mayo 06, 2017

Feminismo sobre ruedas: un grupo de ciclistas denuncian el acoso callejero

Ciclistas urbanas de la ciudad de Buenos Aires se agrupan para concientizar y afrontar situaciones de violencia en las calles. Porque dejar de pedalear no es una salida, buscan dar visibilidad a situaciones que ya no quieren soportar, en pos de la equidad vial.

Argentina Fixed Girls.

Para las mujeres del siglo XIX supo ser revolucionaria y vanguardista. Cientos de años más tarde, la bicicleta se posiciona como un modo de transporte económico y rápido en las grandes ciudades. Por citar una sola ventaja, permite unificar las consabidas tareas de cuidado –llevar a los chicos al colegio, por citar una sola– con horarios laborales y profesionales de forma práctica y barata. Es así que son cada vez son más las que eligen este modo de desplazarse en Buenos Aires. Sin embargo, también aumentan los episodios de violencia que las mujeres viven en las calles. Traducidas en un viaje en bicicleta, estas situaciones se convierten en insultos, acosos y hasta maniobras de parte de motos o autos que pueden desestabilizar la bicicleta y generar una caída, porque durante el pedaleo las ciclistas nos convertimos en el actor más vulnerable del tránsito después del peatón. Y nuestro cuerpo, en el principal escudo.
Lugares de lucha

A Analía Geuna le tocó vivir un episodio violento cuando volvía pedaleando de una reunión con amigos y decidió hacerlo público desde sus redes sociales y desde el programa de radio donde trabaja, Bicivilizados (radiolaotra.com.ar/bicivilizados).

Argentina Fixed Girls.

Una noche de verano, mientras circulaba por Plaza Almagro, un taxista encimó el auto a su bicicleta y metió la mano por debajo de la pollera de Analía. Después dobló a la derecha y se fue. Ella no se cayó de la bici ni se lastimó. Pero tampoco se resignó al consuelo del “podría haber sido peor”: “Todo el tiempo nos dicen cosas en la calle por ser ciclistas, pero que te toquen es pasar una línea muy delicada. No creo que me tenga que poner algún freno, no salir en bici a la noche por miedo o evitar ciertos caminos, porque sino no avanzamos como ciclistas ni como feministas. Desde esos lugares intento luchar contra esto. Pero hoy en día sí miro mucho a mi alrededor y trato de pedalear más rápido si voy de noche.”

Atentas a estos sucesos que conducen al miedo y la preocupación, varias mujeres debaten desde un terreno seguro: parar no es una opción. Entonces, se unen. Este es el caso de las integrantes deArgentina Fixed Girls, un grupo de mujeres jóvenes de todo el país que empezaron a compartir salidas y a comunicarse por redes sociales ante la necesidad de encontrar espacios de representación. Muchas transitaban el mundo de la bici rodeadas mayormente de varones y, si bien eso no les disgustaba, advirtieron que necesitaban compartir inquietudes propias del género: desde cómo elegir una bici específica para cada una hasta cuestiones de manejo o de mecánica general. Reunidas entre pedaleadas y charlas, las Argentina Fixed Girls advirtieron que todas habían pasado por alguna situación de violencia en la vía pública. Sofía Menegolla, integrante del grupo de Buenos Aires, nos comenta de una ciclista perdió el equilibrio en la bici y chocó contra un auto estacionado, después de que un hombre le pegara desde una moto.También hay casos de chicas que fueron perseguidas por motos o autos mientras circulaban en bici. Ante estas situaciones eligen concientizar sobre el derecho a circular seguras en las calles, se cuidan entre ellas, están siempre atentan por grupos de WhatsApp y proyectan el armado de un documental donde distintas ciclistas hablen del tema de la violencia hacia la mujer en las calles.

Argentina Fixed Girls.

En busca de la equidad vial

Mujeres sin frenos es otro espacio que surgió durante la manifestación por el Día Internacional de la Mujer el 8 de marzo pasado. Ellas reivindican el derecho de las mujeres a circular libremente por el espacio público. No hacen hincapié solo en la bici, sino en algo más general como la equidad vial: la apuesta por una ciudad inclusiva, que hoy, según ellas, no está garantizada.

Argentina Fixed Girls.

La ciclista Marcela Espíndola, integrante de Mujeres sin Frenos, en diálogo con el programa de radio Bicivilizados, explica que las reivindicaciones de este colectivo no tienen que ver únicamente con el acoso callejero sino, además, con la vulnerabilidad de las mujeres en el tránsito. Marcela destaca el cansancio que implica circular por calles o avenidas y que “nos manden a”: lavar los platos, ir por la bicisenda, ir por otra calle, por otro carril. Ella sostiene que esto nunca le pasa a los hombres y que son dichos tienen que ver con algo más amplio, con la actitud machista de querer influir, determinar o decidir qué deben hacer las mujeres.


Por Rocío Cortina es licenciada en Comunicación (UBA), secretaria de redacción de revista Biciclub, escritora y dicta talleres de lectura y escritura.
Fuente: https://entremujeres.clarin.com