octubre 18, 2016

En China las mujeres han decidido dejar de casarse


La gente joven de China se está alejando del matrimonio. Esto ha comenzado a dejar de ser una necesidad en el entorno juvenil. Después de toda una década de incrementos en la tasa de matrimonio nacional, China está siendo testigo de su segundo año de disminución en el número de matrimonios registrados. Supone una caída de aproximadamente el 10% desde el año 2013.

No es sólo un “game over” a las uniones conyugales sino que, además, la edad en el que las personas deciden casarse ha aumentado al menos un año y medio en los últimos diez años. Esta decadencia y retraso en dichos enlaces es parte de una tendencia global: Estados Unidos, Japón y la mayoría de los países miembros de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) están experimentando un proceso similar.

La cultura pone un enorme valor a la familia y esta tradición ha hecho que se enciendan todas las alarmas en la mayoría de los padres. Temen que sus descendientes permanezcan solteros y sin hijos “hasta el final de sus días”, así como también que el linaje desaparezca por completo. El miedo al supuesto ‘adiós’ al árbol genealógico los ha conducido a intercambiar junto a otras familias información sobre sus hijos y organizar citas a ciegas. Junto a estos planes no faltan los interminables interrogatorios a los que son sometidos los jóvenes en las cenas o las fiestas familiares.


Los integrantes del hogar no son los únicos que están sumergidos en una alarma constante, el gobierno chino también ha tomado partido en este crucial descenso. En el año 2007 el Ministerio de Educación avergonzó públicamente a todas las mujeres mayores de 27 años que no estuvieran casadas llamándolas “mujeres sobrantes”, argumentando que “no sólo carecían de cónyuge sino que su esfuerzo por buscarlo era inexistente”. Asimismo este año el Gobierno canceló los siete días adicionales para la luna de miel que se había concedido a las parejas que se casaban muy tarde -mujeres mayores de 23 y hombres mayores de 25-. Esta medida se llevó adelante para estimular a los más jóvenes a unirse en matrimonio.

Se concedieron 7 días adicionales de luna de miel para estimular a los más jóvenes a unirse en matrimonio (Otras fuentes)

El papel del gobierno ha generado mucha controversia por su constante intervención, pues además de avergonzar a las mujeres, se muestra especialmente preocupado porque después del año 1970, y como consecuencia del aborto sexo-selectivo, nacieron millones de hombres que ahora buscan una novia y no dan con ella. Los medios estatales explican que los “hombres sobrantes” pueden ser aproximadamente entre 24 y 33 millones. Esta situación conduce a estos individuos a presionar a las mujeres para generar un enlace matrimonial y si no lo consiguen se enfrentan continuamente a una frustración económica, social y sexual.

En un entorno patriarcal y capitalista, las mujeres chinas son víctimas de matrimonios no deseados e incluso de violencia de género”

Asimismo, es de especial consideración tener en cuenta la diferencia existente entre aquellos que habitan un ámbito urbano frente a otros que viven en el ámbito rural. En la ciudad, los avances tecnológicos muestran un sin fin de libros, películas y series de televisión que retratan otras maneras de vivir, alejadas del matrimonio. Lejos de la urbanización es muy difícil que exista relación entre autonomía e intimidad y las mujeres son las principales afectadas. En un entorno patriarcal y capitalista, ellas son víctimas de matrimonios no deseados e incluso violencia de género que es, además, apoyada por los medios de comunicación porque los “solteros deben ejercer su derecho para la adquisición de una esposa”.

En este país la igualdad de género ha ido -aún más, si cabe- en deterioro en las últimas décadas. Las mujeres se enfrentan a una discriminación constante en la educación y en el entorno laboral.


Por Barcelona
Fuente: La Vanguardia