septiembre 24, 2016

Imaginando futuros feministas en el 13º Foro AWID en Brasil


Crónica del 13º Foro de la Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo, uno de los mayores encuentros feminista a nivel mundial, celebrado en Salvador de Bahía.

Jornada de trabajo durante el Foro Feminista de Salvador de Bahía. CC by NC-SA / CULTIVOS FEMINISTAS

Hace apenas unos días finalizaba en Salvador de Bahía (Brasil) el 13º Foro de la Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo (AWID). La elección de este lugar no fue casual, Salvador fue el principal puerto para el comercio de esclavas y esclavos en América del Sur. Se calcula que cerca de 1,3 millones de personas fueron llevadas de África a Bahía hasta 1888, cuando la esclavitud fue abolida. Este legado se palpa en la ciudad con mayor población negra de Brasil, en donde se respira lacapoeira y el candomblé, una de las religiones afrobrasileñas.

A pocos metros del centro colonial restaurado, conocido como Pelourinho, se encuentra el Mercado Modelo, el que fue el principal mercado de llegada y distribución de esclavos y que es hoy un mercado orientado al turismo lleno de souvenirs baratos. Conforme te alejas del centro, te encuentras con el mayor de los contrastes: altos rascacielos lujosos a un lado y, al otro, favelas kilométricas.

El Foro de AWID se celebró a unos cien kilómetros de la ciudad, en un resort turístico que podemos denominar de lujo. Sintiendo un cierto malestar por el lugar escogido, desde la organización del evento nos explicaron en una de las primeras plenarias que el Foro se iba a celebrar inicialmente en el Centro de Convenciones de Bahía. A pocas semanas del evento, les cancelaron la reserva y tuvieron que encontrar un lugar alternativo donde poder alojar a las más de 2.000 participantes. Tras consultar con los movimientos sociales y feministas de la ciudad, y ante la falta de alternativas, se apostó por este espacio. Así acabamos conviviendo un montón de cuerpos diversos en hoteles, salas de reunión y piscinas conectados por estrechos caminos inmersos en una naturaleza exuberante durante casi una semana.

Uno de los momentos del encuentro en Salvador de Bahía. Foto de Cultivos Feministas. CC by NC-SA

Todo ello en un contexto de mucha tensión tras la destitución de la presidenta brasileña Dilma Rouseff y el nombramiento de Michel Temer como presidente interino. Temer conformó un gabinete formado únicamente por hombres blancos y, entre otros, ha eliminado el Ministerio de Derechos Humanos, Mujeres y Justicia Racial, además del Ministerio de Cultura. Es un primer aviso de la marcha atrás que se avecina en todo lo relacionado con la justicia social y los derechos humanos. En el Foro, este hecho se analizó en el marco de otros intentos de las oligarquías y de las derechas latinoamericanas para proteger sus intereses económicos y políticos en el continentes, como fue el caso del golpe de Estado en Honduras de 2009. Nuevas estrategias disfrazadas de legalidad para no perder el poder. Por eso, a lo largo de todo el Foro no faltó el grito de “Fora Temer! Nao ao Golpe!”.

¿Un foro de feministas blancas en Brasil?

No, el foro de AWID no es un foro más de feministas blancas. Toda una diversidad de personas y activismos estaban presentes, gracias a que los gastos de muchas de las participantes fueron cubiertos por AWID y otros donantes. Desde mujeres indígenas como Dali Ángel Pérez, que defiende el territorio frente a las multinacionales en México, hasta trabajadoras sexuales como Georgina Orellano, que reivindica sus derechos y los de sus compañeras en Argentina. Especial presencia tuvieron las feministas negras, como la brasileña Roberta Lira, que denuncia los privilegios de las feministas blancas en Brasil. Y también las feministas jóvenes, como Leticia Zenevich, que incide en la necesidad de deconstruir y reconstruir alianzas más igualitarias, descolonizadas, con nuevas reglas y sin jerarquías. Ambas, negras y jóvenes, contaron con espacios propios de articulación previos al Foro.

