mayo 12, 2017

Las XL el dúo feminista que pone a prueba los cánones de belleza femeninos "El machismo y el capitalismo son el matrimonio perfecto"



Dos mujeres, ropa interior y la representación del estereotipado amor. Nía Cortijo y Marta Sitjà. Ambas forman el dúo Las XL, que llega este sábado día 4 de febrero a los Teatros Luchana de Madrid con el espectáculo músico-teatralAbandónate mucho en el que deconstruyen el mito amoroso romántico, con un argumento lo suficientemente potente como para quedarse en bragas en televisión al grito de "Ole las barriguitas": el feminismo.

Mensajes sobre la esclavitud de la belleza que responden a una realidad aplastante, y que percibimos en anuncios como el de Meetic, la web para solteros exigentes, donde aparece un hombre panzudo junto al eslogan “No somos perfectos y eso es justo lo que les gusta”, mientras que a la mujer le acompaña el de “Gracias, torpeza”. ¿Que qué tiene que ver este anuncio con estas ‘artivistas’? Mucho.

"Decirle a una mujer que esta obsesionada con el feminismo es decirle a alguien que se está ahogando que está obsesionado con nadar"

Su trabajo consiste en acabar con el lastre de todos los condicionamientos sociales a través de la música y el espectáculo. “El feminismo nos ha cambiado la mirada y la vida para bien”, dicen. Su canción más conocida es Clitoris, palabra que muchos (y muchas) pronunciarán con pudor.

¿Por qué creéis que no se habla nada del clítoris?

Es un órgano que simboliza la prohibición y el tabú que pesa sobre la sexualidad femenina. Además, es la única parte del cuerpo que tiene como exclusivo cometido dar placer. No tienen ninguna función fisiológica más, y sin embargo, está muy estigmatizado.

¿Creéis que si el hombre tuviera un órgano que fuera para dar placer se le daría diferente trato?

Sin duda, habría todo tipo de camisetas y productos para incentivar el tamaño. (Risas)

Según Nía, batería y voz, el mundo heteropatriarcal siempre cuida más la figura del hombre. “Este tema me recuerda a las hormonas anticonceptivas masculinasque sacaron y que ya han retirado del mercado por todos los efectos secundarios que tiene, mientras que la mujer lleva años sometida a este tipo de tratamientos hormonales con efectos secundarios muy similares”.

Su espectáculo va mucho más allá, versionan temas de Barricada, Rafael y hasta coplas, aunque dicen que los temas más punkis son los suyos propios. “Maldito Walt Disney es una canción muy representativa del trabajo que hacemos. Un repaso a las princesas de Disney y a como nos han inculcado que tenemos que estar a la espera de nuestro príncipe azul para que nos resuelva la vida”.

Sus canciones y estilo, tal como dicen, son muy punkis, pero defienden que forma parte de Abandónate mucho, la obra en cuestión. “Somos una reivindicación de la sexualidad femenina en clave bruta, queremos transmitir que las mujeres también tenemos un impulso sexual muy poderoso y que podemos (y queremos) ser igual de ‘bestiajas’ que un hombre. De hecho, nos mostramos así porque dramatúrgicamente está muy justificado. El argumento gira en torno a un viaje sincero y divertido en el que nos descubrimos como princesas, seductoras, copleras, yonquis, meditadoras... todas y ninguna a la vez”.

En febrero del año pasado estuvieron en Got Talent, el programa de televisión conducido por Santi Millán, pero fue la artista visual, fotógrafa y activista,Yolanda Domínguez, quien las convenció para que se presentaran al concurso. “Nos contó lo importante que era estar ahí, en pleno prime time, ante miles de personas que jamás irían al teatro a vernos. Entonces nos imaginamos, a la Mari y al Manolo cenando en su casita con la tele puesta 24 horas, y de repente, que nos vieran lanzar nuestro mensaje: "Mari, eres preciosa con tus pelos y tus lorzas".

¿No creéis que en vuestra actuación el feminismo se encasilla en el tópico de la activista de aspecto descuidado?

Si ves el espectáculo completo no te transmite ese pensamiento, pero si solo te quedas con los dos minutos de la actuación de Got talent, por ejemplo, puede que sí lleve a confusión. Pero el mensaje que queremos trasmitir no es que una mujer feminista no pueda no llevar tacones. Nuestro trabajo tiene sentido dentro del espectáculo completo.

Eva Hache pulsó el botón dorado que os llevó a la semifinal del programa hasta quedaros en bragas y sujetador. ¿Cómo definiríais su estilo de humor?

Ella juega en primera división, que es lo más mainstream. Por lo que tendrá que torear con circunstancias con las que ella no comulgue. Creemos eso porque fue la primera que dijo “estoy harta de tener que llevar estos tacones”.
Marta a las cuerdas y Nía a la percusión.

¿Y el vuestro?

'Artivista'. Una mezcla entra entre arte, activismo y feminismo. Nuestro fin es ayudar a tomar conciencia de todo lo que no nos gusta y genera dolor. Porque hay mucho que desaprender. Esta función también la hace en clave de tragicomedia Pamela Palenciano, con quien te ríes mucho, pero también sueltas alguna lagrimilla.

Tras una conversación de la que salieron frases como "decirle a una mujer que esta obsesionada o que es muy pesada con el feminismo, es decirle a alguien que se está ahogando que está obsesionado con nadar", llega la gran pregunta:¿cuándo se empezará a ver con buenos ojos el feminismo de manera generalizada? “Esto es una revolución, y el que tiene el poder nunca lo quiere dejar. Por eso cuando nos ponemos las llamadas 'gafas violeta' (verlo todo sin prejuicios ni discriminaciones por sexo o color) nos parece todo tan revelador, que vemos el machismo por todas partes. Porque estamos acostumbrados a gran cantidad de sutiles actuaciones que están muy instaurados, y por lo tanto, son difíciles de erradicar".

En vuestros shows relacionáis el machismo con el capitalismo.

“Cuanto más guapa seas, más feliz vas a ser, más éxito vas a tener”

Es el matrimonio perfecto, porque cuanto más insatisfechos estemos, más cosas tendremos que comprar para alcanzar la felicidad. Nosotras siempre hacemos esta simbiosis: “Cuanto más guapa seas, más feliz vas a ser, más éxito vas a tener”. Es un círculo vicioso, establecido por la sociedad, que hasta que no encuentres el ideal de belleza, no vas a alcanzar ni la felicidad ni el éxito.

Los cánones de belleza son algo que también sufren los hombres, aunque en menor medida. ¿Una mujer que usa cremas y hace dieta es menos feminista?

El feminismo es tener una toma de conciencia y desde ahí elegir. Te puedes depilar a veces y otras no. Ser feminista no te convierte en alguien que tiene el sobaco peludo. El neoliberalismo sexual de Ana de Miguel lo explica muy bien con su reflexión.

¿Estáis contentas con el resultado?

Mucho. Después de todos nuestros espectáculos y apariciones televisivas, nos han escrito agradeciéndonos los mensajes feministas que lanzamos.

Fuente: El País