septiembre 21, 2016

‘La estación de las mujeres’, un canto a la rebelión y la libertad

Cuatro mujeres miran al horizonte y hablan. Sus historias están entretejidas por la violencia de la sociedad patriarcal, pero también por la rebelión ante un destino evitable. Complicidad y risa se convierten en armas revolucionarias en un argumento que se desarrolla en la India rural pero que traspasa fronteras cuando nos hace cómplices. ‘La Estación de las mujeres” es una estación universal.


La cinta nos sitúa en Gujarat, un pequeño pueblo de la India. En él viven cuatro mujeres. Bijili (Surveen Chawla), es bailarina y tiene que soportar la violencia y el ser un mero objeto sexual para quien la edad juega en contra. Lajjo (Radhika Apte) es maltratada por su marido debido a su infertilidad. Rani (Tannistha Chatterjee) es madre de un hombre joven educado en un sistema patriarcal, que lleva años sin ser acariciada. Y Janaki (Lehar Khan) se ha casado en contra de su voluntad y su nuevo marido la desprecia. Cuatro mujeres ahogadas por el peso de unas tradiciones ancestrales que habrán de enfrentar con valentía para buscar el amor y la libertad.

Aconteceres que se enlazan con maestría en un argumento que une la mitología ancestral con las discriminaciones actuales y abre la puerta del futuro. Un hilo es la risa que las hace cómplices. Otro, la ayuda que se prestan. Y el horizonte, al otro lado, anticipando la libertad. Hacia ella se dirigen soltando cadenas, groseras y también sutiles.


Desde el mismo lenguaje, la película cuestiona las bases de la dominación de los hombres sobre las mujeres. "¿Por qué todos los insultos graves tienen que ver con mujeres?", dice una de las protagonistas. "¿Por qué no decimos hijo de puto?". Es una sencilla pregunta que arrebata solidez a lo establecido como verdad absoluta y se ríe de lo inmutable.

Y siguiendo esa línea, descrita con delicadeza y profunda mirada, aparece una rica realidad. Conflictos que se cruzan. Mentiras que se develan. Personajes que evitan la simpleza: buenos amantes y profesores solidarios que apoyan la emancipación femenina se convierten en ejemplos minoritarios en una sociedad regida por antiguas normas patriarcales, promulgadas por un consejo municipal, compuesto principalmente por hombres machistas; madres que consienten que sus hijas sean vendidas y violadas, con dolor sumiso, en un universo femenino que camina hacia la libertad. La historia gira, huye de los convencionalismos y se desata.
La directora: Leena Yadav

Leena nació en 1971 y estudió económicas en Lady Sri Ram College, en la Universidad de Delhi, y un master en comunicación social en Sophia College de Bombay. Sus primeros pasos en el cine fueron como editora de anuncios a principios de los noventa. Continuó dirigiendo televisión, en ficción e incluso el primer reality de televisión India. Shabd fue su primer film. Siguió Teen Patti.


‘La estación de las mujeres’ es su tercer y más personal film. Una inspiradora historia que la ha llevado recorrer una India rural cuyas creencias patriarcales siguen sometiendo a las mujeres. Afortunadamente películas como la suya no solo denuncian esta realidad, sino que contribuyen a dar impulso a la esperanza.

Fuente: AmecoPress