septiembre 13, 2016

Estudio de la Universidad de Oxford. Las españolas encabezan la lista de desigualdad de género en tareas del hogar

La Universidad de Oxford presenta un estudio que refleja la desigualdad que sufren las mujeres en el tiempo dedicado a las tareas del hogar. De los 19 países analizados, España se encuentra en el cuarto puesto, solo por detrás de Italia, Yugoslavia/Eslovenia e Israel. Por el contrario, los países nórdicos son los más avanzados en este aspecto.


La Universidad de Oxford ha realizado un estudio a lo largo de 50 años en 19 países para analizar las desigualdades en el ámbito de las tareas domésticas. España es uno de los países en los que más diferencias hay, solo por detrás de Italia, Yugoslavia/Eslovenia e Israel. La investigación se ha centrado en el tiempo que mujeres y hombres han dedicado a las tareas domésticas en estos 19 países desde 1960 hasta la primera década del siglo XXI.

Tras media década de análisis, con 66 encuestas de por medio, se observa que el hecho de ser mujer puede estar ligado a una media de dos horas extra de tareas del hogar en relación a los hombres. La buena noticia es que, en general, el tiempo empleado por los hombres ha aumentado. Hacia la primera década de este siglo, los países más tradicionales del sur de Europa han comenzado a alcanzar las cifras de los países más progresistas en temas de igualdad de género, sin ser aún suficiente.

El sur, a la cola de Europa

El análisis revela que las mujeres españolas –al igual que las italianas, que encabezan la lista- emplearon la mayor parte del tiempo de este periodo en tareas domésticas. Hasta finales de la década del siglo XXI, estas mujeres fueron las que más tareas del hogar hicieron en comparación con el resto de mujeres estudiadas. Al mismo tiempo, fueron los hombres italianos los que menos trabajaron en este aspecto con respecto a otros países.

En 1980, las mujeres italianas cuentan con un total de 243 minutos al día más que los hombres dedicados a las tareas del hogar, lo que suponen unas cuatro horas. Tras casi treinta años, esta cifra, a pesar de haberse reducido a 183 –poco más de tres horas- sigue mostrando una elevada diferencia.

Lo mismo sucede en España. A pesar de que la cifra se haya visto reducida, aún queda un largo camino por recorrer en temas de igualdad en el hogar. En 2002, las españolas sumaban un trabajo extra de 174 minutos, casi tres horas. Siete años después, en 2009, la cifra se ha reducido hasta los 139 minutos, lo que son dos horas y 19 minutos.


Así como las españolas e italianas son las mujeres que más tiempo dedican a las tareas domésticas, el resto de mujeres con un elevado porcentaje se han encontrado en Polonia, Yugoslavia/Eslovenia, Francia y Alemania.

Pequeños avances

El estudio muestra que las mujeres de Reino Unido han reducido la cantidad de trabajo que realizan, mientras que los hombres han aumentado ese número, aunque no en la misma proporción. En 1961, las inglesas hacían un trabajo extra de 195 minutos. En 2005, se observa una reducción considerable hasta llegar a los 74 minutos, según el estudio.

Los países nórdicos están a la vanguardia en esa tendencia hacia la igualdad de género. Las mujeres en Noruega, Finalndia y Dinamarca hicieron poco más de una hora extra en tareas domésticas, de acuerdo con las más recientes encuestas. Durante décadas, los hombres en Estados Unidos, Canadá, Australia, Finlandia y Países Bajos han ido también aumentando su cuota. El estudio revela, sin embargo, que los avances en igualdad de género se estancaron, sobre todo en la década de los 90 en lo que se refiere a Estados Unidos.

Conciliación laboral

El estudio saca en claro que, independientemente del país y el periodo, son las mujeres casadas, los hombres casados y las parejas que tienen hijos en el hogar quienes más tiempo dedican a las tareas domésticas. Por ello, la investigación también revela que hay límites que no se pueden superar mientras no haya cambios en la política social actual, en las actitudes de las empresas y en los entendimientos culturales sobre los roles en la sociedad.

En esa línea, sugieren que “no hay límite absoluto en la búsqueda de una mayor igualdad en la distribución de tareas del hogar”. Por ello, reiteran hay que perseguir políticas favorables a la conciliación de la vida laboral y familiar –como en los países nórdicos- que permitan el acceso a todo tipo de servicios.

El coautor del estudio, Oriel Sullivan, profesor de sociología del género y Co-Director del Centro para el Uso del Tiempo de Investigación de la Universidad de Oxford comenta que el panorama general es de un “movimiento continuo hacia un reparto equitativo de las tareas del hogar entre mujeres y hombres”. Asimismo, aclara que, a pesar del progreso evidente en los últimos decenios, la investigación sugiere “una ralentización de la igualdad de género en muchos países”.

El autor principal, el Dr. Evrim Altintas añade: “la brecha del género en la división del trabajo doméstico está fuertemente ligada a las desigualdades en el mercado laboral, tales como la brecha salarial de género. La pareja que pasa más tiempo en el trabajo doméstico se encuentra en desventaja en cuanto a sus oportunidades de trabajo, y esto afecta negativamente a sus perspectivas futuras”.

Fuente: AmecoPress