abril 03, 2017

El trabajo no remunerado que realizan las mujeres aportaría el 12% del PIB mundial

Si se cerrara la brecha de género y las mujeres pudieran participar equitativamente en la economía, se añadirían 28 billones de dólares al PIB mundial en 2025, lo que equivale a la suma de las economías de Estados Unidos y China, asegura Laura Fernández, responsable de Empoderamiento de la Mujer de la Fundación Microfinanzas de BBVA, en base a un reciente estudio del Mckinsey Global Institute (MGI).


Además, señala que las mujeres dedican entre dos y cinco veces más de tiempo al trabajo no remunerado respecto a los hombres, aunque estas actividades no se tienen en cuenta en la economía. Si así fuera, este trabajo no remunerado aportaría un 12% del PIB a la economía mundial.

“Podríamos seguir sumando billones, pero no dejarán de ser datos y números sobre el papel mientras no se alcance la igualdad de género. Algo que no existe en ningún país del mundo, a pesar de ser un derecho universal desde 1948”, sentencia Fernández, que recuerda que “aún prevalecen importantes brechas, incluso jurídicamente: según el Banco Mundial, el 90% de los países tiene en la actualidad al menos una ley que discrimina por género”.
Más pobres y con mayor riesgo de violencia

Por su parte, ONU Mujeres señala que la pobreza tiene hasta 1,5 veces más incidencia en las mujeres que en los hombre en los países en vías de desarrollo, y que las niñas pobres tienen una probabilidad 2,5 veces mayor de casarse en su infancia que las que pertenecen al quintil más rico.

Las mujeres y niñas que viven en la pobreza son más vulnerables a la explotación sexual, incluida la trata de seres humanos. Por otro lado, aquellas que sufren violencia por parte de un compañero sentimental tienen menos opciones de escapar de relaciones violentas, debido a su falta de ingresos y recursos.
El empoderamiento económico es clave

ONU Mujeres señala también que es de vital importancia empoderar económicamente a las mujeres. En todo el mundo, ellas ganan menos que los hombres. En la mayoría de los países, las mujeres en promedio ganan sólo entre el 60 y el 75 % del salario de los hombres.


Se estima que en todo el mundo las mujeres podrían aumentar sus ingresos hasta en un 76% si se superara la brecha en la participación en el empleo y la brecha salarial entre mujeres y hombres. Se calcula que esto tiene un valor global de 17 millones de dólares estadounidenses

Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. Según estudios efectuados en países de la OCDE y en algunos países no miembros, el aumento de la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo —o una reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres en la fuerza laboral— produce un crecimiento económico más rápido.


Fuente: Tribuna Feminista