También asistieron lesbianas, hacktivistas, mujeres con diversidad funcional y personas trans, venidas de todos los continentes. Como las activistas chinas Li Maizi y Ting Ting Wei, que fueron encarceladas el año pasado por una acción contra el acoso sexual en su país. Por supuesto, también estuvieron presentes feministas de larga trayectoria como Morena Herrera o la peruana Virginia Vargas y representantes institucionales como la Directora de ONU Mujeres o la Relatora Especial de la Violencia contra las Mujeres.



Desfile de moda-puta en el Foro feminista. Foto de Calala.
Financiación para el movimiento de mujeres y feminista

Como fondo de mujeres, participamos en varios espacios sobre movilización de recursos. Allí pudimos conocer las últimas tendencias globales de la mano de Angelika Arutyunova, de AWID. Ella nos contó como el sector privado está teniendo cada vez una mayor presencia en el panorama de financiación, con cada vez más empresas interesadas en financiar cuestiones de género y en promover el papel de las mujeres en su seno. Por un lado, es una buena noticia que haya más dinero en la mesa para los derechos de las mujeres pero, por otro, las diferencias con nuestros paradigmas de fortalecimiento del movimiento son abismales con su foco en el cambio individual y en el empoderamiento económico.

Algunos de los colectivos que más dificultades tienen para conseguir fondos son las trabajadoras sexuales, las feministas jóvenes y las activistas trans. Éstas reivindicaron la necesidad de conseguir no sólo más fondos para sus movimientos sino mejores: recursos a largo plazo, para cubrir gastos generales, flexibles, con procedimientos sencillos y acompañados de apoyo para fortalecer sus capacidades. Pero, sobre todo, reivindicaron que ellas deben participar en el establecimiento de las prioridades de las entidades donantes, intentando superar enfoques de “arriba abajo”. El primer paso es reconocer que existe una relación de poder entre la entidad que da los fondos y quien los recibe, señalaron.

Derechos sexuales, derechos reproductivos y mucho más

Conocimos la interesantísima experiencia de dos colectivos de feministas lesbianas, El Closet de Sor Juana y Las Punto Género; y de un colectivo de jóvenes indígenas, Mujeres Indígenas por CIARENA. Los tres han establecido una alianza a través de la cual han intercambiado sus saberes sobre feminismos y sexualidades, cosmovisión indígena y defensa del territorio. A partir de ahí, están comenzando a incorporar en sus respectivas agendas las cuestiones que afectaban a “las otras”.

Las trabajadoras sexuales por su parte disfrutaron de un espacio de autoafirmación y reconocimiento como nunca antes habíamos visto en un encuentro feminista. Además de varios paneles y conferencias decididamente proderechos, se celebró el cuarto año de vida del Fondo Paraguas Rojo, un fondo creado y gestionado por trabajadoras sexuales, con un desfile de moda-puta que subió la temperatura de la enorme sala refrigerada donde se hacían las plenarias.

También asomamos la cabeza por varios de los talleres del espacio de intercambio feminista sobre internet, donde supimos más sobre Manifesta.net, una nuevaplataforma online para lanzar campañas feministas. Todo atravesado por el autocuidado, con actuaciones de música y danza, diversas expresiones artísticas y fiestas, así como un espacio reservado al 'Activismo sostenible para Defensoras de Derechos Humanos' en los que hablar de autocuidado y practicarlo con diferentes técnicas como el masaje o el yoga.

Después de cuatro intensos días tenemos varias cosas claras. Primero, que el futuro del movimiento feminista pasa por la articulación de luchas y por espacios donde todas, pero TODAS, tengamos voz. Segundo, que queremos más dinero para los derechos de las mujeres. Tercero, que debemos poner el autocuidado en el centro para un activismo sostenible. Y, último, que nos unimos al grito de “Fora Temer! Nao ao Golpe!”.
Voces feministas sobre el encuentro

Leticia Zenevich (brasileña, participante en el espacio previo para feministas jóvenes. Trabaja en la organización Women on Web un servicio de aborto médico online con sede en Ámsterdam)

"Este es un espacio único y además es un espacio seguro, en el que dar nuevos aires a nuestras ideas y proyectos. El espacio de jóvenes feministas lo abrimos con una poeta de Nigeria. Su voz de la periferia global resonó en nuestras voces de feministas jóvenes y nos tocó a todas al margen de nuestra identidad geopolítica. Es una muestra de que este espacio es activismo, pero también es arte y poesía y utiliza métodos distintos a los tradicionales."

