marzo 12, 2017

Ahora y siempre

Nora Cortiñas

Militante y defensora de los Derechos Humanos. Cofundadora de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora. 

El nuestro fue uno de los países pioneros en el paro y movilización que el 19 de octubre rompieron el molde de las marchas feministas. Organizadas tras dos multitudinarias plazas que se hicieron oír al grito de Ni una menos Vivas nos queremos, el año pasado empezó un camino que desembocó en este 8 de marzo y en una voz colectiva que hizo temblar la tierra, como prometían las consignas, en sororidad con 50 países del mundo. Pero mucho antes, militantes y activistas por los derechos de las mujeres y del colectivo lgtb prepararon un terreno por demás hostil para nuestras luchas: defensoras del aborto cuando era mala palabra, denunciantes del Estado como responsable de nuestras muertas, divulgadoras de términos como femicidio o transfobia cuando nadie los conocía; vienen activando políticamente desde hace décadas y mucho les debemos por esta plaza transversal y diversa.

Las mujeres paramos para que se escuchen nuestros latidos. Paramos para reconocernos. Paramos para exigir la igualdad de oportunidades de todas las mujeres, aquí y en todo el mundo. Paramos porque tenemos derecho y nuestra lucha es justa. Paramos porque la unión de todas nos hará triunfar. Las detenidas-desaparecidas, las torturadas, las asesinadas, ¡Presentes! ¡Ahora y siempre! ¡Venceremos!
Stella Calloni

Periodista, escritora, especialista en política internacional.

Es extraordinaria esta movilización porque además de exigir la igualdad fue un paro por la violencia machista y por los ajustes. En el caso de nuestro país es una destrucción monumental la que estamos viviendo y el desconocimiento de los derechos ganados. Esta fue una marcha de mujeres reales, mujeres que están en la realidad. No somos cómplices por silencio, marchamos por las mujeres y por los niños y niñas que son tan maltratados.

Dora Barrancos

Socióloga, historiadora, directora del Conicet por las Ciencias Sociales y Humanidades.

Paramos con millones de congéneres para que se extinga el orden patriarcal responsable de la exclusión, el sometimiento y la violencia. Para que una nueva conciencia comprometa a cada mujer a la tarea de revocarlo. Para que haya igualdad de trato y de oportunidades en todo y cualquier lugar del mercado laboral. Paro para que las mujeres puedan decidir acerca de la maternidad y de la no maternidad, por la despenalización del aborto en nuestros países. Para que se revierta la actual coyuntura aciaga de desempleo y pobreza que condena aun más a las mujeres. Paramos para solidarizarnos entrañablemente con todas las luchadoras que sufren persecución. Por la libertad de Milagro Sala y sus compañeras.
 
Myriam Bregman

Activista. Dirigente nacional del Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS).

Con mis compañeras de Pan y Rosas nos organizamos para marchar en diversos países del mundo. Porque la lucha de las mujeres irrumpe en distintos lugares del planeta. Denunciar la violencia, organizarse y pelear en la calle por los derechos que nos niegan, comenzó a convertirse en un método de lucha para muchas mujeres, y por eso volvemos a parar y marchar contra la violencia de género, por la igualdad de derechos en todos los ámbitos, por la equiparación salarial, por el derecho al aborto legal.

También el paro del #19O marcó un punto de inflexión instaurando el “paro de mujeres”, organizado junto con los trabajadores que acompañan nuestros reclamos, como en la multinacional PepsiCo donde paran en los tres turnos según la decisión de la asamblea. Tanto Macri como los gobernadores siguen negando nuestras demandas y sus políticas de ajuste atacan principalmente a las mujeres. Más que nunca tenemos que estar en las calles, ¡hicimos que la tierra tiemble de verdad! Es muy grave la situación que atravesamos, no basta con pronunciamientos. Marchamos con las mujeres que hoy están a la vanguardia de nuestra lucha, como las obreras de la Textil Neuquén.

Susy Shock

Artista y militante trans sudaca.

