febrero 04, 2018

Enójate hermana. Muerte al lugar común



“Muerte al macho” es una consigna muy común en cualquier marcha feminista. Muerte al macho, no al hombre, nótese la diferencia. Odiamos al arquetipo inalcanzable de masculinidad que plantea el patriarcado. Las feministas no te odiamos, chabón, odiamos esa idea de hombre que vos también odiás. Sí, esa, la de que el hombre tiene que ser el protector, el proveedor y el que caga a piñas a todo. Odiamos al macho que se cree dueño de las mujeres y por eso las destroza en todos los sentidos posibles. Odiamos esa definición de hombre que te hace sentir tan inseguro desde que tenés uso de razón. Odiamos todo ese imaginario que empezó con el: “che, no llores como una nena”. Si vos re llorás, cuando sale campeón tu equipo de mierda o cuando tu hijo se tira un pedo. No sé, con qué carajo te emocionás ni me interesa, pero re llorás, y también lloran los barras bravas, cuando se ponen en pedo y bajan las defensas y te charlan en la esquina y son re sensibles al final y los escuchás porque no tenés otra opción, re dan miedo, y no podés creer la falta de amor de esta gente, mama mía.

Odiamos el cliché cerrado que no admite variables. Odiamos la estructura fija, porque como dice la Sontag: “Sensual es lo femenino en un hombre y lo masculino en una mujer”. Se nos acusa de violentas a algunas de nosotras, no porque lo seamos realmente, yo en particular, jamás siquiera empujé a una persona, pero se nos acusa sobre todo, porque la violencia es potestad de los hombres, y una mujer enojada es una irreverencia al normal estado de las cosas. 

Odiamos los lugares comunes porque ahí se encuentra fosilizado lo más rancio de la cultura. El lugar común expresa la incapacidad de expresar la subjetividad individual. Hay una serie de clichés de los machistas que son muy fáciles de detectar. Analicemos ciertos lugares comunes para desarmarlos o deconstruirlos.

Las feministas odian a los hombres: Si esto fuera cierto, ¿cuál sería nuestro objetivo como feministas? ¿Matar a todos los hombres y terminar con la humanidad? ¿Tomar el poder y repetir la idea de hegemonía y poder actual, pero ahora con vagina? ¿Dejaríamos afuera a las mujeres trans entonces en esta estupidez de mierda de nuevo mundo gobernado... ¿Por quién? ¿Los hombres que tienen vagina entonces serán odiados o amados por las feminstas? No se entiende, no, claro que no. El lugar común es siempre una estupidez compleja.

No soy machista, amo a todas las mujeres: No se puede amar a todas las mujeres. Somos personas, no perros. “Las mujeres” no es un colectivo homogéneo. 

A veces las más machistas son las mujeres: No, las personas son machistas. Hay mujeres machistas, claro, pero no son más machistas. Como están midiendo esto. ¿Por insultos en tuiter? ¿Te conté que hay mujeres golpeadas y no tienen a donde ir?

Si lo explicaran con más paciencia y amor llegaría mejor el mensaje: No es mi misión en la vida hacer que vos tengas empatía y dejes de ser un forro de mierda. 

Las feministas son lesbianas encubiertas: Bueno, ponele que lo somos. ¿Eso nos quita razón? ¿Eso significa que no muere una mujer cada 28 horas?

Las mujeres cuentan que son abusadas para hacerse famosas: Decime el nombre de una artista o figura exitosa que esté trabajando sin parar porque se hizo conocida contando sus abusos.

¿Por que va a abusar si es un padre de familia?: Las personas horribles van a misa con su esposa e hijos. ¿Alguien vio alguna película de mafia alguna vez? ¿Alguien lee el diario? ¿Qué les pasa?

¿La base del feminismo es el respeto?: No, la base del feminismo es la lucha por la igualdad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres. El respeto se le da a las personas que se lo merecen. Yo no ando respetando cucarachas inmundas genocidas, femicidas, asesinos, abusadores y violadores solo porque estan en el mismo mundo que yo. Yo no respeto a todos por igual, quizás porque no soy una tibia escondiéndome en los lugares comunes que me inyectaron para repetir hasta que me muera.

Fuente: Página/12