marzo 02, 2017

Berta Cáceres: Una semilla que se ha multiplicado en las luchas rebeldes

El 3 de marzo se cumplirá un año del asesinato de la defensora de derechos humanos hondureña Berta Cáceres.

Para celebrarla, recordarla y reflexionar sobre lo que significó y aún significa Berta en la vida y activismo de otras compañeras, AWID le preguntó a varias de ellas: ¿Qué legado dejó, para tu activismo y compromiso con la justicia social, la lucha de Berta por los derechos de las mujeres y la defensa del territorio?

© Claudia Korol

Berta Cáceres Flores fue una feminista hondureña y defensora de derechos humanos, quien dedicó su vida a defender el río Gualcarque, en Honduras, de ser destruido por los megaproyectos hidroeléctricos de corporaciones como DESA.

A pesar de ser perseguida, amenazada y criminalizada, Berta estaba decidida a continuar su trabajo a través de la organización que fundó, el COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras).

El 3 de marzo de 2016 el mundo se despertó a la devastadora noticia de que Berta Cáceres había sido asesinada en su casa de La Esperanza, Honduras. La comunidad de derechos humanos y de otros movimientos de todo el mundo se indignaron y entristecieron por su muerte.
A un año de su fallecimiento, el asesinato de Berta sigue siendo un hecho poco claro que continúa impune

La presión internacional sobre el gobierno hondureño resultó en una investigación.

Ocho personas han sido arrestadas hasta el momento, vinculadas al asesinato de Berta, incluyendo dos empleados de Desarrollos Energéticos SA (DESA, la empresa que tiene el proyecto hidroeléctrico en el Río Gualcarque) y oficiales militares activos y retirados.

Según la familia de Berta y organizaciones de la sociedad civil, se evidencian serias incongruencias que debilitan el caso, desde falsas acusaciones hasta el robo del expediente completo del caso. Una investigación en profundidad realizada por Global Witness sugiere lazos entre poderosos intereses políticos, corporativos y militares de alto nivel, que van mucho más allá de las personas arrestadas. La familia sigue pidiendo al gobierno que permita y facilite una investigación con expertos internacionales independientes.

Tras el asesinato de Berta, la violencia contra defensoras y defensores de derechos humanos ha llegado a niveles escalofriantes en Honduras

Dos integrantes más de COPINH, Nelson García y Lesbia Janeth Urquía, fueron asesinadxs, en marzo y julio de 2016 respectivamente. Las amenazas y riesgos a la seguridad personal de activistas defensoras de la tierra y el territorio en Honduras forman parte de la realidad cotidiana. La comunidad internacional se ha movilizado y exige sistemáticamente la justicia y el fin de la impunidad. Sin embargo, el gobierno de Honduras no ha actuado en consecuencia ni ha proporcionado un entorno propicio para lxs defensorxs de derechos humanos en el país.

Berta es una de las muchas mujeres valientes de América Latina, África y Asia que fueron entrevistadas para la próxima publicación de la AWID y la WHRDIC, sobre Defensoras de Derechos Humanos que enfrentan a las industrias extractivas (prevista para mayo de 2017).
Sus palabras, sabiduría y pasión persisten en nuestro trabajo en curso.

Con este homenaje queremos honrar el legado de Berta y mantenerlo vivo a través de las voces de su familia y compañeras.

¡Berta no murió, se multiplicó!

¡Súmate entrando en acción!


La Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos de Honduras convoca a movilizarse a las embajadas de Honduras en todo el mundo y a un tuitazo globalel 2 de marzo de 2017, para demandar #JusticiaParaBerta.

Por Gabby De Cicco y Verónica Vidal Degiorgis*
Fuente: Awid