enero 19, 2017

Cuando ellas manejan la cámara: 10 directoras de foto que deberías conocer



The Neon Demon es una de las películas más comentadas del año, la que mayores adhesiones o rechazos ha provocado en el circuito del cine de autor. Pero en toda la corriente crítica que ha generado el nuevo filme de Nicolas Winding-Refn hay un aspecto en que detractores y acérrimos están de acuerdo: las imágenes de la película son fascinantes e hipnóticas. El cautivador poder de seducción de la cinta es obra del propio Winding-Refn, pero el danés no habría conseguido esos resultados sin el trabajo de la directora de fotografía Natasha Braier, la verdadera responsable de esa pátina que da lustre a la historia de Jesse (Elle Fanning) y sus peripecias en el inquietante mundo de la moda.

La fotografía cinematográfica es uno de los campos que se tratan en el master de cine digital que tendrá lugar en Aula Temática, de forma presencial, el 17 de febrero de 2017. Una gran oportunidad para aprender de la mano de profesionales con experiencia a crear las imágenes más impactantes del cine del futuro.

Si el número de mujeres directoras de cine en Hollywood llama la atención por ser exiguo, tal y como se ponía de relieve en el reportaje de Andrea G. Bermejo Ellas también cuentan, el de profesionales de la fotografía cinematográfica es aún más escandaloso. Las cifras, también recopiladas por Stephen Follows, indican que de 2000 taquillazos estudiados del período 1994-2013, sólo un 1,8 por ciento contaban con una directora de fotografía; un porcentaje que se amplía a todo el ámbito técnico en esa muestra estudiada, según afirma Follows.

No hace falta acudir a informes estadísticos para darnos cuenta de que la dirección de fotografía aún hoy es un espacio de difícil acceso para las mujeres, tan sólo hay que entrar en las publicaciones estadounidenses que hacen predicciones acerca de posibles nominados a los Oscar de la Academia para constatar que el grueso de profesionales de la dirección de fotografía que logran estar en los proyectos más rutilantes son hombres. En Awards Season encontramos, por ejemplo, sólo a una mujer entre los 20 posibles aspirantes a ser nominados en los Oscar 2017 (Charlotte Bruus Christensen, por su trabajo en Fences, el nuevo filme de Denzel Washington), mientras que en The Playlist no aparece ninguna.

En un reportaje de junio de 2016 de The New York Times, Rachel Morrison, responsable de la fotografía de las cintas indie Fruitvale Station o Dope, resumía la situación de las mujeres profesionales en la industria estadounidense de una manera clara y meridiana: “He tenido unas siete películas en el Festival de Sundance –una de ellas fue galardonada con el Gran Premio del Jurado–, y mientras que compañeros hombres con un currículum similar consiguen la llamada de teléfono [para filmar una gran producción de estudio], yo todavía no he recibido esa llamada de las grandes compañías”.

Con el objetivo de paliar esta situación y para dar a conocer el trabajo de las profesionales de la fotografía de cine en Estados Unidos, Autumn Eakin decidió poner en marcha el site Cinematographers XX, en el que ha recogido el trabajo de las profesionales activas hoy en el sector. “Necesitamos discutir el hecho de que hay pocas mujeres”, contaba Eakin en el reportaje de The New York Times, “pero es también importante defender a la compañeras que están trabajando.”

También fuera de Hollywood el número de mujeres que se dedican a la fotografía cinematográfica en películas es bajo. En Latinoamérica encontramos el trabajo de la uruguaya Bárbara Álvarez, (Whisky, de Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll, La mujer sin cabeza, de Lucrecia Martel, o Una segunda madre, de Anna Muylaert), mientras que en nuestro país, veteranas como Isabel Ruiz, Nuria Roldós, Teresa Medina, Rita Noriega o Elisabeth Prandi están dejando paso a jóvenes como Gina Ferrer, responsable del corto Ausencias, de Nely Reguera, Gris Jordana(Pozoamargo, de Enrique Ruvero), o Neus Ollé, conocida por su labor con la imagen de Todos queremos lo mejor para ella, de Mar Coll.

En el documental Women Behind the Camera (2007), basado en el libro Shooting Women: Behind the Camera, Around the World, de Harriet Margolis, Alexis Krasilovsky y Julia Stein, da más pistas sobre datos e historia de mujeres en este ámbito de la industria, para aquellos que quieran profundizar en ello. Mientras, repasamos a continuación 10 directoras de cine que han marcado el cine de los últimos años.

Natasha Braier


The Neon Demon ha puesto en la palestra a la bonaerense Natasha Braier (1974), pero hace tiempo que su trabajo manejando la cámara lleva tiempo pisando fuerte en los principales festivales de cine. En su currículum encontramos largometrajes patrios como En la ciudad de Silvia (José Luis Guerín, 2007), latinoamericanos comoXXY (Lucía Puenzo, 2007) o La teta asustada (Claudia Llosa, 2009), británicos comoSomers Town (Shane Meadows, 2008) o australianos como The Rover (David Michôd, 2014). Para quienes quieran profundizar en cómo trabaja Braier, enFilmmaker Magazine publicaron hace dos semanas una extensa entrevista.

