciento de la población”, destacó en entrevista a SEMlac María Moreno, socia fundadora de EPEN, quien señaló que ese es un tema que en esta segunda versión aún no se recoge.

Moreno, activista por los derechos femeninos, precisó además que están pendientes de incorporación al proyecto de ley de otras cuestiones importantes como la posibilidad de que sea aplicable a todo el sistema de salud en el país, y no sólo en instituciones públicas, así como estandarizar una línea de denuncia en caso de malas prácticas, el papel de las parteras y “doulas” (asistentes sin titulación oficial que proporciona apoyo físico y emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto), la posibilidad de que accedan a los centros de salud, y la continua actualización de los profesionales de la salud.

Los derechos de madres y padres durante períodos de hospitalización de sus hijos y un capítulo que establezca la correcta divulgación de este instrumento jurídico aún son pendientes del proyecto.

“Es importante que se genere el debate y la población sepa de esta forma de violencia y cómo evitarla”, recalcó Moreno, quien insistió en la necesidad de contar con esta Ley de Parto Humanizado y que, además, forme parte del Código Orgánico de Salud, como complemento de protección de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Previo a este debate del proyecto, en el mes de abril de este año se realizó un foro en la Asamblea Nacional para analizar y aportar en la construcción de la ley. Al encuentro asistieron unas 500 personas, entre académicos e investigadores del tema, activistas, representantes de organizaciones que luchan por los derechos femeninos, personal de salud, de la OMS, y la Red de Parteras, entre otros.

Esta iniciativa, presentada a la Asamblea por su presidenta Gabriela Rivadeneira, fue motivada inicialmente por el elevado número de cesáreas que se practican en el país -41 por ciento en el sector público y más del 70 por ciento en el privado, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda entre un 10 y 15 por ciento-, por lo que en su contenido se incluye también cómo lidiar con la cesárea respetada.

La propuesta de Ley de Parto Humanizado que actualmente se debate en Ecuador recoge elementos de propuestas previas con miradas sesgadas, pues hay que ver el tema desde la misma planificación de la maternidad, enfatizó María Moreno. Por un lado, la propuesta de la propia Rivadeneira, enfocada esencialmente en la reducción de cesáreas, y otra de la asambleísta Lourdes Tibán, centrada en la práctica intercultural del parto acompañado.

Un enfoque integral permitirá garantizar los derechos de madres e hijos y eliminar una de las formas de violencia hacia las mujeres más invisibilizadas, pues “nada justifica las tasas que tiene el país”.



Por Karina Escalona
Fuente: SemMéxico/SEMlac, Quito, Ecuador