enero 31, 2018

La primera mujer que gobernará Rumanía


Una eurodiputada socialdemócrata se convierte en primera ministra tras la caída de sus dos predecesores a instancias del líder del partido, Liviu DRAGNEA

Viorica Dancila, ingeniera de formación, el 17 de enero en Bucarest 
(Inquam Photos / Reuters)
Una carambola hecha de dimisiones en goteo convertirá a la eurodiputada socialdemócrata rumana Viorica Dancila en la primera mujer en ocupar la jefatura del Gobierno de su país. El Parlamento de Rumanía investirá primera ministra a Dancila el próximo lunes, en lo que se espera sea una pura formalidad pues su partido cuenta con una sólida mayoría. Viorica Dancila, de 54 años, fue propuesta para el cargo por el Partido Socialdemócrata (PSD), la formación gobernante, tras la marcha el pasado lunes 15 del que era ya el segundo jefe de Gobierno desde las elecciones generales de diciembre del 2016.

La razón de fondo es que el todopoderoso líder del partido, Liviu Dragnea,no puede ser primer ministro debido a una condena a dos años de prisión por fraude electoral, cuya sentencia está de momento suspendida. Por ello, al ganar los comicios del 2016, Dragnea hizo asumir el cargo a su correligionario Sorin Grindeanu, para hacerle dimitir posteriormente; Grindeanu fue primer ministro del 4 de enero al 21 de junio del pasado año. Luego Dragnea colocó en el puesto a Mihai Tudose, quien fue forzado a decir adiós hace poco más de diez días.

El líder del partido, Liviu Dragnea, no puede ser primer ministro debido a una condena a dos años de prisión por fraude electoral

La ingeniera Viorica Dancila, eurodiputada desde el 2009 (fue reelegida en los comicios del 2014), mudará así de oficina y cargo, y se instalará a trabajar en el Palacio Victoria, sede de la jefatura del Gobierno en la capital, Bucarest. El primer paso para ello fue su designación el pasado día 17 por el presidente de Rumanía, Klaus Iohannis.

Antes de ser elegida eurodiputada, Dancila trabajó como ingeniera en la compañía petrolera Petrom SA entre 1997 y el 2009. Antes de eso, fue profesora de secundaria en un instituto industrial. Su especialidad son las fuentes de energía tras diplomarse en el Instituto del Petróleo y del Gas de Ploiesti, en el sur del país. Su primer cargo de responsabilidad en el Partido Socialdemócrata fue en el 2005, como presidenta de una organización femenina provincial, hasta que en el 2015 pasó a presidir la organización femenina nacional. En el Parlamento Europeo ejercía hasta ahora como vicepresidenta de la comisión de Agricultura y Desarrollo Rural.

Los observadores consideran a Viorica Dancila una persona muy próxima a Liviu Dragnea. Ambos son de la provincia de Teleorman, en el sur del país. La semana pasada, la edición europea del diario Politico preguntó a Dancila en Bruselas si temía acabar sucumbiendo a la presión de Dragnea como les ha ocurrido a sus dos predecesores.

Dancila es ingeniera, trabajó para una compañía petrolera y fue maestra en un instituto industrial

Ella replicó que es persona optimista. “Hay tres principios que me acompañan en mi actividad política, y que me influyen sin lugar a duda; estos principios son: equilibrio, iniciativa y comunicación, y apertura a las ideas de otras personas”, declaró. “Para nosotros es muy importante implementar el programa del PSD y preparar la presidencia rotatoria de la UE”, subrayó Dancila. A Rumanía le toca asumir la presidencia en el primer semestre del 2019.

Viorica Dancila era un rostro relativamente poco conocido en Bruselas, hasta que en febrero del 2017 se hizo notar al defender ante el Parlamento Europeo un controvertido intento del Gobierno rumano de modificar el Código Penal, que permitía a funcionarios sospechosos de corrupción eludir a la fiscalía. Tras las críticas de Bruselas, el proyecto de ley fue aparcado, debido también a una oleada de manifestaciones en Rumanía de magnitud nunca vista desde la caída del régimen comunista a finales de 1989.

Sin embargo, el PSD hizo uso de su mayoría parlamentaria y el pasado febrero logró aprobar una polémica reforma de la justicia que, según sus detractores, reduce la independencia de los magistrados, y restringe las prerrogativas de la fiscalía anticorrupción. Según Dragnea, la inminente primera ministra apoya esa reforma, “un argumento a su favor” cuando el PSD que él comanda pensó en ella para el cargo.

Por MARÍA-PAZ LÓPEZ, Berlín. Corresponsal
Fuente: La Vanguardia