octubre 05, 2016

Las mujeres iraníes desafían la prohibición de andar en bici, bajo el hashtag #IranianWomenLoveCycling

Mujeres iraníes se movilizan en las redes sociales bajo el hashtag #IranianWomenLoveCycling tras las declaraciones de un líder religioso de de Irán que considera que andar en bici es una practica que “quebranta la castidad de la mujer”.

Foto: el hashtag #IranianWomenLoveCycling mujeres.

El líder de Irán, Ayotollah Ali Khamenei indignó a la comunidad femenina iraní a principios de setiembre tras asegurar que “Montar en bicicleta a menudo atrae la atención de los hombres, expone a la sociedad a la perversión y por lo tanto quebranta la castidad de la mujer. Debe ser abandonado”.

Ante esa consideración y privación de las libertades de las mujeres la periodista Masih Alinejad, quien trabaja en el canal de televisión Voice of America (VOA) inició un movimiento en las redes sociales para incentivar a las mujeres a continuar andando en bici y hacer caso omiso a la nueva normativa que pretende prohibirles ese derecho.
Desafío

La reportera invita a las mujeres a utilizar el hashtag #IranianWomenLoveCycling junto a fotografías y videos andando en bicicleta.

En su cuenta de Instagram Alinejad explicó “Lo único que quiero es que las mujeres iraníes puedan disfrutar de los mismos derechos que los hombres. Que puedan montar libremente en bicicleta, creo que no es mucho pedir”. Mientras que agregó “No estamos haciendo nada en contra de la ley, porque este deporte no tiene ninguna penalización en el ordenamiento jurídico de Irán, así que vamos a respetarnos y apoyarnos los unos a los otros”.

Alinejad también estuvo detrás de una campaña que pretendía que las mujeres de Irán publicaran fotografías de sí mismas sin hiyab, y participó de la Conferencia Mundial sobre la Mujer en 2016 donde habló del movimiento social “fuera el hiyab”. La periodista iraní aseguró que “las mujeres en Irán quieren participar en la sociedad, pero para los clérigos esa es la gran amenaza, ya que para ellos las mujeres no deben ser vistas ni escuchadas, sino quedarse encerradas en la cocina”.


Fuente: Amecopress