Tenemos que seguir debatiendo y el contexto no es fácil: nos falta Lohana, nos falta Diana pero seguimos hablando de esto con Marlene Wayar y tantas compañeras y estamos movilizadas. El enemigo es tan abrumador, el machismo y el patriarcado son tan violentos que no vamos a salir a cuestionar el paro. No somos necias y no vamos a ser afines a ese enemigo. Pero es un momento en el que nos sentimos solas, en el que nos falta articulación. Hay algo biologicista en la consigna que nos deja un poco al margen. Pero en este momento tiene que salir la lucha contra este enemigo aterrador porque cuando recorro el país, cuando veo a la doña en El Chaco, en las barriadas o en el grupo de teatro comunitario, sé que esa diferencia no cuenta. Tenemos que seguir cuestionando y cuestionándonos.
Estela Díaz

Militante social, política y de género. Dirige la Secretaría de Género Central de Trabajadores de la Argentina. 

Las mujeres del mundo paramos porque reclamamos trabajo digno, de calidad, sin violencias, sin discriminación. Reclamamos la paridad en las representaciones, reclamamos que nos merecemos vivir en un mundo sin discriminaciones y sin violencia. Se ha construido un sistema de dominación patriarcal y machista que liga a las mujeres nada mas que a la maternidad o a los cuidados, y en ese camino se invisibiliza que cuidar es trabajar , que en las comunidades, en las familias, en las naciones las mujeres aportamos enormes cantidad de trabajo que generan riquezas. Y ese trabajo junto al trabajo que hacemos en el mundo laboral hace transformar nuestras sociedades y la vida de cada una de nosotras y de nuestro entorno. La justicia social, la igualdad de género se va a construir erradicando las históricas discriminaciones que hemos sufrido en el ámbito laboral, social, sindical, político y en todos los lugares donde la hemos sufrido. Con esa fuerza marchamos el 8, compañeras trans, lesbianas, en la alegría que nos da compartir esta pelea que también es una pelea contra el neo liberalismo. Sabemos que un sistema liberal que pone el centro en el mercado, que reduce el Estado y achica políticas publicas, es desigualador social porque somos las mujeres las que nos hacemos cargo de todas aquellas tareas de donde el Estado se retira. Las mujeres con este grito defendemos la patria grande latinoamericana. 
Adriana Carrasco

Periodista feminista, peronista y lesbiana.

Las lesbianas feministas paramos y marchamos el 8 de marzo para luchar contra todas las opresiones que nos atraviesan. Contra las violaciones a los derechos humanos que sufrimos todos los días: agresiones, acoso, descalificaciones, dificultad de acceso al trabajo si no nos disfrazamos de heterosexuales, familias heteropatriarcales que nos expulsan o nos hacen la vida invivible, violaciones correctivas. Paramos por la libertad de Higui (Eva Analía De Jesús), lesbiana conurbana pobre y mayor de 40, presa por defenderse de una violación correctiva. Paramos contra las políticas del gobierno de Macri, que destruyen las condiciones de vida de la población trabajadora, especialmente de las mujeres, lesbianas, travestis, trans, migrantes, personas no-”blancas”, corporalidades que no se ajustan al circuito de consumo-explotación. Llegamos a este punto como fruto de las luchas de muchas de las feministas que nos precedieron, de las que no tuvieron miedo de cuestionar a fondo la opresión patriarcal.

Nina Brugo

Abogada laboralista especializada en Derechos de las Mujeres. Militante social y política. 

Porque la cultura patriarcal dominante en la sociedad todavía considera la hegemonía del género masculino como “natural y normal”; Porque se considera que las “cuestiones de género” son cuestiones de mujeres, de ese modo muchas veces se tapan las discriminaciones reales que vivimos.

Porque nuestras luchas son por los Derechos Humanos de las Mujeres contra el patriarcado y el sistema capitalista imperante, que impregnan mayoritariamente las leyes que sanciona; las Sentencias que dicta y las Resoluciones de todos sus órganos gubernamentales. Porque a pesar de las carencias señaladas, tenemos en nuestro país la fuerza de ser un movimiento social que se va organizando en forma pujante, progresista, activo e inserto en otros movimientos sociales y/o políticos. Con el cuestionamiento a las actuales estructuras económicas, sociales y políticas estamos insertadas a nivel regional con la Patria Grande y en coordinación con más de 45 países del mundo.

Porque estamos en la búsqueda de la construcción de una sociedad más igualitaria, en todos los órdenes enumerados, donde persisten discriminaciones, conjuntamente con todo el género masculino que comparta nuestros objetivos estratégicos.

Fuente: Página/12