enero 02, 2018

El Precio De Ser Carrie Fisher En Un Mundo Patriarcal: El Diario De La Princesa

En su libro, Carrie Fisher describe su experiencia como única actriz en el plató durante la filmación de Star Wars; en una ocasión sus compañeros del set la emborracharon para raptarla “de juego”, así que “tuvo que ser rescatada” por el mismo Harrison Ford.

Lucasfilm/Disney

“Ojalá pudiera marcharme a alguna parte; el único problema es que yo también tendría que ir”.

Al ser hija de las estrellas Eddie Fisher y Debbie Reynolds, a Carrie Frances Fisher no le era ajeno el mundo de la fama hollywoodense. Sin embargo, como ella misma afirmaría casi cuatro décadas después al reeler los diarios que su ‘yo’ de diecinueve años escribió durante la filmación de la primera película de Star Wars, jamás imaginó que alcanzaría una fama de tal magnitud que más de una vez desearía jamás haber participado en ese proyecto y permanecer en el anonimato, deseo que al mismo tiempo era contrarrestado al saber que su ‘otro yo’, la princesa Leia Organa, significó un hito en el cine de ciencia ficción al romper con el estereotipo de la damisela en apuros que espera sumisamente a ser rescatada por el héroe de turno.

Poco antes de su muerte el 27 de diciembre de 2016, Carrie Fisher publicó El diario de la princesa, libro en el que se recopilan algunas de las anotaciones que hizo durante el rodaje de la cinta producida por George Lucas en 1976, al mismo tiempo que su ‘yo adulto’ reflexiona respecto a estas y otras experiencias, además de hablar de la carga que significó para ella el ser reconocida a perpetuidad como la princesa Leia.

Lamentablemente, a pesar de la variedad de temas de los que Carrie Fisher habla en su libro, gran parte de la publicidad de la obra se enfoca en el hecho de que en sus páginas la autora confiesa y describe el amorío que tuvo con su coprotagonista, Harrison Ford(Han Solo), durante la filmación.

Si bien Fisher admite lo mucho que dicha relación significó para ella —además de que la mayoría de las páginas que rescató contienen poemas de amor dirigidos a Ford— el libro aborda otros temas, algunos de forma explícita y otros más entre líneas. En éste, describe lo que fue ser la única actriz en el plató durante todo el tiempo que duró la filmación, y una de las pocas mujeres en el set con excepción de una que otra maquillista.

Desde su contratación bajo la condición de perder cuatro kilos y el constante temor a ser despedida si subía de peso, pasando por el martirio que significaba para ella portar sus característicos rodetes en el cabello, hasta una ocasión en la que los miembros del set la presionaron para emborracharla y, posteriormente, raptarla “de juego” (situación en la que ella apenas y recuerda haber sido rescatada de último momento por el propio Harrison Ford), son algunas de las experiencias que ella narra y que muestran el lado oscuro de la filmación y lo difícil que fue para ella el ingreso al mundo del espectáculo, un mundo al que, con diecinueve años y apenas un proyecto en su historial, ni siquiera estaba segura de querer pertenecer y del que no podría salir nunca más.

Siempre con un gran sentido del humor y mucha ironía, Carrie Fisher describe el lado negativo de la fama, la presión de los medios y el acoso de los fans (el cual iba desde charlas interminables hasta los “halagos” de los admiradores masculinos), pero también admite que, si unos días deseaba el anonimato, otros se sentía orgullosa al escuchar a una fan decirle que fue gracias a la princesa Leia que se atrevió a algo para lo que no tenía el valor.

Dividida entre su ‘yo real’ cargado de inseguridades y su personaje fuerte que luchaba en la ficción, convertida en objeto sexual eícono feminista, la vida de Carrie Fisher-Leia Organa, estuvo marcada por la dualidad; y es que, como la propia Fisher confiesa, si bien siempre odió el polémico bikini metálico que su personaje debió usar en el sexto episodio de la entrega, al mismo tiempo, nunca experimentó nada más placentero como el ahorcar a una babosa gigante y grotesca con sus propias cadenas de esclava.

Fisher, Carrie. Ediciones B, 2017

Fuente: Antes de Eva