febrero 23, 2017

El Parlamento Europeo condena los vientres de alquiler y pide su prohibición




El Parlamento Europeo se acaba de pronunciar de forma muy clara y contundente sobre uno de los asuntos más controvertidos de los últimos años: la gestación subrogada. Dice no a la subrogación y estima que debe prohibirse porque utiliza su cuerpo como una mercancía.

En el Informe Anual de Derechos Humanos y Democracia en el Mundo 2014, aprobado esta semana, el Parlamento Europeo "condena la práctica de la gestación por sustitución, que es contraria a la dignidad humana de la mujer, ya que su cuerpo y sus funciones reproductivas se utilizan como una materia prima; estima que debe prohibirse esta práctica, que implica la explotación de las funciones reproductivas y la utilización del cuerpo con fines financieros o de otro tipo, en particular en el caso de las mujeres en los países en desarrollo, y pide que se examine con carácter de urgencia en el marco de los instrumentos de derechos humanos".

MÁS INFORMACIÓN

MÁS INFORMACIÓN

MÁS INFORMACIÓN

Es lo que dice textualmente el punto 115 del apartado dedicado al derecho de las mujeres y de las niñas del informe firmado por el eurodiputado rumano del Grupo Popular Cristian Dan Preda.

La maternidad subrogada es una practica muy polémica que enfrenta a defensores y detractores. En España está prohibida.Solo dos partidos han incluido en sus programas electorales del 20 D su legalización: Ciudadanos y UPyD. El partido de Albert Rivera proponer regularla con consentimiento expreso de las partes implicadas y garantías jurídicas. La formación magenta apuesta por que la madre no pueda lucrarse y lo haga de forma altruista.

Sorprende el apoyo a esta práctica manifestado hace unos días por el vicesecretario de Acción Sectorial del PP. Javier Maroto se mostró a favor en un mensaje de Twitter cuando su partido votó recientemente en contra de una iniciativa parlamentaria de UPyD que solicitaba su regulación. La iniciativa fue rechazada por el PP y el PSOE mientras que la Izquierda Plural, CIU y PNV optaron por la abstención.

Por Mariola Lourido
Fuente: Cadenaser