abril 13, 2017

La mujer que utiliza una bicicleta para luchar contra el machismo en Irak

Hay muchas formas de luchar contra todos los '-ismos' imperantes en nuestra sociedad actual. Sin embargo, a veces, escoger algo tan sencillo, obvio y cotidiano, como una simple bicicleta, es mucho más impactante y revolucionario de lo que creemos, y eso ha hecho la joven irakí Marina Jaber.


En primer plano, imagen de Marina Jaber montando en bicicleta en la calle Abu Nawas de Badgad, Irak, para protestar contra el machismo en su país el pasado 6 de diciembre de 2016. Fotografía de SABAH ARAR/AFP/Getty Images.

Los grandes cambios y las grandes ideas nacen de las cosas más sencillas. (Es)coger elementos cotidianos que nos rodean en nuestro día a día y combinarlos para crear algo nuevo (a través de la descontextualización) suele ser lo más efectivo. El poder ir a pasear, a caminar, el dar una vuelta, tomar algo con los amigos y/vestir de cierta manera, más o menos, es algo tan cotidiano y obvio que jamás nos paramos a pensar sobre la libertad que tenemos y, por qué no decirlo, lo afortunados que somos. En algunos países (en realidad, no hace falta recalcar la burbuja occidental en la que vivimos) todo lo que es normal para nosotros es prácticamente imposible de llevar a cabo en otras regiones del planeta.

Marina Jaber es una joven irakí de 25 años que el año pasado consiguió una revolución, primero en su ciudad natal, Bagdad, para, después, convertirse en un fenómeno viral a nivel mundial. Y esto sólo con una bicicleta. Pero empecemos desde el principio.

Primera fotografía de Marina Jaber, también conocida como 'chica Baghdadi'. Imagen cortesía de la página de Facebook Baghdad Aladamya.

Si bien es muy loable la historia y la hazaña de Jaber y es el hecho que está cambiando las cosas, Haifaa Al-Mansour realizó en el año 2012 la película La Bicicleta Verde, que cuenta la historia de Wadjda, una niña de diez años que sólo quiere tener una bicicleta pero ni su familia ni su poblado se lo permiten.

Hace un año y medio, más o menos, Marina viajó a Londres con su pareja para conocer a sus padres. Una vez allí, hicieron una excursión en bicicleta. Este hecho, aparentemente sencillo, fue el que cambió y promovió todo. Por un lado me sentí feliz, muy orgullosa de mí misma conduciendo una bicicleta pero al mismo tiempo no me gustó ese sentimiento. Era solo una bici, debería sentirme así con cosas importantes, no eso, y me preguntaba por qué no podía hacer lo mismo en mi país, por qué no está permitido. ¿Realmente es algo que no se acepta o es que simplemente hemos dejado de hacer estas cosas?

Aunque está graduada en Biotecnología y ha trabajado como nutricionista durante años, hace un año dejó su carrera y su trabajo para comenzar en el campo del arte, a raíz de un seminario con el artista alemán Fabian Knecht. A raíz de este curso, tuvo la idea de recorrer las calles de Badgad en bicicleta, algo impensable para una mujer desde hace casi cinco décadas (en los años '70 era habitual ver a mujeres sobre un biciclo).

Así, en enero del año pasado, comenzó el proyecto en el que iría en bicicleta y realizaría fotos y vídeos de las reacciones de las personas al verla sobre una bicicleta. Visitó distintos barrios y calles como Shouwaka, Moutanabi, Midan y Shorja, que son de los más acaudalados y clasistas de Bagdad. Y, fruto de todo ello nació la exposición (compuesta por vídeos y fotografías) que realizó en abril y presentó en el Festival de Arte Independiente Tarkib. Está claro que, al romper con los esquemas de una sociedad tan machista y cerrada, no iba a agradar a todo el mundo, y menos a su familia. Ni sus hermanos ni sus padres asistieron a la primera exposición de sus fotografías, pero, en la segunda exposición que hubo el pasado noviembre, sí. 

En esta última exhibición, algunas de las imágenes fueron compartidas con el hashtag #iamsociety. A raíz de esto, el proyecto de Jaber se convirtió en un fenómeno viral en las redes sociales y, desde noviembre, se hacen reuniones de entre 50 y 100 mujeres para ir en bicicleta por la ciudad. 

Marina Jaber está consiguiendo no sólo que muchos hombres vuelvan a ver normal que las mujeres vayan en bicicleta, sino que también está ayudando a muchas mujeres a recuperar la confianza en sí mismas y en su visión del mundo. Sin embargo, aunque Jaber ha tenido mucha más repercusión mediática, desde hace años existen asociaciones y ONG's como, por ejemplo, Skateistan, que lucha contra el machismo, la pobreza y el clasismo de los países árabes enseñando a niñas y niños pobres a montar al skate.

Por Nadia Leal
Fuente: http://www.harpersbazaar.es/