Dali Ángel Pérez (integrante de Mujeres Indígenas por CIARENAy de la Red de Jóvenes Indígenas de Centroamérica y México, una región en la que transnacionales están extrayendo los recursos naturales y provocando el desplazamiento forzado de los pueblos indígenas)

"El respeto a nuestros territorios está íntimamente ligado a nuestros derechos colectivos y a nuestros derechos específicos como mujeres indígenas. Es importante encontrarnos en las distintas diversidades. No es sólo abrir el espacio de participación en los foros a trabajadoras sexuales, lesbianas, indígenas, etc., sino practicar la inclusión, que incluyamos las demandas de las otras en nuestra agenda, lo que nos posibilita alianzas más consistentes a futuro. Nos ayuda a no olvidarnos de la otra y todas juntas levantar la mirada para unirnos en nuestra diversidad y en nuestras diferencias."

Ekaterine Gejadze (activista feminista de Georgia, un país en el que los sectores conservadores y fundamentalistas están ganando fuerza y donde cuesta mucho transgredir los imperativos sociales y de género. Trabaja en el fondo de mujeres Women’s Fund in Georgia)

"Este espacio me ha aportado una perspectiva global y la sensación de que no estoy sola, de que tengo muchas aliadas de diferentes partes del mundo. Muchos de los temas por los que peleamos son universales, ocurren en casi todos los sitios, aunque con contextos locales. Éste es un espacio para el intercambio y la solidaridad. Me siento como si viviera en una ciudad feminista, un micro país con personas de todas las identidades y orígenes. Es un espacio seguro para mí, siento que estoy entre mi gente."

Georgina Orellano (secretaria general del Sindicato de Trabajadoras Sexuales de Argentina, país en el que el trabajo sexual no está penado pero sí altamente criminalizado)

"Es la primera vez que estoy en un encuentro en el que no tenemos que hacer incidencia para que nos nombren, en el que hay respeto a la autonomía de nuestros cuerpos y a nuestra identidad política como trabajadoras sexuales. Conocer las estrategias y experiencias de organización de compañeras de muchos otros países nos da más fuerza para seguir adelante. Que una reunión plenaria acabe con un desfile de trabajadoras sexuales es muy transgresor, con eso nos corremos de la hegemonía de la belleza, liberadas por poder mostrar nuestros cuerpos diversos sin tabús, orgullosas de ser trabajadoras sexuales, sujetas de derechos y no víctimas."

Roberta Lira (cantante, música y activista afrobrasileña antirracista del Colectivo Kurima - Estudantes negras e negros da UFSC y de Kurima Bantu MUDEMPODIRO en un país en el que las profundas desigualdades están íntimamente ligadas al racismo estructural)

"Me gustó mucho la representatividad de las mujeres negras en las plenarias y en muchos espacios. Sin embargo, no he visto que el Foro haya profundizado en las problemáticas que afectan a las mujeres negras como yo y muchas compañeras deseábamos. Necesitamos que las compañeras feministas blancas reflexionen y empiecen a dejar de negar el racismo, a tener coraje de tratar la culpa y la vergüenza, a tomar posicionamiento contra acciones racistas sea donde sea y a trabajar sus privilegios. El encuentro fue bueno y en otros sentidos muy provechoso, espero que en el próximo nos centremos más intensamente en las cuestiones raciales."

Li Maizi y Ting Ting Wei (activistas chinas detenidas y encarceladas junto a tres compañeras más en 2015 durante 38 días por realizar una acción contra el acoso sexual en el transporte público)

Esta mañana al levantarme me sentí muy inspirada y muy poderosa. Es la primera vez que asisto a este foro y esta experiencia nos ha animado a querer organizar una conferencia como ésta en China. En cualquier caso, creo que la voz de las mujeres asiáticas es poco visible en relación con otras voces, ayudaría que en la Junta Directiva de AWID y en la agenda hubiera más mujeres asiáticas.

Esta crónica ha sido realizada por María Palomares Arenas y Fiona Montagud, deCalala Fondo de Mujeres, comprometidas con movilizar más dinero para el movimiento feminista y de mujeres.
Fuente: Periodico Diagonal