febrero 09, 2017

México. Mil millones de mujeres nos levantamos en solidaridad con las Mujeres y Niñas Explotadas.



Mil Millones nos Levantamos es la acción masiva más grande para erradicar la violencia contra las mujeres en la historia de la humanidad. La campaña, organizada el día de San Valentín en 2012, comenzó como un llamado a la basada en las indignantes estadísticas de que una de cada 3 mujeres en el planeta será violentada o violada a lo largo de su vida. Con una población mundial de 7 mil millones de personas, esta realidad nos da un resultado de un poco más de MIL MILLONES DE MUJERES Y NIÑAS. El 14 de febrero de 2013, personas alrededor del mundo nos reunimos para expresar nuestra indignación, hacer huelga en todas las plazas públicas, bailar y levantarnos para desafiar las injusticias que se cometen contra las mujeres, demandando poner un punto final a la violencia contra las mujeres. El 14 de febrero de 2014 Mil Millones nos Levantamos por Justicia, enfocándonos en la necesidad de justicia para todas las sobrevivientes de violencia de género, en cualquier tipo o modalidad, e hicimos énfasis en la impunidad que habita en la intersección de pobreza, racismo, guerra, la contaminación ambiental, el capitalismo, el imperialismo y el patriarcado. Para el tercer año de la Campaña, se abordó el tema de la “Revolución”, para escalar la demanda de justicia, y para construir sobre los esfuerzos masivos de las comunidades al rededor del mundo que era necesario abordar también las raíces y las causas de la violencia como parte de su exigencia de justicia. El (o cerca del) 14 de febrero de 2015, millones de activistas en más de 200 países se reunieron para levantarse por la REVOLUCIÓN, para cambiar el paradigma, demandar rendición de cuentas, justicia y un cambio sistémico y estructural. Nos levantamos para demostrar que estamos determinadas a crear una nueva conciencia social –una cultura donde vamos a resistir y repudiar la violencia, hasta que sea impensable, un hecho que cuente con la condena social y su repudio. En 2016, el tema de la Revolución continuó con un llamado a visibilizar a las mujeres y niñas marginalizadas y para llamar la atención a nivel nacional e internacional sobre sus demandas, sus necesidades, a las situaciones que les impiden romper ese techo de cristal que les impide romper su marginalización, que les niega oportunidades y las mantiene discriminadas y ajenas a los avances de la humanidad; para traer una nueva energía artística; para amplificar los tambores de la REVOLUCIÓN como un llamado para un cambio de cultura, de sistema para erradicar en los hechos la violencia contra las mujeres y las niñas; fue un llamado a todas las personas, hombres y mujeres a levantarse por otras, y no sólo por nosotras mismas.

Cada Febrero, nos levantamos – en cientos de países al rededor del mundo – para llevar un mensaje a nuestras comunidades, nuestros gobiernos, nuestras hermanas, y al mundo, como se ve mil millones de pie y prender una luz de esperanza sobre la impunidad e injusticia rampantes que las sobrevivientes tienen que sufrir frecuentemente. Usamos el baile para expresar nuestra alegría a la comunidad y para celebrar el hecho de que no nos han derrotado a pesar de la violencia de contra las mujeres. Nos levantamos para demostrar que estamos determinadas a crear una nueva conciencia, una nueva cultura y a derrotar al patriarcado.

Este año, Mil Millones se Levantan por la Justicia se está enfocando en dar visibilidad a LA EXPLOTACIÓN DE MUJERES Y NIÑAS, y a profundizar una mayor solidaridad global para exigir poner fin a la violencia en todas sus formas.

Entendemos la explotación como la acción o el hecho de tratar a alguien injustamente, para obtener un beneficio de su trabajo y a la acción de hacer uso de y beneficiarse de sus recursos. Las mujeres y las niñas son mucho más vulnerables al abuso de poder en todas las áreas – la casa, el lugar de trabajo y económicamente – cuando tienen pocas o ninguna oportunidad para sobrevivir.

La explotación también incluye al corporativismo impuesto por el imperialismo que crece acentuando las desigualdades dentro de nuestros países y a través de nuestras fronteras, que abusa de las mujeres y las niñas. Estamos viendo, más y más que dentro del contexto de la violencia económica y la pobreza, se registran formas adicionales de violencia, como la violación, la violencia familiar, la trata, la explotación de la prostitución y otras formas de explotación sexual, los trabajos y servicios forzados, la servidumbre, la migración ilegal y las formas contemporáneas de esclavitud aumentan, proliferan, escalan. Y las mujeres y niñas están siendo utilizadas como objetos, desempoderadas y para ganancias de otros y para el control social, económico y político.

En todas las regiones del mundo, las mujeres son abusadas en múltiples formas a través de las capas de la explotación y la opresión. Una de esas capas es la enraizada estructura patriarcal en la sociedad que sostiene la subordinación y la opresión de las mujeres y que nos condicionan o fuerzan a la sumisión y la subyugación. Esto crea un campo fértil para la dominación y control de las mujeres y las niñas. Otra capa es la exportación de mujeres y niñas pobres para la explotación laboral, cuando la explotación se impone globalmente por los países imperialistas y capitalistas que imponen sus ganancias sobre las personas. El abuso del planeta y la objetivización y deshumanización de los cuerpos de las mujeres puestos al servicio de las ganancias y del comercio, y al servicio de las ganancias y el desarrollo de otras naciones que son el mayor acto criminal de abuso y de poder.

Este año nos levantamos para demandamos poner fin a TODAS las formas de explotación de mujeres y niñas. En México, nos levantamos el 14 de Febrero, a las 12:00 hrs., en la Alameda Central, en Avenida Juárez, frente a Sears y de ahí marcharemos a la Asamblea Legislativa de la Ciudad de México para expresar nuestro repudio a quienes pretenden reglamentar la explotación de la prostitución de mujeres y niñas en la Ciudad de México.

  • Mayor información en:

Mta. Teresa C. Ulloa Ziáurriz
Directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe
(CATWLAC por sus siglas en inglés).