Agnès Godard


Dos momentos marcan la longeva carrera de esta reconocidísima directora de foto (1951): su encuentro en los años 80 con la cineasta Claire Denis, cuando ella trabajaba de asistente de Wim Wenders, y la película Sisters (2011), de Ursula Maier, cuando Godard se pasa al cine digital. Ha trabajado con Agnès Varda, André Techiné o Emanuele Crialese, entre otros, pero ha sido la colaboración con Denis su más fructífera relación creativa. Prueba de ello son las imágenes imborrables de Beau Travail (1999), Trouble Every Day (2001), L’intrus (2003) o Los canallas (2013).

Caroline Champetier


En 2014, la Cinemateca francesa realizó una retrospectiva del trabajo de esta directora de foto (1954) que es una leyenda vida del cine del país vecino. Ha trabajado con Xavier Beauvois, Claude Lanzmann, Margarethe Von Trotta, Léos Carax, Benoît Jacquot, Amos Gitaï, Barbet Schroeder, Nobuhiro Suwa, Jacques Doillon, André Techiné, Philippe Garrel o Jean-Luc Godard. Uno de sus últimos largometrajes, Las inocentes, de Anne Fontaine, llega a nuestras pantallas el 23 de diciembre.

Charlotte Bruus Christensen 


La carrera de esta profesional danesa (1978) despegó meteóricamente desde que trabajara con Thomas Vinterberg en La caza (2012). Su salto a Hollywood ha sido casi inmediato y hemos comprobado su talento en largometrajes tan dispares comoLejos del mundanal ruido (Vinterberg, 2015) o La chica del tren (Tate Taylor, 2016). Actualmente se encuentra en mitad de la producción de Molly’s Game (Aaron Sorkin, 2017) y en breve se estrenará Fences, dirigida por Denzel Washington.

Rachel Morrison


Rachel Morrison (1978) no sólo ha hecho valer su estilo en películas como Fruitvale Station o Dope, sino que se va a convertir en la primera directora de foto que se responsabiliza de la imagen de una película de Marvel. Estamos hablando de Black Panther, que dirigirá Ryan Coogler, con quien trabajó en Fruitvale Station, y que debería llegar a nuestras pantallas en 2018.

Ellen Kuras


Kuras (1959) es parte responsable de una de las películas más icónicas del siglo XXI. Sí, hablamos de ¡Olvídate de mí!, de Michel Gondry, cuya atmósfera de ensueño es aún hoy insuperable en más de un sentido. Ha aportado su talento a unos cuantos filmes de Spike Lee, Gondry o Rebecca Miller, además de colaborar junto a Emmanuel Lubekzi para la foto de El árbol de la vida (2011), de Terrence Malick. Dos datos más completan su biografía: estuvo nominada al Oscar al mejor corto documental en 2009 por The Betrayal, y ayudó al fallecido Harris Savides con la fotografía del anuncio de Scorsese para los cavas Freixenet, The Key to Reserva.

Maryse Alberti


Junto a Kuras y figuras como Sandi Sissel, Lisa Rinzler o Nancy Schreiber, Alberti(1954) es otra decana del cine estadounidense a pesar de su nacionalidad francesa. Uno de sus últimos trabajos, Belleza oculta (David Frankel), llega también con la Navidad, y para quien quiera averiguar porqué es una de las directoras de foto más respetadas recomendamos el visionado de Creed: La leyenda de Rocky (Ryan Coogler, 2015), La visita (M.N. Shyamalan, 2015) o Freeheld (Peter Sollett, 2015), entre sus trabajos recientes, además de clásicos como El luchador (Darren Aronofsky, 2008), Velvet Goldmine (Todd Haynes, 1997) o Happiness (Todd Solonz, 1997).

Reed Morano


Debutó como directora con el drama Dentro del dolor (2015), pero Reed Morano(1977) es una profesional conocidísima del indie americano. Tanto que hasta Beyoncé ha contado con ella para la imagen de su álbum visual Lemonade. Entre sus trabajos más conocidos, la foto de Frozen River (Courtney Hunt, 2008), por la que fue nominada al Indie Spirit Award, y la foto de The Skeleton Twins (Craig Johnson, 2014).

Jeanne Lapoirie


Otra figura francesa que se ha convertido en global: Jeanne Lapoirie (1963) comenzó su carrera en los años 80 y desde entonces no ha parado de trabajar, dejando tras de sí una filmografía abundante. Suya es la foto de Un amor de verano(Catherine Corsini, 2015), Gett: El divorcio de Viviane Amsalem (Ronit y Shlomi Elkabetz 2014), Michael Kohlhaas (Arnaud des Pallières, 2013), Independencia (Raya Martin, 2009), La posibilidad de una isla (Michel Houellebecq, 2007), Les revenants(Robin Campillo, 2004) o Es más fácil para un camello… (Valeria Bruni Tedeschi, 2002).

Ari Wegner


Para concluir, la australiana Ari Wegner (1984) se ha situado como algo más de una joven promesa después de que Lady Macbeth, de William Olroyd y en la que trabaja como directora de foto, conquistara a los congregados en el pasado Festival de San Sebastiáa. A pesar de su juventud, los largometrajes y cortometrajes en los que ha participado han recorrido Venecia, Rotterdam o Cannes, por lo que parece que por el momento Wegner pisa fuerte.

Fuente: http://www.cinemania.es/