mayo 27, 2017

Las mujeres con baja cualificación tienen menos oportunidades en el mercado laboral de la Unión Europea

El mercado de trabajo actual está aumentando constantemente los requisitos sobre competencias en todos los sectores, según afirma EIGE (Instituto Europeo para la igualdad de género, EIGE por sus siglas en inglés) en su nuevo estudio “Género, habilidades y trabajo precario en la Unión Europea”.


Esto supone un gran reto para los 64 millones de mujeres y hombres con bajos niveles educativos en los Estados Miembros. Tienen más frecuencia de estar en situación de desempleo o completamente fuera del mercado de trabajo, en comparación con las personas con niveles medios y altos de educación.

Sólo el 42% de las mujeres con baja cualificación están empleadas y casi la mitad de ellas trabajan en un trabajo precario.

Las mujeres con baja cualificación encuentran especialmente difícil acceder a empleos con un salario decente. Sólo el 42% de las mujeres con baja cualificación están empleadas y casi la mitad de ellas trabajan en un trabajo precario. Estos son algunos de los resultados de este nuevo estudio.

“Las previsiones del mercado de trabajo europeo muestran que la demanda futura más solicitada es para puestos de trabajo altamente cualificados en las áreas aún dominadas ampliamente por hombres, como ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM). Estas oportunidades de trabajo no están disponibles para las personas con bajos niveles de educación y las mujeres en particular, están perdiendo una oportunidad. Esto precisamente señala la importancia de un acceso asequible en términos económicos y de calidad a una formación superior, ya que supone proporcionar nuevas habilidades necesarias para los puestos de trabajo del futuro “, afirma Virginija Langbakk, directora de EIGE.

El 14% de las mujeres y el 5% de los hombres con baja cualificación han estado fuera del mercado de trabajo durante 10 años o más.

Más de 6 millones de mujeres y 2 millones de hombres sin educación secundaria superior en toda la UE nunca han tenido empleos. El 14% de las mujeres y el 5% de los hombres con baja cualificación han estado fuera del mercado de trabajo durante 10 años o más. Como resultado de la crisis financiera, el desempleo de larga duración y el paro juvenil plantean serios desafíos para la UE en la consecución de los objetivos de empleo de la UE2020.

Casi la mitad de las mujeres con baja cualificación (45%) trabajan en un trabajo precario comparado con un poco más de la cuarta parte de los hombres con el mismo nivel de educación (26%)

“Las bajas cualificaciones ponen a las personas en un mayor riesgo de empleo precario, lo que significa salarios muy bajos, pocas horas de trabajo y seguridad laboral insuficiente. Casi la mitad de las mujeres con baja cualificación (45%) trabajan en un trabajo precario comparado con un poco más de la cuarta parte de los hombres con el mismo nivel de educación (26%). EIGE ha encontrado que las mujeres, en general, son más propensas a trabajar en este tipo de puestos de trabajo que los hombres, independientemente de su nivel de educación. Más de la cuarta parte de las trabajadoras de la UE tienen un trabajo precario”, declara Langbakk.

Fuente: Tribuna Feminista